ODDO BHF Avenir Europe: estrategia y cartera para 2019

  • 20-12-2018

  • 2 minutos

Finalizamos el año 2018 con una encuesta sobre perspectivas para las carteras durante este año y donde los profesionales nos revelaban sus últimas incorporaciones a las carteras, una de ellas era el fondo
ODDO BHF AVENIR EUROPE CI.

Este fondo se ha probado resiliente en este año tan complejo como 2018, batiendo a su índice de referencia en lo que va de año (-7.6% vs 8.6% a cierre de noviembre). La rentabilidad anualizada del fondo desde que el actual equipo gestor está al frente del mismo (Diciembre 2003) es de 11.7%, batiendo en más de tres puntos porcentuales a su índice de referencia (8.4% en el mismo período).

En lo que va de año, la exposición de la cartera a los sectores de salud e industriales son los grandes contribuidores al exceso de rentabilidad, mientras que los sectores de bienes de consumo y tecnología han detraído rentabilidad.

Se trata de un fondo de convicción, totalmente bottom-up, que invierte en compañías de mediana capitalización que cumplan las siguientes características:

  • Creadoras de valor a lo largo del ciclo con una ventaja competitiva clara.
  • Generadoras de caja que les permita autofinanciar su autocrecimiento y alto Retorno sobre el Capital.
  • Compañías europeas con un alcance internacional: los líderes globales del mañana

Adicionalmente al análisis fundamental desarrollado por el equipo gestor, se siguen criterios ESG en el proceso de inversión.

Actualmente el fondo permanece sobreponderado en los sectores de Salud, Industriales y Tecnología. En el otro lado, está infraponderado en sector Financiero, Servicios de Consumo y Materiales Básicos. Estos pesos han sido relativamente estables a lo largo del plazo ya que el fondo tiene una infraponderación estructural en sectores no creadores de valor o con exposición puramente doméstica, a la vez que una sobreponderación estructural en sectores que ofrecen interesantes oportunidades de inversión.

A pesar de la volatilidad los gestores continúan fieles a sus ideas y convicciones. La selección de compañías por convicción implica no preocuparse por las fluctuaciones del corto plazo (consecuencia del sentimiento y de los flujos) y mantener en mente lo que es importante (el potencial de la compañía de crear valor y el precio pagado por ella).