Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Los programas económicos de los candidatos demócratas

  • 21-02-2020

  • 4 minutos

La carrera hacia la Casa Blanca ya ha comenzado y, si bien prevén desde Bank Degroof Petercam que los efectos en el crecimiento económico de los programas propuestos por los candidatos individuales sean intrascendentes, es probable que los mercados financieros se vean afectados. Es posible que las propuestas de programas económicos de los candidatos demócratas tengan una fuerte influencia en ciertos sectores de actividad y, por lo tanto, en las cotizaciones bursátiles de las empresas que los integran.

Posturas de cada uno de los candidatos demócratas

Impuesto de sociedades

Bernie Sanders propone cancelar completamente el recorte de impuestos implementado por Donald Trump en 2017 (del 35% al 21%). A Joe Biden y Elisabeth Warren les gustaría ver un aumento parcial de la tasa (entre el 25% y el 30%). Además, la Sra. Warren también tiene la intención de poner freno a la evasión del impuesto de sociedades a fin de acercar la tasa impositiva efectiva a la tasa oficial.

Libre comercio

Incluso si los demócratas ganan, es poco probable que Estados Unidos revierta las medidas proteccionistas tomadas por la actual Administración. No obstante, cabe esperar que la Casa Blanca vuelva al multilateralismo en este caso y trate de mejorar sus relaciones con la Organización Mundial del Comercio (OMC). Son los demócratas moderados los que están más a favor del libre comercio. Por ejemplo, Joe Biden era partidario de la TPP (Trans-Pacific Partnership) y Pete Buttigieg no está a favor de los aranceles. También está a favor del multilateralismo. Elisabeth Warren y Bernie Sanders, por otro lado, se inclinan más por el proteccionismo. Warren ve los aranceles como una de las posibles herramientas para crear un campo de juego uniforme. Por su parte, el Sr. Sanders siempre se ha opuesto a los acuerdos de libre comercio, como el TLCAN de 1993, considerando que esos tratados alientan a las empresas a trasladar puestos de trabajo al extranjero. Aboga por la inclusión de condiciones ambientales, sociales y de derechos humanos en los acuerdos comerciales.

Política presupuestaria

Los candidatos no hacen campaña específicamente sobre si deben o no equilibrar los presupuestos. Sin embargo, analizando sus propuestas y la forma en que se proponen financiarlas, es posible evaluar su impacto en el presupuesto. Bajo la Administración de Trump, y aunque las condiciones económicas eran favorables, el déficit presupuestario aumentó de -3,1% en 2016 a -4,5% en 2019, como resultado de los recortes de impuestos y el aumento del gasto. Las propuestas de los demócratas moderados tienen en cuenta el impacto presupuestario. Pete Buttigieg afirma expresamente que el déficit no debe aumentar más, mientras que los de los candidatos progresistas corren el riesgo de provocar nuevos déficits. Bernie Sanders, por ejemplo, quiere aumentar los impuestos de las empresas, pero también propone un gasto aún mayor.

Gobierno grande vs. Gobierno pequeño

Además de los presupuestos y la política fiscal asociada, los candidatos también tienen una visión diferente del lugar que el Gobierno debe ocupar en la sociedad. Estas diferencias son, por ejemplo, palpables en la esfera de la regulación y los asuntos sociales.

Política antimonopolio

Elisabeth Warren y Bernie Sanders abogan por una política que limite la posición dominante de las grandes empresas. La Sra. Warren se centra principalmente en empresas tecnológicas (Google, Facebook y Amazon se van a dividir en diferentes entidades), mientras que el Sr. Sanders se centra en las empresas financieras que son «demasiado grandes para quebrar». Joe Biden también está a favor de esta dirección, pero es más moderado.

Atención médica

La reforma sanitaria es una de las prioridades de los demócratas. La importancia de esta cuestión se puso de manifiesto en las elecciones de mitad de mandato de 2018. Bernie Sanders aboga por un «Medicare para todos». El plan prevé la introducción de una cobertura sanitaria universal financiada por el Estado y la eliminación total de los seguros privados. Elisabeth Warren propone más o menos lo mismo. Joe Biden y Pete Buttigieg apoyan la creación de una cobertura pública que coexista con la privada.

Política cambiaria

Antes de que Donald Trump asumiera el cargo, Estados Unidos aplicaba una política de «dólar fuerte», dejando en la práctica que el mercado decidiera. Hoy, el Sr. Trump no oculta su frustración por el encarecimiento del dólar desde la primavera de 2018. Cree que el dólar está sobrevalorado y que esta subida pesa sobre la competitividad de las empresas americanas. Acusa a otros países de manipular sus monedas para mantener sus tipos de interés bajos. Los demócratas moderados apoyan la antigua política de un dólar fuerte, Elisabeth Warren aboga por un dólar débil («gestión activa de la moneda para promover las exportaciones y la industria»), y Bernie Sanders es neutral en esta cuestión. Siempre ha sido partidario de incluir cláusulas sobre el tipo de cambio en los acuerdos comerciales para evitar la manipulación de la moneda (de hecho, esas cláusulas fueron aplicadas por Donald Trump en el acuerdo negociado con China). Sin embargo, no es partidario de una depreciación activa del dólar. Por supuesto, el Gobierno también puede influir en el tipo de cambio del dólar a través de otras políticas, como la política fiscal o la política comercial.

Por supuesto, todas estas propuestas tendrán que ser traducidas en políticas económicas reales y el presidente tendrá que tratar finalmente con el Congreso. En este momento, la Cámara de Representantes tiene una mayoría de demócratas y el Senado una mayoría de republicanos. Pero el 3 de noviembre, 35 de los 100 escaños del Senado serán renovados (23 republicanos y 12 demócratas). Los 435 escaños de la Cámara de Representantes también se renovarán en esa fecha.

Mercados financieros y posicionamiento

Es probable que los mercados financieros estén particularmente atentos a las posibilidades de que surja un candidato demócrata progresista (Elisabeth Warren y Bernie Sanders) durante las primarias. El ascenso de uno de los candidatos progresistas podría tener un impacto negativo en el dólar y en los sectores tecnológico, financiero y farmacéutico, quizás incluso en la bolsa de Estados Unidos en su conjunto.

Dicho esto, la renta variable de EE.UU. tiende a tener un buen rendimiento en los años electorales. Desde principios de los años sesenta, sólo ha habido dos años de elecciones con resultados negativos para el S&P500 (en el 2000, cuando estalló la burbuja tecnológica, y en 2008, durante la crisis financiera). También nos parece que Donald Trump hará todo lo posible para crear un ambiente favorable, que le permita asegurar su reelección. Además, nuestro escenario económico se basa en una recuperación de la industria mundial (afectada por la guerra comercial en 2019) y un retorno al crecimiento de los beneficios corporativos este año.

Pueden pasar unos meses más antes de que sepamos exactamente qué demócrata desafiará a Donald Trump en las próximas elecciones, y mientras tanto, el dólar sigue desempeñando su papel de activo refugio en caso de turbulencias en el mercado.