Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Visión de mercado: un resquicio de esperanza a pesar de las nubes oscuras que se avecinan

  • 06-05-2020

  • 2 minutos

La difusión mundial del Covid-19 ha creado una volatilidad sin precedentes en los mercados financieros, impulsada por los temores sobre el impacto económico y los intensos niveles de incertidumbre sobre lo que sucederá a continuación. Sin embargo, durante el último mes, los mercados de inversión han recuperado casi la mitad de la bajada experimentada. Esta recuperación se debe a la percepción de que el virus se está controlando, junto con las extraordinarias políticas de los bancos centrales y los gobiernos de todo el mundo.

Las perspectivas económicas siguen siendo difíciles

Los datos macroeconómicos recientes sugieren que el mundo está experimentando una gran caída de la actividad económica. Una recesión mundial es ahora un resultado probable, pero la pregunta crítica para los inversores es cómo de profunda y prolongada será esta desaceleración. Parte de ella vendrá determinada por la rapidez y la amplitud con la que se extienda el coronavirus Covid-19 por el mundo y por lo disruptivas que sean las medidas de contención adoptadas por las autoridades. También será importante hacer un seguimiento de la forma en que los mercados laborales y el sistema financiero responden a la crisis.

A pesar de un entorno altamente incierto, creemos que hay esperanza para los inversores. Las valoraciones de las clases de activos de mayor riesgo siguen resultando atractivas, especialmente frente al efectivo y los bonos gubernamentales. La renta variable global, los bonos high yield y algunas estrategias alternativas como las de capital privado y de fondos de cobertura que ofrecen una diversificación del riesgo de la renta variable parecen ser las mejores opciones para inversiones arriesgadas. Pero tenemos que vigilar de cerca la evolución de los fundamentales frente a lo que implican los precios del mercado.

Mercados emergentes

Las clases de activos de mercados emergentes siguen teniendo valoraciones atractivas, pero creemos que la exposición podría ser un poco más difícil a partir de ahora. Las valoraciones relativas frente a los mercados desarrollados se han estrechado y las economías emergentes tienen una capacidad limitada para gestionar la actual crisis sanitaria y económica. En este contexto, la selección es clave.

Creemos que dentro de los mercados emergentes destaca Asia. Si bien la región no es inmune a una recesión mundial, se beneficia de valoraciones atractivas, baja exposición energética, relajación en las medidas de contención y perspectivas de recuperación del crecimiento lideradas por China. Las cifras como el transporte de mercancías y el consumo de carbón ya apuntan a un repunte gradual de la actividad económica china. Es más, el país todavía tiene un margen considerable para adoptar nuevas medidas con el fin de reactivar la actividad en caso necesario.

En general, esperamos que el entorno siga siendo muy difícil en los próximos meses, lo que justifica una estrategia de inversión prudente. Sin embargo, nuestra visión estratégica a largo plazo sigue siendo favorable al riesgo. Hay una recompensa atractiva para los inversores que pueden adoptar una visión a largo plazo y soportar la volatilidad a corto plazo.