Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Perspectivas semanales de Allianz GI: ¿es momento de una pausa?

  • 24-07-2020

  • 4 minutos

La evolución de la pandemia volvió a mostrar un panorama desigual esta semana. Al mismo tiempo que algunos focos locales llevaron, entre otras cosas, a que los gobiernos adoptaran de nuevo restricciones de movilidad, los primeros estudios clínicos de las posibles vacunas contra el coronavirus dieron unos resultados prometedores. Estas esperanzas en torno a una vacuna, así como las perspectivas de nuevos programas de estímulo fiscal, llevaron a los mercados bursátiles internacionales a alcanzar, en algunos casos, nuevos máximos anuales o incluso históricos.

Por otra parte, numerosos estados de EE. UU. volvieron a introducir restricciones sociales: 25 estados ya han tenido que cambiar sus planes y posponer el reinicio de la actividad ante el drástico aumento de los nuevos casos de coronavirus. En consecuencia, la confianza de los consumidores estadounidenses ha experimentado de nuevo un deterioro. Esto podría ralentizar la recuperación de la primera potencia económica mundial ya que el consumo privado es el principal motor de la economía de EE. UU, y algunos indicadores alternativos ya apuntan a una desaceleración de la movilidad y a una disminución de las reservas en restaurantes. En vista de la tensa situación, el congreso estadounidense lidia ahora, en medio de la campaña electoral, con el próximo plan de ayuda de varios miles de millones por la crisis del coronavirus, para poder amortiguar las consecuencias económicas y, además, la financiación de las prestaciones por desempleo que podrían alargarse hasta más allá de finales de julio.

Al mismo tiempo, los jefes de gobierno de la Unión Europea han acordado un paquete presupuestario y financiero por un importe de 1,8 billones de euros, de los cuales 1,074 se asignarán al presupuesto de los próximos siete años, mientras que 750.000 millones serán para dotar un programa económico y de inversión para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. En conclusión, se trata de un gran paso adelante en la lucha contra la crisis –entre otras cosas, la Comisión Europea emitirá deuda en los mercados de capitales para financiar el fondo de recuperación– y con el foco en la digitalización, se pueden abordar los déficits estructurales.

Por otra parte, los informes de resultados del segundo trimestre atraerán gran interés. De momento, pese al difícil momento que vive el mercado, las empresas han conseguido superar los resultados que se esperaban. En los EE.UU, casi un 80% de las empresas han logrado superar las previsiones
de beneficios y más del 70%, las previsiones de ventas de los analistas. Estas cifras parecen alentadoras, pero deben contemplarse con prudencia dada la fuerte reducción de las expectativas de beneficios que hubo previamente y las perspectivas cautelosas de los directivos de las empresas.

Claves de la próxima semana: la actividad económica del segundo trimestre refleja las consecuencias de la pandemia del coronavirus

En EE. UU. la próxima semana empieza con los nuevos pedidos de bienes duraderos (lunes), seguidos de los indicadores adelantados de algunos bancos centrales regionales estadounidenses (lunes y martes).

Según las previsiones de consenso, el índice de confianza de los consumidores de The Conference Board (martes) podría registrar un ligero descenso a consecuencia de la marcha atrás en el plan previsto de desconfinamiento. Por lo tanto, se seguirá con interés la próxima reunión del miércoles del Comité de Operaciones de Mercado Abierto ( FOMC,
The Federal Open Market Committe), y la conferencia de prensa posterior. Las consecuencias de la pandemia de coronavirus y las restricciones asociadas también deberían de reflejarse, según el consenso, en la estimación preliminar del PIB del segundo trimestre: se prevé un descenso de la tasa anualizada de más del 30%.

En la zona euro, la atención se centrará asimismo en el dato preliminar del PIB del segundo trimestre (viernes). Debido al periodo mucho más prolongado durante el cual se interrumpió la actividad económica, es de prever que el crecimiento haya caído sustancialmente más en el segundo trimestre que en el primero. En cambio, los indicadores de confianza, como el índice IFO alemán de confianza empresarial (lunes) o el Índice de confianza del Consumidor en Francia (miércoles) podrían reflejar una nueva mejora gracias a las continuas medidas de desescalada y la tendencia positiva del sentimiento en Europa. El jueves, los datos más recientes del mercado laboral darán una indicación sobre si cabe esperar una rápida recuperación en el empleo europeo.

En China, tras la recuperación más rápida de lo previsto de su actividad en el 2.º trimestre, es de esperar que la estabilización económica también se refleje en el Índice de Gestores de Compras del sector manufacturero (viernes). Mientras tanto, se prevé que la producción industrial de Japón (viernes) vuelva a disminuir de nuevo, ya que las exportaciones durante la primera mitad del año fueron bajas.

¿Una pausa en los mercados de renta variable?

Los mercados bursátiles siguen funcionando bien gracias, entre otras cosas, a la abundante liquidez y el creciente apetito por el riesgo. No es de extrañar que, en consecuencia, desde marzo, las ponderaciones de efectivo hayan caído del 26% al 18% según una encuesta de la American Association of Individual Investors (AAII), y que los fondos del mercado monetario según datos de EPFR hayan registrado unas salidas netas de 78.000 millones de dólares estadounidenses solo en la última semana.

No obstante, podrían producirse algunas pausas técnicas a corto plazo, en caso de que las perspectivas de recuperación económica no se confirmen. Mientras tanto, la proporción de inversores bajistas según la AAII ha aumentado ligeramente hasta el 45%, el ratio venta/compra se sitúa bastante por encima de su media a largo plazo y, según los índices de fuerza relativa, los mercados de renta variable de Europa y EE. UU. se acercan a un nivel de sobrecompra (vea el Gráfico de la semana).