Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Cómo puntúan las compañías japonesas en ESG?

  • 05-02-2020

  • 3 minutos

A menudo se dice que Japón va a la zaga del resto del mundo desarrollado en lo que respecta a las prácticas corporativas ambientales, sociales y de gobierno (ESG). Si comparamos las calificaciones de sus empresas con las de otros países, podemos concluir que efectivamente es así. Sin embargo, un análisis más profundo muestra que esta no es la historia completa, sobretodo en el enfoque de gobierno corporativo.

gobierno corporativo

De los principales mercados de valores del mundo, Europa tiene un desempeño considerablemente mejor que los demás en lo que se refiere a las calificaciones de ESG, con la mayor proporción de empresas mejores en su clase y una proporción significativamente menor de empresas con calificaciones bajas. El sesgo positivo en la distribución de las calificaciones de las empresas europeas en materia de ESG puede explicarse por su compromiso de larga data con los asuntos de ESG. Por el contrario, hay una marcada escasez de empresas mejor calificadas en Japón, aunque su distribución general de calificaciones no es materialmente diferente de la de los Estados Unidos.

¿Cómo puntúan las compañías japonesas en ESG?

Desglosar individualmente los componentes de los factores ESG nos da una mayor comprensión de las diferencias entre las regiones. En el informe elaborado por SYZ AM podemos observar, por ejemplo, que las empresas japonesas tienen un desempeño similar al de las europeas en cuanto a sus prácticas sociales y ambientales, pero están muy por debajo de las empresas europeas y estadounidenses en cuanto a la gobernanza. La deficiente puntuación del Japón en materia de gobernanza tiene su origen en las prácticas históricamente diferentes de sus empresas en otras partes del mundo.

En general, el modelo japonés de gobierno corporativo se ha caracterizado históricamente por las fuertes relaciones industriales y laborales, el predominio de personas con información privilegiada y la falta de supervisión independiente, en detrimento de los intereses de los accionistas. Sin embargo, desde el final de la burbuja económica de los años noventa, estas características se han debilitado considerablemente debido a la presión de los inversores extranjeros y, más tarde, de los fondos de pensiones, que promueven modelos más favorables a los accionistas.

Todo esto hace que la gobernanza empresarial japonesa esté avanzando en la dirección correcta, con una creciente independencia de la junta directiva, participaciones cruzadas en una tendencia descendente de 30 años y un aumento de los beneficios para los accionistas. Pero a pesar de estas mejoras, todavía hay mucho por hacer. Es más, a pesar de los progresos realizados en los últimos años, o tal vez debido a ellos, el impulso de las mejoras parece estar disminuyendo. La proporción de miembros independientes de la junta directiva parece estar estabilizándose en un tercio, y después de un largo período de importante desarrollo, la participación cruzada ha ido disminuyendo a un ritmo algo más lento en los últimos años.

Enfoque de gobierno corporativo

El enfoque de gobierno corporativo orientado a las partes interesadas frecuentemente utilizado en Japón ha hecho que sus empresas obtengan una mala puntuación en las matrices orientadas a los accionistas que examinan la composición y la supervisión de las juntas, la distribución de dividendos para los accionistas, la propiedad y el control. Además, a pesar de que las reformas han sido eficaces, las prácticas siguen estando a la zaga de las de otros países industrializados. Para los inversores, los datos de gobernanza pueden ayudar a calibrar la calidad de la gestión y la supervisión de la misma. Una buena supervisión puede ayudar a reducir el riesgo, y alinear los intereses de los accionistas y del gobierno corporativo puede mejorar los rendimientos.

En lo que respecta a las cuestiones ambientales, la cuestión más importante es el cambio climático y la inminente introducción del precio del carbono, que tendrá un importante impacto financiero en algunas empresas.  Por lo tanto, es importante tener en cuenta estas cuestiones en el análisis y ajustar las valoraciones en consecuencia.  Esto evita que los reglamentos se equivoquen y reduce el riesgo. 

En la esfera social, aparte de las cuestiones sociales universales de los derechos humanos, la gestión de la cadena de suministro y las repercusiones locales, la escasez de mano de obra de Japón, que está impulsada por el cambio demográfico, representa un importante desafío para las empresas.  En un mercado portuario altamente competitivo, el poder de negociación se traslada a los trabajadores, por lo que las mejoras en las condiciones de trabajo se han convertido en algo esencial en la lucha por el talento.