Oportunidades a lo largo y ancho de los mercados emergentes

  • 20-02-2019

  • 3 minutos

La renta variable rusa cotiza a valoraciones baratas: su PER previsto de 5 veces supone un gran descuento frente a su propia media histórica y a la media actual de 14 veces del mercado emergente. El coste de producción de petróleo de un exportador como Rusia posee uno de los puntos de equilibrio más bajos del mundo e importantes petroleras como Rosneft, Lukoil y Tatneft están bien situadas para mantener y aumentar la producción de petróleo a un precio inferior a 30 USD el barril. Así, aunque el petróleo haya mostrado debilidad últimamente, es improbable que ello acarree mayor volatilidad de beneficios para el sector, que supone algo más del 30% del PIB de Rusia y el 70% de sus exportaciones.

Los precios del petróleo se han desplomado un 30% en los dos últimos meses, lo que favorece bastante a mercados emergentes principales que tienen que importar petróleo, como China e India, ya que es probable que ello mejore las balanzas por cuenta corriente, estabilice las monedas y reduzca la presión inflacionista. Ello elimina la necesidad de que sus Estados intervengan con medidas presupuestarias o de otra índole para evitar que el crecimiento económico descarrile.

Un acuerdo comercial con Estados Unidos podría causar un repunte inmediato de los parqués chinos en sectores como el financiero y el consumo discrecional. Recomendamos cierta precaución respecto al endeudamiento del país, por lo que buscaremos empresas desendeudadas, que pueden encontrarse en muchos sectores. Preferimos una exposición diversificada, invirtiendo selectivamente en empresas con sólidos fundamentales y balances administrados con prudencia. Valores de crecimiento en consumo discrecional como Haier Electronics y Anta Sports y otros más defensivos como Guangdong Investment en empresas de suministros públicos cumplen todos los requisitos.

La economía india ha estado al resguardo de guerras arancelarias y se ha recuperado en 2018 tras dos difíciles años (desmonetización en 2016 e impuesto general sobre las ventas en 2017). Aun así, la bolsa india cotiza a 19 veces su PER previsto, lo que supone una prima inusualmente alta respecto a la media de sus competidores emergentes y sus cotas históricas. Ello nos lleva a creer que podemos encontrar mayor valor en otras partes del universo emergente.

En Brasil la atención se centra hoy por hoy en las consecuencias en favor del mercado de las recientes elecciones. Si bien persiste el riesgo de incumplimiento dadas las altas expectativas hacia el nuevo presidente (en especial su agenda de reforma fiscal y de las pensiones), los mercados financieros parecen preparados para premiar con generosidad todo paso adelante. La banca del país debería ser una gran beneficiaria del aumento de la actividad económica y el crédito, y una caída de los gastos de provisión en los dos últimos años ha favorecido el crecimiento de su beneficio neto. Hoy día, los tres mayores bancos (Banco do Brasil, Banco Bradesco e Itau Unibanco) poseen coeficientes de capital ordinario de nivel 1 (CET1) que superan cómodamente los requisitos de 2019.

La renta variable turca viene recuperándose desde la distensión de las sanciones impuestas por Estados Unidos. Una mayor mejora de la estabilidad política y la visibilidad económica podría favorecer tanto a la lira como a la bolsa turca, que cotiza con un 40% de descuento respecto a sus competidores emergentes. Pueden encontrarse tesis de recuperación en el sector de servicios financieros (Turkiye Garanti Bankasi) y en el químico (Petkim Petrokimya Holding).

Por último, Pakistán viene progresando tanto en su estabilidad política como en la económica. El nuevo gobierno electo este año parece dispuesto a adoptar medidas impopulares, como el aumento de las tarifas de gas, para mejorar la economía. Con ayuda del FMI, y si las reformas fiscales salen adelante, la coyuntura macroeconómica podría mejorar enseguida, lo que llevaría a una posible revalorización de la renta variable del país, que cotiza a 7,1 veces su PER previsto y con un 50% de descuento respecto al índice MSCI Emerging Market. Las empresas de desarrollo de infraestructuras y servicios financieros podrían convertirse en oportunidades interesantes conforme mejore la confianza.