El proyecto de ley de reforma de pensiones de Brasil es el primer paso para estabilizar la deuda

  • 18-07-2019

  • 4 minutos

El gobierno de Brasil está tomando medidas alentadoras para revisar el sistema de seguridad social cada vez más insostenible del país, cuyos costes están cerca del 40% del gasto gubernamental. El plan de reforma de pensiones ante el Congreso de la Cámara de Diputados de Brasil constituye una parte crucial de esa revisión, y la aprobación de la amplia legislación es cada vez más probable.  

La reforma de las pensiones puede permitir que el banco central de Brasil reduzca su tasa Selic clave, lo que debería proporcionar un viento de cola para los mercados locales de renta fija y varible, lo que impulsará los flujos de cartera.

En los últimos meses nos hemos vuelto más optimistas sobre las perspectivas de que Brasil tome medidas para poner en orden en su estructura fiscal. Nuestras expectativas para la aprobación de un proyecto de ley de reforma de pensiones este año se reforzaron el mes pasado en una reunión con el presidente de la Cámara Baja, Rodrigo Maia, y un pequeño grupo de inversores. Esta importante legislación incluye un aumento en la edad de jubilación, que requerirá enmiendas a la constitución del país y necesita apoyo del Congreso de ambos partidos para convertirse en ley.

Balanza al límite

Como muestra el gráfico, varios años de gasto en situación de déficit cada vez mayor han llevado a la balanza deficitaria a su límite, lo que aumenta deja de lado otros gastos, como la inversión y la educación, y el incumplimiento de las normas de límites de gasto existentes en los próximos años. Las pensiones son el componente más grande del gasto en seguridad social, que ya representó casi el 40% del gasto del sector público el año pasado.

El gobierno respondió con un proyecto de ley que fue aprobado por el Comité Especial de la Cámara Baja a principios de este mes. Una votación de pleno derecho sobre el texto principal fue aprobada rápidamente por un margen mucho más amplio de lo que los analistas esperaban. Después de las votaciones sobre las enmiendas, se espera la votación de la segunda ronda en la primera semana de agosto. Se seguirá un proceso similar en el Senado antes de que el Presidente Bolsonaro pueda firmar un proyecto de ley final.

Para los inversores, dos factores hasta ahora han sido tranquilizadores. Primero, el proceso diluyente de enmendar la propuesta del gobierno ha sido relativamente benigno, preservando la mayor parte de los ahorros esperados. Ahora esperamos una cifra final de entre BRL 850 mil millones y BRL 900 mil millones en los próximos 10 años, y los ahorros anuales aumentarán con el tiempo a medida que los jubilados pasen a la nueva estructura. Esto sería considerablemente más alto que nuestro pronóstico anterior de BRL 500-700 mil millones y equivaldría a aproximadamente el 2% del PIB para 2027.

C:\Users\hi39tb\AppData\Local\Microsoft\Windows\INetCache\Content.MSO\22879B1A.tmp
Fuente: Banco Central do Brasil, NN IP

En segundo lugar, el inesperado amplio apoyo al proyecto de ley demuestra que las diversas facciones dentro de la legislatura y el gobierno todavía pueden trabajar juntas para resolver problemas importantes. Si bien la relación del presidente Bolsonaro con el Congreso a menudo se percibe como algo antagónica, es probable que encuentre un apoyo continuo para su agenda económica. Dado que los déficits fiscales seguirán siendo importantes en el futuro previsible, incluso después de que se apruebe la reforma de las pensiones, este apoyo seguirá siendo de importancia crítica para esfuerzos adicionales, como la reforma fiscal y la privatización de activos del gobierno.

También debemos añadir una nota de precaución sobre la perspectiva. Es probable que la economía brasileña crezca a una tasa exigua de menos del 1% este año y luchará por acelerar en 2020, ya que el ajuste fiscal y los mercados globales débiles anulan los efectos de la flexibilización monetaria. Suponiendo que la reforma de las pensiones pase a fines del tercer trimestre, el banco central puede recortar hasta 100 puntos básicos a principios del próximo año, lo que elevará su tasa clave de Selic al 5,5%. Esto debería proporcionar un viento de cola para los mercados locales de renta fija y de renta fija, impulsando los flujos de cartera y agregando a una imagen de balance externo ya robusta. Pero el alcance de la aceleración del crecimiento o la apreciación de lo real es limitado. La prueba clave será qué tan rápido se puede reducir el equilibrio fiscal a niveles más sostenibles y si el gobierno podrá estabilizar la deuda en alrededor del 80% del PIB, que es nuestro caso base por ahora.

Estas expectativas han impactado el posicionamiento en nuestras carteras globales de EMD. En el espacio de divisas, preferimos la deuda emitida por empresas y empresas estatales (SOE) a la deuda soberana, principalmente debido a las micro reformas del Ministro de Economía, Roberto Guedes, que han beneficiado al sector privado. Las valoraciones soberanas poco atractivas también desempeñan un papel.

En deuda local, hemos reducido la exposición en las tasas después de un período prolongado de aplanamiento, pero mantenemos una sobreponderación en el real. El progreso adicional de la reforma y los signos de brotes verdes en los datos económicos podrían hacer que la moneda vuelva a caer por debajo del 3,6 al USD. También hemos sido positivos en el sector corporativo con la expectativa de que las reformas respaldarán la confianza de los consumidores y las empresas, beneficiando a los emisores con mayor exposición a la demanda interna. Los factores técnicos también deberían ayudar y esperamos que la emisión de eurobonos offshore sea limitada en el corto plazo.