Megatendencias, necesaria exposición en las carteras globales

  • 30-10-2018

  • 2 minutos

Que el mundo está cambiando a una velocidad endiablada resulta una obviedad, pero la oportunidad de poder experimentar esta revolución que viene impulsada por la tecnología, nos debería generar asimismo la inquietud de observar las “megatendencias” que marcarán nuestro futuro más cercano.

Las megatendencias son fuerzas estructurales que provocan un cambio social, económico, con claros efectos políticos, y lo que es más importante, afectan al comportamiento humano y por tanto transforman las empresas. Estamos hablando de la globalización económica, del envejecimiento poblacional, del desarrollo tecnológico, de los avances en salud y en nutrición, de la democratización en favor de las clases medias, de la robotización, de las energías renovables, de la escasez del agua, de las megaciudades, de la economía colaborativa, de la digitalización de nuestras vidas, de la proliferación de la robótica, del calentamiento global,… en general, de disrupción, de movimientos tecnónicos que están cambiando nuestras vidas y seguirán haciéndolo.

No podemos ignorar todos estos procesos paralelos en la medida en que modifican el patrón de nuestra forma de ser e interactuar con nuestros iguales, y por tanto, afectan al diseño de las distintas estrategias empresariales. En este sentido, a nuestro entender, resulta crucial tener exposición a estas megatendencias en las carteras globales, ya no solo por contribuir a la diversificación, sino como una oportunidad de invertir a largo plazo, en aquellas empresas que forman parte de dicho cambio.

¿Cómo tener exposición a las megatendencias?

La inversión temática hoy en día se puede abordar de forma eficiente vía fondos de inversión o ETFs. Hay varias gestoras que abanderan productos de inversión en megatendencias, quizás la más consolidada en el ámbito sería Pictet AM, si bien hay otras. Hay fondos especializados en robótica, inteligencia artificial, nutrición, agua, seguridad informática, eficiencia energética, ciudades inteligentes, internet de las cosas, etc. Como se suele decir, “para gustos, colores”. Dicho esto, no es imprescindible tener exposición a todas las megatendencias a la vez, pues no todas evolucionan al mismo ritmo, pero desde luego, no hay vuelta atrás, con lo que adoptando una perspectiva a largo plazo, claramente opinamos que son estrategias ganadoras, si bien hay que seleccionar un buen fondo, bien gestionado, por un equipo sólido y con una trayectoria demostrable.

Cuando hablamos de carteras globales multiactivos, e incoporamos exposición a megatendencias, las enmarcamos en la renta variable, con carácter internacional, basada en una estrategia de “stock picking”, claramente “bottom up” y sin benchmark, fondos que cuentan con equipos especialistas en una única megatendencia (o en varias) y que buscan oportunidades de inversión globalmente. Siempre estarán los ETFs comparables, pero pensamos que en este segmento conviene pagar por el alfa.

Aunque supongan un complemento a otros estilos de inversión en renta variable, podríamos pensar que, entre las megatendencias, hubiesen algunas estrategias temáticas que podrían aportar descorrelación frente al mercado, pero analizadas las repercusiones de la corrección que hemos experimentado recientemente, la respuesta es que no, estos fondos amortiguan algo, pero corrijen igualmente.