Perspectivas económicas para el año 2019 por Vontobel AM

  • 12-12-2018

  • 3 minutos

Según Vontobel AM el próximo año 2019 será el año de la normalización. Desde el equipo de Estrategia de Inversión de la boutique Multi Asset nos muestras sus perspectivas para el próximo año, tras un 2018 que ha sido un año en el que los mercados han experimentado un importante aumento de la volatilidad. Como es inevitable, con la proximidad del fin de año los inversores hacen inventario y comienzan a pensar en los posibles escenarios del nuevo año. ¿Qué ha estado presionando a los mercados? Y ¿qué nos dicen esos factores sobre la economía global?

Diez años después del estallido de la crisis financiera mundial, para la cual se buscó remedio con una política monetaria expansiva de una magnitud nunca antes conocida, parece que los bancos centrales – encabezados por la Reserva Federal de Estados Unidos – están preparados para retirar gradualmente las medidas extraordinarias de estímulo.

La Fed es, con diferencia, la entidad más adelantada, con un tipo básico que se sitúa ya en el 2,25% y una reducción trimestral de su balance de 150.000 millones de USD. Por su parte, y pese a unos indicadores económicos más débiles, el Banco Central Europeo se mantiene fiel a su plan de poner fin al programa de compra de activos a final del año, con la intención declarada de elevar los tipos de interés ya en septiembre de 2019.

Aunque las previsiones de crecimiento global se han revisado a la baja como resultado de unas peores perspectivas para China y Europa, la rebaja es sólo moderada, apuntando a un mero regreso al crecimiento tendencial después de un boyante periodo 2017-2018. La «normalización» del crecimiento y la política monetaria refleja nuestro escenario central para el año que comienza. Este escenario, que se caracteriza por una ralentización del crecimiento de los beneficios empresariales y condiciones de liquidez más restrictivas, puede que no sea una buena noticia para los mercados bursátiles, pero tampoco la peor. En consecuencia, vamos a buscar oportunidades tácticas de compra en mercados volátiles y laterales de renta variable volátiles. Mientras tanto, es poco probable que la deuda pública dé la rentabilidad esperada, por lo que los mercados de créditos representarían la mejor opción.

El principal riesgo de impacto negativo para nuestro escenario central es que se produzca una desaceleración acusada, promovida por una escalada de las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos. Si bien creemos que ambas partes tienen interés en llegar a un acuerdo sobre los actuales aranceles en la próxima reunión del G20 en Buenos Aires, no puede descartarse una intensificación del conflicto. Al mismo tiempo, el punto muerto entre la Comisión Europea y el gobierno populista de Italia en materia presupuestaria podría desencadenar una venta masiva de títulos de deuda pública italiana y avivar los temores sobre la integridad de la moneda común. Con ese escenario, es posible que los bancos centrales decidan abandonar su camino hacia la normalización, con la posible contracción de los beneficios empresariales en 2019.

Para capear ese temporal, los inversores tendrían que dar a sus carteras una posición defensiva.

De modo que, en general, las perspectivas para los mercados financieros mundiales en 2019 no parecen muy halagüeñas, pero, ¿podemos esperar una sorpresa positiva? Si las tensiones entre Estados Unidos y China comienzan a rebajarse y finalmente se resuelve el conflicto de los presupuestos italianos, en un sentido u otro, podríamos esperar una mejor perspectiva para la economía mundial, dando un impulso a los beneficios de las empresas. Si se diera ese escenario – por desgracia poco probable – las carteras deberían adoptar una posición más constructiva hacia los mercados de renta variable y de crédito.