¿Qué esperar de los mercados financieros en junio?

  • 04-06-2019

  • 2 minutos

Cualquier caída de los activos de riesgo, como la reciente corrección vista en mayo, invita siempre a revisar el presupuesto de riesgo. Esto es especialmente tentador en la actualidad, ya que el rally de principios de año podría tener aún más recorrido.

En este momento preferimos seguir siendo relativamente cautelosos. Después de todo:

1. La caída del mercado fue relativamente leve y las razones detrás nuestra postura prudente respecto al mes anterior continúan siendo válidas. A corto plazo, existe la amenaza de una guerra comercial y existe algo más de riesgo en el mercado debido a las masivas posiciones cortas sobre el VIX, mientras que a medio plazo nos encontraremos señales que abogan por un final de ciclo. Las valoraciones no son excesivas, pero tampoco son especialmente atractivas ya que nos encontramos en la fase madura del ciclo económico.

2. Los mercados han tenido parcialmente en cuenta el aumento del riesgo de una guerra comercial, pero es probable que sobreviva alguna retórica proteccionista hasta las próximas elecciones de Estados Unidos ya que Donald Trump piensa que será el claro ganador. En lo que respecta a China, los demócratas también han terminado apoyando la estrategia de Donald Trump frente al comercio. Una vez que se firme un acuerdo entre ambas partes, por mínimo que sea, la tregua subsiguiente dejará vía libre a Donal Trump para centrarse en el sector de la automoción y en Europa. Debemos tener en cuenta que las importaciones de automóviles de EE.UU. ya son bastante significativas y que si se aprueba la versión 2.0 del NAFTA, los fabricantes de automóviles de EE.UU. serían aún menos competitivos ya que repercutiría en unos mayores costes de producción.

3. Los últimos datos macroeconómicos (PMI e IFO) han mermado ligeramente las expectativas de una recuperación durante la segunda mitad del año tanto en China como en Europa.

4. Es cierto que la gran diferencia con anteriores finales de ciclo radica en el papel de los bancos centrales, los cuales están cada vez apuntalando a una mayor duración del ciclo actual, donde podríamos ver de nuevo políticas monetarias menos restrictivas. Pero el apoyo de la Reserva Federal no es ilimitado. Su postura actual es neutral y sin sesgos, por lo que el recorte de 25 puntos básicos en los tipos de interés que pronostica el mercado para finales de 2019 es únicamente una apuesta de algunos inversores. El entorno actual tendría que deteriorarse mucho más para que la Reserva Federal interviniera, teniendo en cuenta que el apoyo de la autoridad monetaria a los mercados está totalmente descontado.

Bajo estas circunstancias, el posicionamiento de nuestras carteras sigue siendo relativamente cauteloso. Y, como resultado del aumento de los frentes políticos generadores de tensión como lo son la guerra comercial, el Brexit o Irán, hemos aumentado ligeramente el peso del dólar estadounidense.