Perspectivas e ideas de inversión para la segunda parte del año – SLM AFI

  • 24-05-2018

  • 4 minutos

Vaso medio lleno

En líneas generales la situación macroeconómica global es positiva con un crecimiento esperado para este año y para el siguiente cercano al 4%. No hay un solo país en recesión dentro de los principales según el “World Economic Outlook” del FMI (Fondo Monetario Internacional) de abril del 2018. Es más, en este último informe todos los países, excepto Canadá (PIB del 2.3 al 2.1), han visto inalterada o mejorada su previsión de crecimiento para este año respecto al mismo informe de enero. Es decir, la foto macro es mejor hoy que en el arranque de año, cuando ya era buena. Los alumnos aventajados que han visto revisado al alza con más fuerza su crecimiento para este año han sido España (PIB de 2.4 a 2.8) y Brasil (PIB de 1.9 a 2.3). De hecho, viendo las numerosas revisiones al alza para España conforme avanza el año, yo no descartaría que volviésemos a alcanzar un PIB del 3%, o superior, en 2018. Hecho que de producirse seria destacable ya que encadenaríamos un cuatrienio de crecimiento en el 3%, o por encima, y esto tratándose de una economía desarrollada, donde la madurez de sus mercados no invita a altos crecimientos, no es nada fácil.

Y si dentro del mundo desarrollado quien muestra más dinamismo es España, dentro del mundo emergente ese mismo rol lo desempeña India. Probablemente este año veamos el tan esperado sorpasso de India a China para ya consolidarlo en 2019 cuando India podría alcanzar ritmos de crecimiento cercanos al 8. (China 6.4%)

Vaso medio vacío

En los anteriores párrafos hemos visto la parte positiva de la dinámica actividad económica global pero, como siempre ocurre, también nos enfrentaremos a riesgos que, sin sobreponderarlos, sí que deberíamos seguirlos de cerca.

Uno fundamental es la contínua escalada del precio del petróleo que después de marcar mínimos por debajo de los 30 dólares por barril a principios del 2016 se ha ido encareciendo hasta la zona de los 75/80 dólares actuales (entre 2.5 y 2.7 veces más). La OPEP después de su estrategia de sobreproducción del 2015 para bajar el precio del barril de Brent y perjudicar así a la industria del fraking americana ha dado un cambio de timón pasando a una reducción de la oferta de barriles en mercados internacionales, política que junto al mayor crecimiento económico global nos ha llevado a un escenario de precios de la energía elevados. Si continúan con esta estrategia supondrá para la mayoría de países desarrollados, importar inflación y por tanto un riesgo de subidas de tipos por parte de los bancos centrales más intensas de lo esperado.

La política exterior a golpe de tweet de Trump también se me antoja un riesgo a monitorizar. Sin embargo, cada vez parece más claro que el presidente de los Estados Unidos primero lanza la piedra con mucha fuerza para luego conseguir sentarse en la mesa con los países afectados y llegar a acuerdos relativamente aceptables que reducen ese gran impacto económico que se presumía en un primer momento. Esto precisamente ha sucedido con el riesgo de la supuesta guerra comercial con China y que todo indica que ha servido para llegar a un acuerdo bilateral aceptable para las dos partes. De todas maneras el riesgo que conlleva esta política Trumpiana es que en algún momento falle por una interpretación literal de los anuncios de Trump por parte del país “ofendido” y genere una sobrerreacción. Tengamos siempre en mente que el principal tenedor de bonos americanos es China. Una progresiva descarga de los Treasuries americanos que tiene en cartera China supondría un grave problema para financiar la abultada deuda de los Estados unidos.

Y un tercer riesgo que iremos viendo si se intensifica o se va reduciendo es el nuevo gobierno en la tercera economía de la zona euro, en Italia. Este es un riesgo político pero con un impacto directo a línea de flotación de la Unión Económica y Monetaria de Europa, ya que uno de los socios de la coalición, el Movimiento 5 Estrellas, nunca ha escondido su intención de celebrar un referéndum sobre la vuelta a la lira italiana o de continuar con el euro. Ademas se ha hecho público un documento del acuerdo de gobierno ente la Liga Norte y el M5 donde se comenta la posibilidad de pedir una condonación de la deuda pública italiana por un importe que supera de largo los 200 mil millones de euros. Queremos pensar que se irá reconduciendo la situación de estos dos importantes riesgos en Italia, pero en cualquier caso deberemos seguirlo de cerca ya que si se materializan, el Brexit será una broma comparado con la condonación de la deuda italiana o con su salida del euro.

¿Qué agua bebemos?

Ante esta situación, si no tenemos claro si vemos el vaso medio lleno o medio vacío, pensamos que algunos fondos que nos pueden ayudar a tener una buena digestión podrían ser estos fondos/sicav mixtos y de renta fija:

  • M&G Dynamic Allocation ( Mixto flexible / ISIN LU1582988058 )
  • N.B. Euro Bond FI ( RF Diversificada / ISIN LU0062574610 )
  • SLM Iceberg SICAV ( Mixto RF / ISIN ES0126218033 )

Para los que ven el vaso medio vacío, se pueden cubrir con activos defensivos como estos bonos:

  • Bonos del Tesoro 1.6% 2025 ( TIR 0.85% / ISIN ES00000126Z1 )
  • Thyssenkrupp AG 2.5% 2025 ( TIR 1.65% / ISIN DE000A14J587 )
  • Apple 3.45% 2024 ( TIR 3.50% / ISIN US037833AS94 )

Y para los que vean el vaso medio lleno, estos fondos de renta variable encajan muy bien:

  • Capital Group Investment Company of America ( RV USA / ISIN LU1378994856 )
  • Franklin India ( RV India / ISIN LU0231205856 )
  • Nordea-1 Nordic Equity Small Cap CO ( RV Nordica / ISIN LU0278528822)