¿Por qué las elecciones en Brasil son tan importantes?

  • 05-10-2018

  • 4 minutos

De cara a la primera vuelta de las elecciones en Brasil, publicamos una valoración de Pablo Riveroll, responsable de renta variable latinoamericana de Schroders, en la que analiza los perfiles de los candidatos favoritos, lo que está en juego en el plano económico y la importancia que reviste una posible reforma de las pensiones. Además, Pablo detalla la visión de Schroders sobre el país y explica cómo gestionar la volatilidad que provoca el ruido político.

Brasil celebrará elecciones el próximo 7 de octubre para elegir a su nuevo presidente. Además, en el congreso nacional, dos tercios de los 81 asientos Federales del Senado y los 513 miembros de la cámara también serán elegidos.
EL resultado de estas elecciones tendrá una repercusión directa en Brasil durante los próximos 4 años y , por tanto, la evolución de sus mercados financieros también sufrirá importantes consecuencias.
La recuperación económica de Brasil se encuentra en sus inicios todavía, tras una profunda recesión durante 2014-16, una baja inflación ha permitido al banco central mantener una política monetaria favorable con el fin de apoyar el crecimiento de su PIB, que se recuperó en un +1% en 2017 y posee expectativas de sumar otro +1,4% en 2018.
Sin embargo, el elevado desempleo, los malos resultados económicos y la generalización de escándalos de corrupción han desacreditado a la clase política. Los votantes brasileños quieren un cambio.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

El actual presidente, Michel Temer, fue constituido como tal sin necesidad de unas elecciones generalizas, pues fue el sustituto de Dilma Rousseff.

Con Brasil experimentando una gran recesión, Temer intentço reconducir el país hacia un crecimiento sostenible y para ello inició un programa de reformas. La clave de las reformas incluía de un techo de gasto y una reforma laboral. Sin embargo, y a pesar de un inicio exitoso, la corrupción interrumpió el programa.

La austeridad se ha vuelto popular y, pese a los apoyos por parte de los mercados financieros a los esfuerzos reformistas de Temer, su éxito y reputación no se encuentran en su mejor momento.

¿Quiénes son los candidatos?

Jail Bolsonaro: Partido Socio -Liberal

Conocido militar con ideales de derechas , Jair Bolsonaro, es el favorito en las encuestas. Apuesta por una campaña nacionalista y conservadora con un gran énfasis en el cumplimiento de la ley y el orden. Sufrió problemas de salud en septiembre y esto le impidió continuar con su agenda de campaña, sin embargo, su popularidad no ha dejado de crecer. ES un candidato con gran presencia en las redes sociales.

Fernando Haddad – Parido Obrero

Inicialmente este partido presentó a Luis Inácio da Silva, más conocido como “Lula” como candidato a Presidente, sin embargo, su candidatura fue rechazada debidos a sus antecedentes blanqueando dinero. Fue entonces cuando Fernando Haddad le sustituyó con el peno apoyo de Lula, su segundo puesto en las encuestas junto con la gran campaña en TV y radio lo sitúan como un fuerte candidato.
Giro Gomes – Partido Demócrata Obrero

Ocupando la tercera posición, encontramos al socialista Giro Gomes, quien ya ocupó puestos de poder en los gobiernos de Lula e Itamar Franco, sin embargo, las encuestas no lo sitúan entre los favoritos.

También encontramos a Geraldo Alckmin como representante del partido social demócrata brasileño y a Marina Silva, como representante de REDE.
En el siguiente gráfico encontramos la evolución de las intenciones de voto en meses pasados:

 

¿Qué propuestas tienen los candidatos con respecto a la reforma de las pensiones?

Desde un punto de vista macro-económico Brasil posee un déficit fiscal profundo, así pues, la reforma de las pensiones es algo que preocupa a los brasileños y que ha quedado pospuesta para ser llevada a acción tras las elecciones.

Así pues, los mercados financieros se encuentran preocupados la hoja de ruta que siga el próximo presidente en esta materia. Todos los candidatos coinciden en que este asunto debe ser tratado con urgencia, sin embargo, las propuestas son muy diversas.

Jair Bolsaro prefiere un sistema totalmente financiado, que se aleja del modelo actual de pago por uso. Los planes de Bolsonaro también involucrarían un amplio programa de privatización para reducir la deuda del gobierno, además de la simplificación del sistema tributario del país.

Fernando Haddad no está a favor de las propuestas actuales para las reformas de las pensiones y pueden proponer inicialmente una versión más diluida, enfocando los cambios en el sistema de pensiones del sector público.

Ciro Gomes ha declarado su apoyo a un esquema de capitalización totalmente financiado con un sistema de seguridad social unificado que estaría controlado por agencias de calificación de riesgo. Sin embargo, él revocaría el límite de gasto. Estos cambios serían financiados por el aumento de los impuestos.

Encontrarán una solución, de un modo u otro

La posibilidad de que un solo candidato obtenga más del 50% de los votos en la primera ronda parece remota. Como resultado, es probable una segunda ronda de desempate entre los dos candidatos principales de la primera ronda. Se llevará a cabo el 28 de octubre.
Con Jair Bolsonaro y Fernando Haddad ahora los favoritos para participar en la segunda ronda, esta sería una opción entre los candidatos de derecha e izquierda que ofrecen perspectivas muy diferentes. Los sondeos de opinión de segunda ronda simulados han visto resultados mixtos, lo que significa que la incertidumbre sigue siendo elevada.

Sin embargo, la reforma de las pensiones y la disciplina fiscal se consideran fundamentales para la sostenibilidad fiscal a mediano plazo.
En consecuencia, es probable que la evolución de los activos brasileños dependa de la medida en que la próxima administración aplique las medidas de política adecuadas.
Como resultado, el mercado puede ser vulnerable si el nuevo gobierno no se compromete a presentar y aprobar la reforma de las pensiones al comienzo de su administración.