El heredero millennial se mantiene fiel al largo plazo

  • 10-06-2019

  • 3 minutos

Mirabaud Asset Management incluye a los consumidores millennial como una de las temáticas clave para la selección de sus carteras

El análisis de los expertos de Mirabaud Asset Management, la unidad de negocio del Grupo Mirabaud especializada en la gestión activa de fondos, incluye a los consumidores millennial como una de las temáticas clave para la selección de sus carteras. Hablamos de personas jóvenes, de entre los 16 y 36 años, que han desarrollado un conjunto único de expectativas y necesidades.

Según el análisis de estos expertos, las exigencias de los millennial, que ya representan un 27% de la población mundial, son distintas a las de las de sus predecesores inmediatos. Hay diferencias enormes entre geografías, pero, si hablamos de países desarrollados y emergentes, estos jóvenes, nacidos y crecidos en la era digital, son infinitamente más hábiles que la generación anterior en lo que se refiere al uso de la tecnología y prefieren el formato online en la operativa de su día a día. Se están convirtiendo además en el grupo generacional más importante en gasto en productos de gran consumo en Estados Unidos y Asia.

¿Cómo se comportan como inversores?

Desde nuestra experiencia, centrada en la gestión de grandes patrimonios, nos encontramos con un colectivo millennial de una edad mucho más acotada, normalmente entre los 30 y 35 años, y con unas características especiales que les alejan de las grandes mayorías. Este tipo de perfiles entronca normalmente con el área de relevo generacional de las grandes fortunas que el banco ya viene gestionando desde años atrás. Son perfiles jóvenes que pasan a encargarse de los negocios y el patrimonio familiar, o a tener gran peso en la toma de decisiones para su preservación.

Aclarado esto, y conscientes de que no se puede generalizar -tampoco entre nuestros clientes millennial-, suele darse el caso de que, si bien su nivel de exigencia sigue siendo tan alto como el que ya mostraban las generaciones anteriores, cuentan con más herramientas y mejor formación de las que sus predecesores tenían a su alcance en determinadas materias. Quizá el hecho más diferenciador en este sentido frente a las generaciones anteriores es que, como concluyen los expertos de Asset Management, no conciben ninguna actividad sin la flexibilidad y agilidad que proporcionan las nuevas plataformas tecnológicas. Tampoco la gestión de su patrimonio.

No puede decirse que haya un área preferida de inversión para estos perfiles en general, pero sí se observa que, quizá debido a su edad, tienen algo menos de aversión al riesgo que sus mayores. Los porcentajes de inversión en renta variable son mayores que en renta fija. Y suelen gustarles inversiones en compañías innovadoras, no necesariamente grandes, pero sí muy especializadas y centradas en nichos de mercado nuevos con gran proyección de futuro. También hemos detectado un interés creciente, y de forma exponencial, por invertir en fondos que incluyan compañías que cumplan con criterios sociales, medioambientales y de buen gobierno en su operativa. La ética suma enteros para esta generación, no cabe duda.

Resulta también interesante que, independientemente del riesgo que estén dispuestos a asumir, que varía mucho de unos casos a otros, desde Mirabaud siempre les aconsejamos la estrategia de inversión que consideramos más adecuada para ellos en cada momento de mercado y sobre la constante que nos define: la preservación de su patrimonio y la inversión con horizonte en el largo plazo. También es importante señalar que, dado su perfil como responsables de un importante legado familiar, suelen mantener fidelidad a la estrategia marcada por sus predecesores y recomendada por Mirabaud: la inversión a largo plazo.

El motivo está en que, en la transmisión de patrimonios dentro de una familia, ya desde la propia familia se adoctrina mucho en esta dirección de cara a la preservación del legado. En Mirabaud la experiencia nos ha demostrado que, con una gestión activa, eficaz, equilibrada y adaptada a cada nivel de riesgo, se puede mantener esta premisa y, a la vez, obtener retornos atractivos.