Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

El poder post-pandémico y el nuevo papel de China

  • 27-04-2020

  • 5 minutos

Los inventores chinos crearon las primeras prensas de papel e imprenta, la pólvora y la brújula. Cada invento encontró su camino a Europa a lo largo de las rutas comerciales que allanaron el camino para muchas de las evoluciones históricas del mundo occidental. A medida que el resto del mundo se prepara para seguir el liderazgo de China en el levantamiento de las medidas de bloqueo con la ralentización de las infecciones por Covid-19, se están poniendo a prueba las diferencias en las respuestas nacionales a la pandemia, así como las diferentes visiones económicas y geopolíticas.

La semana pasada abordamos algunas de las tendencias económicas a largo plazo que esperamos que se manifiesten a nivel mundial. En este artículo examinamos más de cerca las posibles consecuencias.

El nuevo papel de China

Las actuales economías mundiales en desaceleración dependen cada vez más del crecimiento en Asia. Se prevé que el crecimiento del Producto Interior Bruto se reduzca este año un -6,1% en los mercados desarrollados, según el Fondo Monetario Internacional, y un -1% en las economías emergentes. En general, la economía mundial experimentará una contracción media del 3%, según dijo la semana pasada el FMI.

La economía de China puede estar luchando por volver a encarrilarse, pero tiene la ventaja de partir de una tasa de crecimiento más alta que la de los Estados Unidos y Europa. El FMI espera que China se contraiga un 3% este año, y se expanda un 9,2% en 2021, acercándose a su media a largo plazo. El Índice de Gestores de Compras (PMI) ya apuntaba a una expansión para marzo, desde un mínimo histórico en febrero. Simultáneamente, la economía china está cambiando su carácter a medida que continúa la transición de una economía basada en la fabricación y las exportaciones, a una economía nacional de importación impulsada por la demanda.

Crecimiento demográfico

A medida que las economías de Asia se expanden, parece probable que la demografía se convierta en el principal catalizador de las cambiantes tendencias de consumo que pueden dictar un cambio en el equilibrio de la demanda y el desarrollo. El gasto de los consumidores en la región de Asia y el Pacífico superará al de América del Norte y Europa en 2025 y alcanzará los 35 billones de dólares en 2030, según Brookings Institution. Desde la tecnología en la nube hasta la atención médica, la automatización en la fabricación y la logística o la inteligencia artificial, es posible que la intensa urbanización de Asia y las demandas de los consumidores impulsen la innovación. La dimensión de China implicará también que será la que lidere esos cambios, ya que trabaja para mantener el ritmo de sus necesidades de infraestructura interna al tiempo que abastece las de la región.

Un ejemplo para entender la dimensión de la urbanización, China tiene ahora 39 ciudades con poblaciones de más de 3 millones de personas, contando los centros de las ciudades. En los Estados Unidos, sólo hay dos centros urbanos de ese tamaño, Nueva York y Los Ángeles, y en Europa occidental sólo tres; Londres, Berlín y Madrid (excluyendo la región de París, la mayor zona urbana de la UE, ya que la ciudad en sí misma suma 2,2 millones).

Se prevé que la floreciente clase media de China, una población con un ingreso anual superior a los 10.000 dólares de los EE.UU. al año, alcance los 850 millones de personas y represente dos tercios de la población del país en un plazo de diez años, según datos del Banco Mundial. Esto es más grande que la población total de Europa y América del Norte juntas. A principios de este siglo, la clase media de China era de menos de un millón de personas, o no más del 0,1% de la población.

Una nueva Ruta de la Seda

La clase política china reconoce la necesidad de reducir el exceso de capacidad, disminuir la desigualdad y reforzar las redes de seguridad social, así como de perseguir su desarrollo económico a largo plazo. Esta idea ha inspirado la iniciativa «Un cinturón, una carretera» (“One belt, one road”) que conectará a cerca de la mitad de la población mundial y reforzará la infraestructura que representa una quinta parte del PIB mundial. Esto inevitablemente impactará en el equilibrio del poder económico y político mundial.

El proyecto «Un cinturón, una carretera» se describe a menudo como una nueva “Ruta de la Seda”. Durante al menos un milenio y medio, el comercio, las tecnologías y las plagas recorrieron las Rutas de la Seda desde China a través de Asia central, Oriente Medio y Europa. Desde la antigüedad hasta la era moderna, las especias y los productos textiles, así como las invasiones de griegos, hunos, árabes y mongoles fluyeron a lo largo de sus rutas terrestres y marítimas.

Obviamente, al poner el foco en China se pasan por alto las enormes disparidades entre las economías de Asia. Las economías más pobres de toda la región, desde Kazajstán hasta Bangladesh, la India o Tailandia, se están esforzando por imponer cierres porque sus poblaciones no pueden permitirse estar desempleadas. Algunos gobiernos están recurriendo a la entrega de alimentos.

Una encuesta de las Naciones Unidas publicada este mes estimaba que la región de Asia y el Pacífico podría ver disminuir su PIB en un 0,8%, o 172.000 millones de dólares sólo en exportaciones, a raíz de la Covid-19. Además, los inversores están huyendo de los mercados emergentes, retirando en las últimas semanas unos 90.000 millones de dólares, lo que perjudica aún más a las economías de la región, ya que muchos países menos desarrollados ya se enfrentan a una crisis de la deuda.

Logística y geopolítica

Irónicamente, la experiencia de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China hasta 2018/19 puede haber ayudado a preparar al comercio asiático para los retos de la pandemia. Obligó a los exportadores a identificar nuevos recursos y rutas de suministro alternativas, poniendo a prueba la resistencia de las cadenas de suministro y actuando como catalizador de numerosas tendencias. Los exportadores han aprendido a eludir las rutas existentes y a concentrar los envíos a través de terceros países y a buscar proveedores alternativos. Las exportaciones de China a otros miembros de la ASEAN aumentaron hasta en una sexta parte el año pasado, debido a que sus envíos a los Estados Unidos se redujeron en un 12,5% aproximadamente.

En 2017, el congreso del Partido Comunista Chino invitó a otras economías a copiar las políticas económicas del país. La iniciativa de comercio e inversión multilateral «Un cinturón, una carretera» de China ilustra esta ambición. Cuando China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001, se asumió que el país comenzaría a seguir los modelos de crecimiento de Occidente. Claramente, eso no ha sucedido. En cambio, este siglo puede que sea testigo de fuerzas que tiran en la dirección opuesta.

El período posterior a la Segunda Guerra Mundial se suele denominar el siglo americano; un período de poder global de los EE.UU. con aspiraciones a valores universales. En noviembre, los votantes estadounidenses decidirán si apoyan una presidencia que ha pasado los últimos cuatro años poniendo a «América primero» y socavando las soluciones multilaterales. China está utilizando su respuesta a la pandemia para proyectar “poder blando”. Pero los obstáculos para cualquier cambio en el equilibrio de poder son numerosos, empezando por un sistema político que claramente estropeó su respuesta inicial a la crisis al tratar de contener primero las noticias del brote, en lugar del propio virus.

Aun así, mientras China pone a prueba la capacidad de recuperación de su economía y su visión de proyectar el poder comercial a través de la moderna red de la “Ruta de la Seda”, es tentador preguntarse si el eje del poder económico y geopolítico se está desplazando para el siglo XXI hacia China.