Pendientes de la votación del plan B del Brexit

  • 29-01-2019

  • 1 minutos

Después de dos semanas dramáticas en el Reino Unido, no se ha logrado ningún progreso significativo en el acuerdo del Brexit. El acuerdo de retirada de la Unión Europea fue rechazado por una mayoría abrumadora en el Parlamento británico y la primera ministra, Theresa May, sobrevivió a la moción de censura iniciada por el partido laborista en la oposición. Ambos resultados fueron ampliamente esperados.

Tal y como señala Bank Degroof Petercam, hoy el gobierno tendrá que presentar su plan B, que se someterá a la votación del parlamento. Pero los eurodiputados también pueden, mediante enmiendas, presentar sus propias propuestas, que también se someterán a votación. Se puede esperar que las que están sobre la mesa eviten una salida «sin acuerdo» y promuevan formas alternativas de cooperación, como una unión aduanera entre el Reino Unido y la UE. Este escenario de una unión aduanera probablemente obtendría una mayoría en el parlamento, ya que tendría el apoyo del Partido Laborista. Pero esta propuesta no resolvería todos los problemas: la cuestión irlandesa requeriría, por ejemplo, de una solución aparte. Además, una unión aduanera evitaría que el Reino Unido cerrara acuerdos comerciales con terceros países. Para los partidarios de un Brexit duro, eso significaría cruzar una línea roja.

La libra se ha beneficiado de la evolución del debate a favor de un escenario más suave (unión aduanera) que el que ha estado sobre la mesa hasta ahora. Así pues, la divisa británica se ha fortalecido frente al euro. Por otro lado, la bolsa se ha quedado atrás frente al resto de Europa, precisamente por esta apreciación de la moneda.

La opción de un Brexit suave se ha convertido en el escenario más esperado y la libra se ha fortalecido frente al euro