Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Por qué tener oro en una cartera? Razones para mantener la inversión en el oro

  • 22-07-2020

  • 4 minutos

La naturaleza del mercado del oro ha cambiado a lo largo de la pandemia del Covid-19 conforme los consumidores comenzaron a gastar menos y los inversores recurrían cada vez más al metal precioso como forma de cobertura y diversificación para su cartera. A medida que el temor por el Covid-19 se agudizaba a mediados de marzo y los inversores buscaban liquidez, los precios del oro se correlacionaron temporalmente con otros activos y cayeron. Una vez que los inversores tuvieron claro que el mundo se enfrentaba a una pandemia mundial, los precios subieron en consonancia con los programas de compras masivas de activos financieros de los bancos centrales.

Históricamente, el precio del oro puede subir cuando el valor del dólar disminuye. Sin embargo, en los últimos meses, el metal precioso ha aumentado en todas las monedas principales, ya que la demanda mundial de inversiones ha crecido a lo largo de la pandemia. El oro ha subido un 15% en lo que va de año y se cotizaba a 1.801 dólares por onza el 17 de julio. Estas cifras están cerca de alcanzar el cierre histórico el 2 de septiembre de 2011 de 1.875,25 dólares por onza.

¿Por qué cubrir una cartera con oro?

La combinación del paso de bonos del gobierno con rentabilidades bajas a negativas, un debilitamiento del dólar americano y, lo más importante, un acomodamiento masivo del banco central apoya la demanda financiera. Esta relación entre el oro y los rendimientos reales se ha mantenido durante la última década y las recientes intervenciones del banco central han reforzado los argumentos a favor de mantener el oro como herramienta de diversificación en las carteras. Además, según los inversores vayan considerando las consecuencias a largo plazo de la pandemia, es probable que se fijen más en su exposición a la deuda soberana y en la solvencia de los gobiernos endeudados. Esto aumenta aún más el atractivo del oro, que aunque no produce ingresos y es costoso de almacenar, no conlleva ningún riesgo de crédito.

Disminución de la minería

Todos estos factores crean un escenario positivo para el precio del oro y se suman a los atractivos del metal precioso como cobertura de la cartera. De hecho, este entorno acomodaticio y de baja rentabilidad puede resultar históricamente persistente a largo plazo. El Banco de Inglaterra y el Fondo Monetario Internacional han escrito recientemente sobre el impacto de las pandemias en las economías. Ambos estudios, trabajando con pruebas a partir del siglo XIV, muestran que estos acontecimientos tienden a rebajar los tipos de interés reales no durante años sino durante décadas.

La mayoría de los precios de los productos básicos son un equilibrio entre la oferta y la demanda. Pero en el caso del oro, las amenazas a la oferta son a veces exageradas. En 2019, la oferta de las minas de oro cayó un 1%, según datos del Consejo Mundial del Oro. Este año, el suministro ha disminuido un 3% en el primer trimestre ya que muchas minas han cerrado durante la crisis de Covid-19. Las interrupciones, que se intensificaron en el segundo trimestre, han hecho que algunas minas profundas sean poco rentables y el proyecto de nuevas minas no lo compensará. Las refinerías cerradas y las cadenas logísticas más complejas también complicaron el suministro de lingotes y
monedas de oro.

Sin embargo, los inversores no deben prestar demasiada atención a las variaciones en la producción y el suministro de oro. A diferencia del mercado del petróleo, el oro no es escaso. El equivalente a unos 60 años de suministros ya está sobre la tierra, y hay un gran mercado para el oro reciclado.

Joyería y bancos centrales

Una explicación más convincente para los recientes movimientos del oro viene de las variaciones de las fuentes de la demanda. La demanda global es un equilibrio entre el gasto del consumidor en oro físico y las inversiones financieras. En línea con la amplia contracción económica, la demanda de joyas cayó significativamente en la pandemia. La demanda de la Gran China, que representaba el 28% de las compras en 2019 como el mercado más grande del mundo, se redujo en casi dos tercios en el primer trimestre. La India, el segundo mercado más grande, sigue manejando la pandemia con confinamientos públicos. Entre ellos, China y la India representan más de la mitad del consumo mundial de oro físico.

En contraposición con esta caída de la demanda de los consumidores, los inversores aumentaron las compras de oro durante la pandemia. En la primera mitad de 2020, los ETF compraron una cantidad récord de 734 toneladas de oro, por valor de unos 39.500 millones de dólares, lo que supone un incremento del 600% con respecto al mismo período de hace un año y más que cualquier otro año completo de la historia, según los datos del Consejo Mundial del Oro.

Los bancos centrales modificaron su tendencia de 20 años de ventas netas de oro a raíz de la crisis financiera en 2010 y, desde entonces, han seguido siendo los principales compradores, representando alrededor del 45% de la oferta minera en los seis meses anteriores a junio. Aun así, los bancos centrales han reducido sus compras este año desde los niveles récord de 2018 y 2019, en parte porque Rusia detuvo las compras en abril.

Aumentando la resistencia

Hemos adaptado nuestro enfoque estratégico para crear una exposición dedicada al oro para los clientes. El oro continúa aumentando la capacidad de recuperación de las carteras y fortaleciendo la diversificación de las asignaciones de activos. Las perspectivas del oro dependen de este constante cambio de equilibrio entre el consumo físico y la demanda de servicios financieros de los inversores. Y, la demanda de estos depende en gran medida de la forma de la recuperación económica mundial y, en particular, de la evolución de las rentabilidades reales.

Si, tal y como esperamos, el contexto de rendimiento bajo a negativo persiste en línea con el lento crecimiento mundial posterior a la pandemia, es probable que esta demanda financiera compense la débil demanda de oro por parte de los consumidores.

Prevemos que los precios del oro seguirán teniendo apoyo y que se negociarán alrededor de 1.600 dólares/onza al año a partir de ahora, a medida que mejoren las perspectivas de la economía mundial. El riesgo para ello sería una recuperación económica más fuerte de lo previsto, convenciendo a los bancos centrales de todo el mundo de que pueden reducir o suspender con seguridad sus extraordinarios gastos de estímulo en activos. Eso implica que la Reserva Federal estaría entonces dispuesta a
aumentar los tipos de interés, aunque en un año electoral, y en las circunstancias actuales, eso sigue siendo difícil de imaginar.