PIMCO pide a la FED que actúe más agresivamente «para mitigar el riesgo de recesión»

  • 30-08-2019

  • 4 minutos

Tiffany Wilding, economista para Estados Unidos en PIMCO

Tiffany Wilding, economista para Estados Unidos en PIMCO, considera que la Reserva Federal necesita “un enfoque más agresivo para mitigar el riesgo de recesión en EE UU”. Os dejamos, a continuación, con el comentario de la experta de PIMCO:

Los comentarios del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en Jackson Hole la semana pasada, no sirvieron de mucho. Confirmaron lo que el mercado ya esperaba -un recorte de 25 puntos básicos (pb) en el tipo de interés-, pero no llegaron a insinuar nuevas medidas de relajación. Es más, varios funcionarios actuales y anteriores del FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto) plantearon la perspectiva de una respuesta más lenta (o ninguna). Creemos que se necesitará un enfoque más agresivo para mitigar el riesgo de recesión en los Estados Unidos.

Creemos que sí, en parte, porque los datos económicos recientes pueden subestimar el grado de desaceleración de la economía. En particular, las recientes revisiones de los indicadores del mercado laboral sugieren que el impulso se ha desacelerado más de lo que esperábamos. La solidez de algunos indicadores de la demanda podría reflejar un aumento temporal a medida que las empresas y los consumidores se apresuran a superar los posibles aumentos de los aranceles de importación.

Dado el desfase entre los cambios en los tipos de interés y la actividad económica, creemos que la relajación es importante. De hecho, tras el recorte de 25 puntos básicos del mes que viene, esperamos una mayor relajación a finales de este año. Sin embargo, incluso con estos recortes adicionales, creemos que el crecimiento económico podría ralentizarse a un ritmo inferior a la tendencia y provocar un aumento de la tasa de desempleo en varios trimestres posteriores.

Profundas divisiones de las políticas en el corto plazo

Si bien los comentarios de Powell fueron suficientes para confirmar el precio actual de mercado de un recorte de los tipos de interés de 25 puntos básicos en septiembre, también reflejaron las divisiones entre los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) sobre la forma adecuada de la política monetaria en el corto plazo, y suscitaron interrogantes acerca de lo rápido que la Reserva Federal está dispuesta a reaccionar a las perspectivas de deterioro.

Por ejemplo, por un lado, Powell continuó constatando un buen comportamiento de la economía estadounidense, mientras que, por otro, señaló que existen riesgos «significativos» de que se produzcan caídas que podrían requerir una mayor relajación. De manera similar, el lenguaje del «ajuste de mitad de ciclo» estuvo notablemente ausente de este discurso, pero Powell le quitó importancia a los indicios de recortes más agresivos al decir que la política puede que sólo tenga que «inclinarse» hacia la relajación. Finalmente, al hablar de política comercial, afirmó que la política monetaria puede «tratar de mirar a través de lo que puede estar pasando,» mientras que en la misma frase prometió centrarse en cómo los avances comerciales están afectando las perspectivas y ajustar la política según sea necesario.

Las ponencias de los distintos presidentes de la Reserva Federal de los Estados Unidos subrayaron además la diversidad de opiniones. Por un lado, el presidente de la Reserva Federal de Filadelfia, Patrick Harker, presentó el caso para que no haya más medidas de alivio, mientras que el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Rob Kaplan, dijo que estaba «abierto» a más recortes, y el presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, pidió un «debate convincente» acerca de los méritos de la reducción de las 50 libras esterlinas en la próxima reunión de la Reserva Federal en el marco de los Estados Unidos (FOMC) del 17 y 18 de septiembre de 2009.

¿Argumentos equivocados en contra de la relajación?

Los miembros del FOMC que se oponen a nuevas reducciones de tipos de interés presentan los siguientes argumentos:

  • El consumo, que es dos tercios de la economía, es sólido.
  • La política monetaria debe ser cautelosa a la hora de reaccionar de forma exagerada ante las elevadas tensiones comerciales que pueden disminuir tan rápidamente como se intensificaron.
  • La reducción de los tipos de interés aumenta el riesgo de estabilidad financiera. Creemos que estos argumentos son erróneos por algunas razones.

En primer lugar, aunque en general estamos de acuerdo en que los hogares tienen balances saludables y que el crecimiento del consumo tuvo un sólido repunte en el segundo trimestre, no podemos decir que el impulso del mercado laboral se ha desacelerado más marcadamente de lo que la mayoría de los pronósticos esperaban anteriormente. Las revisiones preliminares recientemente publicadas por la Oficina de Estadísticas Laborales sugieren que el ritmo mensual de los aumentos de la nómina está más cerca de 120.000 (frente al ritmo de aproximadamente 225.000 del año pasado), un poco por encima del nivel que se necesita para mantener estable la tasa de desempleo. Las ganancias más lentas de la nómina han coincidido con menos horas semanales de trabajo, lo que reducirá el crecimiento de los ingresos agregados y el consumo y hará que la economía sea más susceptible a los shocks negativos.

En segundo lugar, el gobierno de Trump ha dado pocos indicios de retroceder en las provocaciones a China, en parte con la premisa de que la política comercial está teniendo poco efecto en la economía de Estados Unidos (después de todo, el crecimiento del PIB real fue de un 2,6% anualizado en el primer semestre del año). Creemos que esta es una afirmación errónea, ya que es probable que el crecimiento real se viera respaldado temporalmente por el almacenamiento de existencias para mitigar los gastos antes que las tarifas. También nos preocupa que cuando una ralentización se haga evidente en los datos de los titulares, sea demasiado tarde.

En tercer lugar, mientras que las valoraciones de activos en diversos mercados son elevadas y el endeudamiento de las empresas es históricamente alto, la deuda de los hogares es modesta en comparación con los estándares históricos, el sector bancario está mejor capitalizado y el riesgo de financiación es bajo. Y aunque es posible que tasas más bajas contribuyan al exceso del mercado financiero con el tiempo, creemos que este riesgo es asumible. Los elevados niveles de incertidumbre empresarial probablemente no siembren las semillas de la exuberancia irracional y el comportamiento como una burbuja.

Más robusto

No estamos tan seguros de que la economía estadounidense se encuentre «en un buen lugar» y consideramos que los riesgos de recesión son lo suficientemente preocupantes como para justificar una mayor relajación de la Reserva Federal. Esperamos que el recorte de 25 puntos básicos del mes que viene vaya seguido de más recortes de tipos para finales de año. En última instancia, creemos que los miembros del FOMC proporcionarán el apoyo, pero en los últimos tiempos se han mostrado más preocupados por el hecho de que el apoyo no llegue lo suficientemente pronto.