Perspectivas del sector bancario europeo de la mano de Schroders

  • 31-08-2018

  • 3 minutos

Los expertos de inversión del equipo de renta variable de Schroders analizan las perspectivas del sector bancario a nivel europeo, segmento que se enfrenta a varios desafíos ante un escenario prolongado de tipos de interés bajos e incertidumbre política, con especial atención en Italia.

La mayoría de los bancos tienen una mejor salud financiera

Justin Bisseker, European Banks Analyst:

«La buena noticia es que los bancos en toda Europa son en general mucho más fuertes que antes de la crisis financiera. Esto se debe en gran parte a los reguladores que han exigido que los bancos tengan más capital para protegerse de los riesgos que plantea una crisis futura potencial. Es importante destacar que los reguladores también han sido más prudentes en términos de cómo se calcula ese capital».

En nuestra opinión, existe un conjunto cada vez mayor de bancos sobrecapitalizados, lo que debería apuntalar la actual tendencia positiva de los repartos de dividendos, así como las recompras de acciones. Dicho esto, existen diferencias considerables entre países y jurisdicciones (en concreto, los países nórdicos frente a la zona del euro). Los demás riesgos girarán en torno a la rentabilidad y al problema de los préstamos fallidos en Italia y algunos países del sur de Europa, así como a la exposición a los mercados emergentes (que, en general, tienen repercusiones de mayor calado en los beneficios que en el capital).

Otra preocupación que ha surgido recientemente es la volatilidad de las divisas en algunos mercados emergentes, lo que mermará el dinamismo de los beneficios para el conjunto de bancos afectados, pero el efecto en el capital será limitado.

El sector bancario paneuropeo es hoy más diverso que nunca en lo que respecta a la seguridad de los ingresos, la generación de capital, la suficiencia de capital, la capacidad de pago de dividendos y el riesgo de la calidad de los activos. Eso debería equiparar oportunidades atractivas de selección de acciones mientras esperamos una nueva clasificación más amplia a medida que la política del banco central se aprieta aún más para 2020.

James Sym, Fund Manager, European Equities:

En primer lugar, una preocupación que tenemos para el mercado en general es el creciente número de empresas que sufren crecientes costes, especialmente la inflación salarial. Lo que conlleva profundas implicaciones, ya que la inflación no ha sido una preocupación para la mayoría de las compañías durante aproximadamente una década. Creemos que es probable que este fenómeno sea negativo para muchas empresas, ya que hace que sus expectativas de ganancias se vean demasiado optimistas porque los analistas esperan una expansión general del margen de beneficios que podría no suceder. Es poco probable que los bancos sean inmunes a esto.

Es probable que una mayor inflación genere mayores rendimientos de bonos a medida que cambia la política monetaria. En igualdad de condiciones, mejora el margen que los bancos obtienen de cada préstamo. Sin embargo, los flujos de caja corporativos y domésticos se reducen y los incumplimientos aumentan. Aunque no consideraríamos esto hasta que las tasas de interés alcancen un cierto nivel, tal vez un 1-2% más alto que el actual. Por último, una mayor inflación y rendimientos de los bonos son un fenómeno de fin de ciclo.

Martin Skanberg, Fund Manager, European Equities:

«En 2017, la combinación del crecimiento global sincronizado y un entorno político benigno en Europa fue positiva para el sector bancario. En particular, esto fue un viento de cola para algunos de los bancos de menor valor de la región».

Los bancos nórdicos suelen negociar con una prima sustancial para el sector bancario europeo, pero en la primavera de 2018 se negociaron en línea en términos de valoración. Esto es muy inusual dado que los bancos nórdicos son empresas de alta calidad y seguras con buenos historiales de rendimiento para los accionistas. Por lo tanto, tuvimos la oportunidad de cambiarnos de una participación en un banco italiano y en lo que consideramos como la oportunidad más atractiva en la región nórdica.

Seguimos destacando la importancia de ser selectivos en el sector bancario europeo y estar atentos a las nuevas oportunidades a medida que surgen.