Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Multiactivos, lecciones aprendidas de la crisis

  • 08-06-2020

  • 3 minutos

¿Por qué las cuotas fijas para las clases de activos individuales son contraproducentes? En teoría, el encanto de los fondos multiactivos reside en el hecho de que invierten en varias clases de activos que tienen una correlación baja o incluso negativa. Si los mercados se derrumban, los mercados de bonos del Estado de mayor calificación – Estados Unidos o Alemania, por ejemplo – tienden a subir, lo que suaviza la trayectoria de retorno de estas carteras en comparación con los productos que invierten en un solo tipo de activo, tal y como explican desde DWS. De hecho, la mezcla adecuada de diferentes clases de activos tiene un efecto positivo.

Fondos multiactivos

Esto queda reflejado en la rentabilidad de algunos fondos multiactivos desde principios de año, en gran medida moldeado por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, durante la «fase caliente» de esta crisis, las correlaciones a largo plazo entre los diversos tipos de activos han convergido fuertemente durante un corto período. La razón más importante de este fenómeno fue el repentino y enorme apetito de liquidez de muchos inversores, que por lo tanto repelieron por igual a todas las clases de activos. Además, los efectos de equilibrio entre las ganancias en una parte de las carteras y las pérdidas en la otra parte se retrasaron en parte. Por último, las primas de los «refugios seguros», como el oro o los bonos del estado de máxima calificación, no eran necesariamente tan elevadas como los descuentos en los activos de mayor riesgo.

«Así que, además de los ingredientes correctos, una mezcla óptima y un buen momento son también importantes. Con este telón de fondo, surge naturalmente la pregunta de cuán oportunas son las rígidas guías para la parte de acciones, bonos u oro de un fondo de múltiples activos».

Thomas Graby, gestor del fondo DWS Invest Conservative Opportunities

Las ideas incompletas sobre el riesgo de las clases de activos individuales

Esas cuotas para clases de activos individuales, que los inversores institucionales se imponen a sí mismos o que son definidas por el regulador, tienen por objeto implantar un determinado perfil de riesgo/rentabilidad en el ADN de un producto.

«Sin embargo, los acontecimientos ocurridos en los mercados en el primer trimestre de este año han demostrado una vez más que la limitación asociada de la flexibilidad de los gestores de fondos puede significar que a menudo no cumplan los objetivos de riesgo asociados a los objetivos de asignación fijos, por ejemplo, en forma de pérdida máxima o de volatilidad».

Thomas Graby, gestor del fondo DWS Invest Conservative Opportunities

Lo que se pretendía que fuera un cortafuegos se convertiría, por lo tanto, en caso de duda, en un acelerador. Para ilustrar esto, se refiere a una cartera teórica de múltiples activos en la que se requiere un 50% en bonos corporativos de grado de inversión denominados en euros. Esos instrumentos de deuda suelen estar asociados a una baja volatilidad y drawdowns, por lo que muchos inversores institucionales prefieren tener una alta proporción de ellos que, además, no está a disposición del gestor del fondo.

«La cuestión es, sin embargo, si una proporción mucho más baja de, digamos, el 10% en acciones y el 40% en efectivo, combinada con una adecuada gestión de riesgos, no podría haber sido una alternativa más robusta que mantener la proporción de 50% de bonos corporativos durante la crisis».

Thomas Graby, gestor del fondo DWS Invest Conservative Opportunities

Las acciones son mucho más líquidas, por lo que pueden negociarse al precio que es visible para los partícipes en el mercado incluso en tiempos de crisis. Los bonos corporativos, por otra parte, suelen mostrar importantes reducciones de precio debido a su menor liquidez.

«Durante la crisis del coronavirus, por ejemplo, los ETF de bonos corporativos se negociaron con descuentos del 5% sobre el valor del activo neto».

Thomas Graby, gestor del fondo DWS Invest Conservative Opportunities

Además de las mejores oportunidades de venta, las acciones -con contratos de futuros sobre índices como el Dax- también ofrecen un instrumento de cobertura significativamente mejor en comparación con los swaps de incumplimiento de crédito para bonos corporativos.

La gestión del riesgo a través del efectivo se ve negativamente por los inversores

Graby también cree que el valor negativo de las altas posiciones de efectivo debe ser cuestionado. Después de todo, el efectivo es la única clase de activo libre de riesgo, por lo que se puede utilizar cada vez más para gestionar el riesgo, especialmente en las fases de crisis de liquidez.

«En general, valdría la pena considerar si las especificaciones directas para la pérdida y la volatilidad máximas deben ser enfocadas como cortafuegos modernos y eficientes en las restricciones de inversión y si se debe dar menos importancia al desvío a través de cuotas para las clases de activos individuales».

Thomas Graby, gestor del fondo DWS Invest Conservative Opportunities