Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Qué países de Latinoamérica son los más interesantes para invertir tras la crisis de la Covid-19?

  • 24-07-2020

  • 3 minutos

En general, Latinoamérica se ha visto sumamente afectada en términos de crecimiento, dado que la región está compuesta principalmente por países exportadores de materias primas y, además, la demanda interna también se ha visto seriamente lastrada por un brote del virus de gran intensidad.

Brasil es el país más afectado, pero también lo están México, Perú, Ecuador y Chile, y los datos reales parecen no reflejar la realidad. Brasil ha pasado a ser el segundo país, por detrás de EE. UU., con más de 1 millón de personas contagiadas, según los datos oficiales. Existe el riesgo de que los datos oficiales infravaloren la realidad. Los estados de São Paulo y Río de Janeiro han levantado los confinamientos de cara a apuntalar la economía; las repercusiones pueden ser graves y es necesario monitorizar con atención la situación.

Países de Latinomérica más interesantes para invertir

Chile:

En el universo de renta fija, por un lado, cuenta con el margen presupuestario necesario para aplicar medidas contracíclicas de relajación monetaria y presupuestaria, y, por otro, el comportamiento superior de los precios del metal frente a los del petróleo resulta favorable para la balanza de pagos de Chile. 

Tras importantes huelgas y manifestaciones, el Gobierno está distendiendo su política convencional y ha puesto sobre la mesa la posibilidad de llevar a cabo una expansión presupuestaria, pero seguimos convencidos de que estas medidas no deteriorarán la posición presupuestaria de forma significativa.

Tenemos una visión positiva de los activos chilenos, especialmente la deuda denominada en divisa local y la moneda del país. No estamos expuestos a sus mercados de renta variable.

México:

Fundamentales económicos aceptables: México cuenta con el margen presupuestario necesario para apuntalar una economía afectada por la COVID-19 gracias a las medidas de austeridad aplicadas en los últimos años. El Gobierno ha inyectado importantes volúmenes de liquidez en las empresas de cara a mejorar los parámetros de endeudamiento de estas últimas.

En vista de este margen económico, tenemos sólidas convicciones en la deuda mexicana denominada en divisa extranjera y la divisa del país, y la deuda pública y la deuda cuasisoberana parecen interesantes y baratas.

Además, contamos con una cierta exposición al mercado de renta variable, si bien a oportunidades a largo plazo, principalmente por medio de nuestra exposición a los bancos mexicanos, dado que el país presenta una clara escasez de bancos, y existe un sólido argumento de infrapenetración para los títulos financieros mexicanos, lo que se traducirá en crecimiento elevado en los próximos años. 

Brasil plantea diversos problemas:

En el plano político, siguen existiendo riesgos, lo que no resulta favorable para los activos brasileños: Bolsonaro no se ha hecho con el control de la cámara baja, y la renuncia de varios ministros (incluidas carteras importantes, como la de Sanidad y la de Justicia) lastró la confianza en su Gobierno. Los mercados esperan que se aprueben reformas y, en adelante, Bolsonaro lo tendrá complicado. No obstante, el riesgo político parece estar bastante descontado por los mercados.

En el plano económico, las medidas de estímulo aplicadas por China orientadas a las infraestructuras dieron lugar a un repunte en el segmento de materiales que resultó favorable para Brasil. No se produjo un episodio de inflación tras la devaluación de la divisa, por lo que esta última está bastante barata y las exportaciones resultan competitivas. La devaluación del real brasileño contribuyó al reequilibrio de la economía, y tanto la balanza por cuenta corriente como la balanza de pagos del país están mejorando gracias a todos estos elementos, lo que resulta favorable. 

Renta fija: Tenemos una cierta exposición a la deuda brasileña denominada en divisa extranjera y a la moneda del país en vista de la marcada depreciación de la moneda en lo que va de año: el real brasileño es la divisa que peor comportamiento registra en lo que va de año.

Renta variable: El mercado de renta variable brasileño también es el que peor comportamiento registra en lo que va de año, por lo que tenemos una cierta exposición a esta clase de activos. No obstante, no tenemos sólidas convicciones sobre ellos, dado que existen muchas posiciones que se materializarán en el segundo semestre de 2020, por lo que el mercado presentará un exceso de oferta, lo que deteriorará los factores técnicos de los mercados de renta variable.

Argentina:

Los fundamentales del país son inestables, por lo que nos mantenemos al margen de todos los activos argentinos. Argentina ha anunciado detalles sobre la reestructuración de su deuda: el calendario es ajustado. Además de la reestructuración de la deuda, el país también ha introducido controles de capitales, lo que resulta desfavorable. Argentina sigue presentando una gran dependencia de la financiación en dólares estadounidenses.

Previsiones sobre el comportamiento de las divisas de estas economías

Contamos con un posicionamiento selectivo en las divisas latinoamericanas. Nuestra visión y preferencias actuales: el real brasileño es la divisa que peor se ha comportado en lo que va de año y no se ha producido un episodio de inflación después de su depreciación, por lo que la moneda está bastante barata. También nos gustan el peso mexicano y el peso chileno debido a la sólida posición presupuestaria de estos países y a unos fundamentales macroeconómicos aceptables en términos generales.

Nos mantenemos al margen del peso argentino a causa de los fundamentales deteriorados del país y de la elevada dependencia de la financiación en dólares estadounidenses.