Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Productos de consumo básico de mercados emergentes: vale la pena ser selectivo

  • 18-08-2020

  • 3 minutos

La inversión en mercados emergentes en las últimas dos décadas se ha visto principalmente impulsada por el aumento de la clase media a escala mundial. Los factores que han impulsado esta tendencia han variado desde una mejor gobernanza hasta una mayor integración financiera. A pesar del aumento del consumo de recursos naturales que esto ha generado, los precios de los productos básicos no han sido la forma de captar la creciente demanda.

Productos consumo básico mercados emergentes

En cambio, una de las mejores inversiones a largo plazo ha sido la de los productos de consumo básico

A medida que ha aumentado el ingreso per cápita, las personas han mejorado tanto la calidad como la cantidad de los bienes que consumen. La gente ha pasado de lavarse el pelo, el cuerpo o la ropa ocasionalmente a lavarse con regularidad. Mientras que antes el precio era el principal impulsor de la demanda, la calidad y la relación calidad-precio se han convertido en determinantes más importantes. En lugar de comprar sobres individuales de un solo uso, la gente ahora puede permitirse comprar en envases a granel más económicos. La calidad de un producto se ha convertido en algo más importante que la simple cantidad. Estas tendencias han ayudado al crecimiento de la rentabilidad de las empresas de productos de consumo básico.

Es posible que una sobreponderación general de los productos de consumo básicos haya servido para superar el rendimiento histórico del mercado, pero hay dos factores que vale la pena considerar y que pueden requerir un enfoque más matizado en el futuro.

La trampa de los ingresos medios

En primer lugar, el fenómeno conocido como la trampa de los ingresos medios postula que, en algún punto vagamente definido, los países luchan por crecer a medida que se erosiona la ventaja de los bajos salarios y otros factores como la falta de crecimiento de la productividad, la mala asignación del capital, la corrupción o la inmovilidad social se convierten en limitaciones. China, por ejemplo, ha tratado de diversificarse, pasando de un crecimiento impulsado por la inversión a un mayor enfoque centrado en el consumidor. Sin embargo, la economía sigue siendo impulsada en mayor medida por la inversión en infraestructuras y la especulación inmobiliaria, por lo que resulta difícil no llegar a la conclusión de que China puede estar cerca de esta barrera de ingresos medios.

Esto significa que el simple crecimiento del volumen subyacente puede no ser un viento de cola tan significativo para los productos básicos como en el pasado. Por lo tanto, la comercialización, la marca y la sofisticación de la gestión adquieren mayor relevancia. Un problema adicional es que las valoraciones de las acciones de productos básicos para el consumidor ya no tienen el descuento que solían tener. Las participaciones en productos básicos de consumo entre los inversores de los mercados emergentes centrados en la calidad han pasado de P/Es a mediados de los años 20 a más del doble en la última década, lo que hace menos segura una nueva inversión al alza.

La importancia de las acciones tecnológicas en las rentabilidades del mercado

La segunda consideración es que, como lo ejemplifica el rendimiento bifurcado de los fondos de los mercados emergentes en lo que va de año, las acciones tecnológicas se han convertido en un motor cada vez más importante de las rentabilidades del mercado. Así como la rentabilidad en EE.UU. se ha desviado hacia un puñado de valores, también ha ocurrido en los mercados emergentes. A pesar de la fuerte rentabilidad, los resultados no son del todo injustificados. Hay un motivo basado en la mejora real de los beneficios y el aumento del valor de la marca. Los múltiples avances tecnológicos son factores que provocan un cambio en las prioridades de gasto. No se discute que el teléfono inteligente ya no es un artículo de lujo sino más bien una necesidad, incluso en los países en desarrollo, ya que se distribuyen más bienes y servicios en línea y el dispositivo se convierte cada vez más en una fuente de ingresos.

Sin embargo, con el aumento de la guerra comercial y la creciente atención que se presta a las transferencias de tecnología como punto de contención, el riesgo de invertir en los valores tecnológicos es cada vez mayor. La tecnología es una categoría amplia y el riesgo no está distribuido equitativamente. Los semiconductores y el hardware corren más riesgo que el software o los servicios. Con la excepción de los grandes nombres chinos de Internet, los mercados emergentes están más expuestos a estas categorías de riesgo.

Los productos de consumo básico tienen atributos que seguirán siendo atractivos para los inversores

Tienen una baja intensidad de capital, márgenes más altos y un alto rendimiento del capital. Además, tienen barreras de entrada, ventajas competitivas y poder de fijación de precios. En un entorno político en el que la globalización está dando un paso atrás, los productos de consumo básico también están impulsados, en gran medida, por la demanda interna. Históricamente, han sufrido menos el impacto de la ciclicidad y ayudan a los inversores a capear las crisis económicas. En el entorno actual, tanto por el aumento de los riesgos geopolíticos como por la incertidumbre en torno a la capacidad de la economía mundial para recuperarse de los efectos del Covid-19, tal vez valga la pena que los inversores consideren la posibilidad de aumentar selectivamente su posicionamiento en este sector.