Nordea 1 – Low Duration European Covered Bond Fund: estrategia y cartera para 2019

  • 14-01-2019

  • 3 minutos

Encontrar una solución de bajo riesgo atractiva para los inversores en el entorno actual de mercado es una propuesta difícil. El mercado de los Covered Bonds europeos puede ser una solución. Con un tamaño cercano a los 2,5 billones de euros, los Covered Bonds son instrumentos de deuda de alta calidad emitidos por un banco o una institución hipotecaria, que cuentan con el respaldo de un conjunto de activos.


Nordea Asset Management cuenta con una dilatada experiencia en el segmento de los Covered Bonds, al gestionar más de 39.000 millones de euros en activos. Con una media de 17 años de experiencia, el dedicado equipo de inversión ha demostrado su capacidad histórica para generar alfa. Además de su conocida estrategia European Covered Bond, Nordea lanzó en 2017 el Nordea 1 – Low Duration European Covered Bond Fund: su objetivo es ofrecer a los clientes una solución que aproveche la amplia experiencia del equipo de inversión, con una cobertura de duración adicional que mitigue en cierta medida el riesgo de tipo de interés de la cartera.


A pesar de su reciente lanzamiento, el fondo ha generado mucho interés entre los inversores y actualmente cuenta con 1.400 millones de euros en activos bajo gestión (a fecha 31.12.2018). Con una duración cercana a 1 año, el fondo ha demostrado ser una solución atractiva. Ha demostrado su resiliencia a lo largo del 2018, contrastando con los rendimientos negativos de otros muchos productos de renta fija a corto plazo.


Como los Covered Bonds son inversiones muy seguras y están altamente reguladas, muchos inversores consideran estos activos «aburridos» y suelen adoptar estrategias de asignación pasivas o de “comprar y mantener”. Si bien la inversión en Covered Bonds puede parecer bastante sencilla a primera vista, no hay que dejarse engañar. El mercado de Covered Bonds es ineficiente en muchos aspectos: desde los nuevos emisores que abonan una prima para atraer a los inversores, hasta el efecto de la metodología de la calificación crediticia que no captura completamente el modelo de negocio de determinados emisores. Las ineficiencias y complejidades del mercado ofrecen un amplio conjunto de oportunidades a nuestro equipo de inversión, que se caracteriza por asignar de manera activa y dinámica: p. ej. su flexibilidad para invertir fuera del universo denominado en EUR (sin riesgo divisa porque la cartera está cubierta en EUR), para aprovechar su conocimiento de los mercados nórdicos, las ineficiencias en las calificaciones y las restricciones de los actores del mercado.


La cartera, gestionada activamente, identifica oportunidades de valor relativo mediante un enfoque basado en el riesgo y centrado en el análisis cuantitativo. Nuestro objetivo es invertir en Covered Bonds que ofrezcan un valor relativo atractivo en comparación con alternativas de inversión de similares características de riesgo. El rápido proceso de toma de decisiones utilizado permite al equipo aprovechar las oportunidades en cuanto se presentan en el mercado. Todo esto debe ser considerado dentro del marco de herramientas punteras de valoración y modelización de riesgos que el equipo de inversión ha desarrollado, cuyo objetivo es ofrecer resultados de inversión consistentes. Actualmente sobreponderamos Grecia, Dinamarca e Italia, mientras que infraponderamos España, Francia y Alemania. Históricamente, enero ha sido un mes muy activo en cuanto a nuevas emisiones de deuda, y 2019 no será una excepción. Como siempre, buscaremos oportunidades para tomar posiciones en el mejor valor relativo. Actualmente, los diferenciales de los Covered Bonds Core nos resultan más atractivos que los de su deuda soberana subyacente. Asimismo, somos reacios a incluir emisores de la periferia. Necesitaríamos primero ver a qué nivel cotizan las nuevas emisiones de estos países, pues sólo así podríamos considerar si nos compensa invertir en ellos dado su riesgo.

Encontrar una solución de bajo riesgo atractiva en el entorno actual de mercado resulta una tarea difícil para los inversores. Nordea le ofrece tanto la clase de activos como el conocimiento: una inversión de muy alta calidad, capaz de ofrecer rentabilidades atractivas que tan solo un gestor activo y con experiencia puede proporcionar a su cartera.