Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Oportunidades de inversión para 2020: apuesta clara por la diversificación

  • 10-01-2020

  • 3 minutos

El balance que podemos hacer de 2019 no puede ser más positivo en cuanto a la rentabilidad conseguida por los distintos activos. Las principales bolsas, a ambos lados del Atlántico, han logrado resarcirse de las pérdidas cosechadas en 2018 y han cerrado el ejercicio cerca de sus máximos históricos en el caso de los índices norteamericanos y en máximos anuales en el de los índices europeos. Incluso la bolsa española, una de las que menos han subido durante este ejercicio, consiguió en la sesión del viernes 27 de diciembre marcar máximo anual al alcanzar el nivel de los 9.700 puntos.

Ese buen comportamiento de la renta variable (que también ha sido secundando por la renta fija), hace que las valoraciones de la gran mayoría de los activos estén ya muy ajustadas y, que, por tanto, sea necesario que, además de que la macro y la geopolítica acompañe, los ingresos y los beneficios de las compañías sigan aumentando para que los mercados mantengan la tendencia alcista.

¿Qué oportunidades de inversión podemos encontrar este 2020?

De cara a 2020, consideramos que el activo con mayor potencial de revalorización sigue siendo la renta variable, aunque no pensamos que se vayan a repetir los espectaculares rendimientos de 2019 y es muy probable que se den con más frecuencia y por un mayor espacio de tiempo episodios de volatilidad y correcciones.

Los datos macroeconómicos publicados en los últimos meses alejan el fantasma de una recesión inminente a nivel mundial, aunque sí auguran un bajo crecimiento para Europa y Japón y el debilitamiento económico en Estados Unidos, China y resto de emergentes.

De nuevo, el papel de los bancos centrales y sus medidas de estímulo monetario serán fundamentales para sostener el crecimiento de las distintas economías, pero es muy probable que no sea suficiente. Tal y como han pedido de forma reiterada los principales directivos de estos organismos, es necesario que los gobiernos se impliquen con la puesta en marcha de políticas fiscales que den una mayor fortaleza y continuidad al crecimiento económico.

Además, sobre la mesa hay aún sin resolver muchos de los temas que a lo largo del año que ahora finalizamos han sido los grandes generadores de incertidumbre entre los inversores y de volatilidad en los mercados (guerra comercial entre Estados Unidos y el resto de economía, Brexit, elecciones norteamericanas, formación de gobierno en España, conflictos bélicos en Oriente Medio; conflictos sociales en la Latinoamérica…).

Por todo ello, aunque consideramos que la renta variable es la opción con mayor potencial de revalorización a corto y medio plazo, pensamos que la mejor estrategia seguirá siendo contar con una buena diversificación por activos en función del riesgo que se desea asumir y el horizonte temporal planteado para la inversión.

Nuestra estrategia seguirá marcada un año más por la prudencia, la gestión activa y la diversificación.

Oportunidades en Renta Fija en 2020

En renta fija, el potencial de revalorización se ha reducido considerablemente para este 2020. Y, si bien, seguiremos apoyándonos en fondos de renta fija corporativa, habrá que ser más selectivos en cuanto a la calidad de los emisores en cartera y la duración media. Apuesta por renta fija de corto y medio plazo tanto de la zona euro como norteamericana y países emergentes. Dentro de esas categorías de fondos se encontrarían:

  • MFS Meridian Global Opportunistic Bond
  • Renta 4 Valor Relativo
  • EdR Bond Allocation
  • Evli Short Corporate Bond
  • Jupiter Global Emerging Short Duration Bond.

Oportunidades en Renta Variable en 2020

La renta variable sigue siendo el activo que ofrece mayor potencial de revalorización, pero también, por los niveles de valoración alcanzados, pensamos va a estar sometido a una mayor volatilidad en 2020. De ahí que sea fundamental diversificar con fondos que cuenten con una gestión activa y una buena selección de compañías.

Si los ruidos políticos generadores de incertidumbre en la actualidad se diluyen (guerra comercial, Brexit, impeachment -moción de censura- a Donald Trump y elecciones en USA, conflictos en Oriente Medio…) y la macro y los fundamentales de las compañías toman el protagonismo, pensamos que puede ser un buen año para la renta variable tanto europea como norteamericana y también para la renta variable emergente.

Puede, además, ser un buen año para los fondos de estilo value, si se confirma que las economías van a seguir creciendo aunque sea de forma moderada (entre esta modalidad de fondos se encontrarían: Acatis Aktien Global Fonds, AB Global Value o Nordea Global Stable Equity y también seguirá siendo un año favorable para el Growth, si los tipos de interés no suben (es el caso de fondos como Capital Group New Perspective, Seilern World Growth o Echiquier World Equity Growth).

En un entorno de tipos de interés estables o la baja -como el que se prevé tengamos en 2020- los fondos que invierten en empresas con una alta rentabilidad por dividendo siguen siendo una buena alternativa para diversificar y dar consistencia a las carteras:

  • DWS Top Dividend
  • BL Equities Dividend
  • Guinnes Global Equity Income
  • DPAM Equities World Dividend están dentro de esa categoría

Por último, y para un inversor agresivo y con un horizonte temporal de medio y largo plazo, consideramos muy recomendable contar con fondos que inviertan en las principales temáticas de presente y futuro (tecnología, e-commerce, digitalización de la economía, tratamiento de residuos, con criterios de inversión ESG…). Entre las posibles alternativas se encontrarían fondos como:

  • Fidelity Global Technology
  • BNP Disruptive Technology
  • Robeco Fintech
  • Echiquier Positive Impact
  • GS Global Millennials