Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Pictet AM considera que Turquía debe aumentar sus tipos de interés

  • 20-08-2020

  • 2 minutos

Tenemos muchos ingredientes para una crisis de balanza de pagos en Turquía y la esperanza es que haya una respuesta política más proactiva de su banco central. Hay que tener en cuenta que Turquía muestra la mayor brecha entre los principales mercados emergentes entre sus tipos de interés actuales y los que debería tener. Están en 8,25 % y, dado el aumento de la inflación y depreciación de la lira turca, que refleja crecientes preocupaciones de los inversores, falta de medidas de política económica decisivas y mayores riesgos geopolíticos, deberían estar en 14 %.  A ello se une una significativa disminución de reservas de divisas de su banco central por las mayores intervenciones para frenar la devaluación de la moneda.

Pictet AM considera que Turquía debe aumentar sus tipos de interés

El caso es que su banco central, para contener la caída de la lira, debe aumentar los tipos de interés ahora.  Su mejor medida a corto plazo es subir tipos agresivamente, si bien sólo durante un corto período de tiempo.  Con ello puede invertir la depreciación de la lira, contener el impacto negativo de la devaluación de la moneda en la demanda interna, ya afectada en gran medida por la pandemia, restaurar la confianza de los inversores y, en consecuencia, recibir entradas de capital extranjero, del cual depende la economía turca para financiar un déficit crónico de balanza por cuenta corriente.

Sin embargo su banco central, en marcado contraste con esta recomendación de aumento de tipos de interés el trimestre actual, deberá acometer reducciones significativas de tipos de interés en 2021. Esto se explica por un importante proceso des inflacionario y previsible recuperación gradual del crecimiento si las autoridades políticas toman las medidas adecuadas para estabilizar la lira, un escenario que puede ser positivo para los activos de riesgo turcos el próximo año.

Respecto a otros mercados emergentes el mercado espera que cerca de la mitad de los principales bancos centrales -China, Indonesia, Rusia, Brasil y México- flexibilicen más sus políticas monetarias los próximos meses.  Ello sugiere que el mercado y posiblemente los propios bancos centrales no consideran que se hayan quedado sin munición.  Sin embargo, además de Turquía, una mayor flexibilización será muy difícil para países como Sudáfrica y Rusia a corto plazo.  Además Sudáfrica, India, Indonesia y Turquía ya han reducido sus tipos de interés de manera demasiado agresiva.

Amplia liquidez al mercado interbancario

El caso es que a medida que el impacto económico de la pandemia disminuye, los tipos de interés en la mayoría de economías emergentes deben aumentar en 2021. Así, es previsible que las economías de Corea del Sur, Sudáfrica y Rusia repunten a mayor ritmo. Han reducido adecuadamente sus tipos de interés durante la pandemia, pero tendrán que empezar a aumentarlos el año que viene.

Aunque para bancos centrales como el de México puede ser apropiado mantener sus políticas monetarias sin cambios en 2021, el margen respecto a tipos de interés es cada vez más limitado en conjunto para los bancos centrales de mercados emergentes.  En cualquier caso los de Sudáfrica, Indonesia y Polonia han optado por programas de compra de bonos gubernamentales en el mercado secundario (en el caso de que Indonesia incluyendo deuda empresarial) y los de China, India, Corea, Turquía, Rusia, Brasil y México, aún sin un programa de expansión cuantitativa per se, han introducido esquemas de refinanciación. Ello proporciona amplia liquidez al mercado interbancario, apoyando así la actividad crediticia bancaria y la economía real en estos países.