Perspectivas económicas para el año 2019 por Capital Group

  • 20-12-2018

  • 5 minutos

¿Nos acercamos al pico del pesimismo? De la mano de Andrew Suzman, Gestor de renta variable, Lisa Thompson, Gestora de renta variable y Steve Watson, Gestor de renta variable de Capital Group conocemos las perspectivas económicas para 2019 de la gestora americana.

Las valoraciones de acciones fuera de Estados Unidos parecen increíblemente atractivas desde el punto de vista histórico. Han estado así durante bastante tiempo y la brecha se está ensanchando. El rendimiento relativamente superior de la renta variable estadounidense, en comparación con otros mercados se encuentra en el nivel más alto de la historia. La pregunta clave para los inversores hoy en día es: ¿Cuánto tiempo puede durar esto?

La tendencia se ha acelerado en los últimos meses, ya que el aumento de las tensiones comerciales mundiales, la ralentización del crecimiento económico en Europa y la fortaleza del dólar estadounidense han pesado sobre la renta variable internacional. En lo que va de año -un momento difícil para la renta variable en general-, las acciones estadounidenses han tenido un comportamiento esencialmente plano, mientras que el índice MSCI Europe ha perdido más del 11% en términos de dólares. Por otro lado, las acciones japonesas han bajado alrededor de un 8%.

Esta divergencia entre Estados Unidos y el resto del mundo es indicativa de una historia más amplia y de mayor duración. Durante casi una década, los mercados internacionales y emergentes se han quedado rezagados con respecto al estadounidense. No hay forma de suavizarlo.
“No creo que esa condición sea permanente”, asegura Andrew Suzman, gestor de cartera de Capital Group.

“Se revertirá en algún momento. Si se cree en el poder de la diversificación, ahora no es el momento de capitular en la inversión internacional. Ahora es el momento de buscar oportunidades en lugares de donde otros inversores huyen”.

De hecho, en casi todos los sectores hay compañías comparables fuera de Estados Unidos que cotizan con valoraciones mucho más bajas. Las expectativas de promedio del ratio precio / beneficio (PER) de las acciones estadounidenses d de 15,3x en el Standard & Poor’s 500. Esto se compara con el 12,5x de las acciones internacionales y el 10,2X de las acciones de los mercados emergentes. Entre las empresas, los ejemplos clásicos de la brecha de valoración incluyen a Airbus contra Boeing o Adidas contra Nike, pero hay muchas más. Samsung cotiza a 6 veces sobre beneficios esperados, un nivel prácticamente desconocido entre los gigantes de la tecnología de Estados Unidos. Se trata de empresas con balances y gestión sólida y largas cadenas de productos que cotizan con descuento debido en parte a su domicilio fiscal. Ese es un buen terreno de caza para los inversores con mentalidad de valor, dice Steve Watson, gestor de cartera de Capital Group.

Estoy encontrando oportunidades mucho más atractivas fuera que dentro de Estados Unidos. Eso es, en gran medida, debido a las valoraciones. Prefiero invertir en buenas compañías a bajo coste y hoy en día me resulta menos fácil encontrarlas en Estados Unidos. En general, los inversores están encontrando ese tipo de empresas en Europa, Asia y América Latina, lugares donde ha habido problemas políticos, económicos y de mercado.

¿Escenario de “Fin del mundo”?

Para los inversores de verdadero valor, los bancos europeos representan quizás la expresión última del sentimiento económico y de mercado en la región. Como sector, las acciones de los bancos europeos se han visto afectadas por una larga lista de problemas: débil crecimiento económico, tipos de interés negativos, agitación política en Italia, recurrentes crisis de deuda en Italia y Grecia, y tensiones comerciales mundiales que amenazan con paralizar la economía europea dependiente del comercio.
Sin embargo, a menos que se esté preparando para un escenario de “fin del mundo”, dice la gestora de cartera de Capital Group, Lisa Thompson, “hay bancos sólidos en Europa que sufren de un sentimiento muy negativo que puede haber ido demasiado lejos, en mi opinión“.

Subida de tipos en el horizonte

Todo el mundo está preocupado por el aumento de los tipos de interés en Estados Unidos, pero en Europa la política de tipos es negativa en este momento”, señala Thompson. “Esto ha creado un entorno crediticio muy difícil y ha limitado gravemente la rentabilidad de los bancos. Todo lo que se necesitaría es un aumento moderado de los tipos de interés para producir una mejora inmediata de las perspectivas de los bancos europeos”.

Funcionarios del Banco Central Europeo han indicado que podrían comenzar a subir los tipos a mediados o finales de 2019. Eso, suponiendo que las tendencias económicas y de inflación de la zona euro se mantengan dentro de las previsiones del BCE. El Banco Central ya ha anunciado planes para terminar su programa de estímulos de compra de bonos este mes, que sería el primer paso antes de un eventual aumento de tipos.

Desalentador calendario de eventos

Las perspectivas para 2019 en cuanto a renta variable internacional se ven empañadas por una serie de acontecimientos que se avecinan en Europa y que deberían considerarse, como mínimo, desalentadores. Entre ellos se incluyen:


Enfrentamiento sobre el Brexit – Se espera que el Reino Unido se retire oficialmente de la Unión Europea en marzo. Los líderes de la UE aprobaron recientemente un plan de “divorcio” elaborado por la primera ministra británica Theresa May. Sin embargo, el plan ya ha sido objeto de intensas críticas por parte del propio partido conservador de May y del partido laborista de la oposición

Incertidumbre por Merkel – La administración de la Canciller alemana Angela Merkel se vio gravemente debilitada durante las últimas elecciones regionales, en las que su partido cristianodemócrata perdió mucho terreno. La líder que lleva más tiempo en el poder en Europa ha dicho que no se presentará a la reelección en 2021, pero un creciente coro de voces le pide que renuncie mucho antes de esa fecha. Por lo tanto, es posible que Europa pueda perder a dos de sus líderes políticos más importantes -Merkel y May- en tan solo unos meses.

Transición en el BCE – El mandato del presidente del BCE, Mario Draghi, finaliza en octubre y, antes de ello, debe elegirse su sucesor. El proceso, normalmente de perfil bajo, podría ser muy polémico esta vez si los candidatos más conservadores fiscalmente compiten por el puesto. La maniobra política se producirá mientras el Banco se tiene que adaptar a la vida sin medidas de estímulo y, tal vez, también tratando de subir los tipos de interés.

Elecciones al Parlamento Europeo – Este es otro evento que normalmente está en el foco de todas las miradas y que podría producir más agitación política. Las elecciones al Parlamento Europeo, programadas para el 23-26 de mayo, pueden traer controversia esta vez, dado el surgimiento de movimientos políticos populistas y euroescépticos en Alemania, Francia e Italia entre otros.

Teniendo en cuenta lo que podría ser un ciclo de noticias potencialmente desalentador en 2019, la pregunta sigue siendo: ¿Finalmente, cuándo dará la vuelta a la esquina la renta variable internacional?
No lo sé, y la verdad es que nadie sabe la respuesta a esa pregunta“, dice Carl Kawaja, gestor de cartera de Capital Group.

La renta variable internacional está en una posición desventajosa por innumerables razones. Eventualmente, el sentimiento del mercado cambiará. Mientras tanto, creemos firmemente que invertir en empresas sólidas a precios razonables resultará ser una estrategia gratificante. Mantener la diversificación internacional es importante, aunque no lo parezca en ningún momento. La diversificación, por definición, significa que algunas áreas de una cartera están a la baja mientras que otras lo están haciendo bien. Lograr ese equilibrio es crucial para el éxito de las inversiones a largo plazo.