Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Qué ha devuelto el optimismo a los inversores?

  • 27-12-2019

  • 3 minutos

El resultado de las elecciones en Reino Unido y primera fase del acuerdo comercial entre EEUU y China han devuelto el optimismo a los inversores. Así, el repunte del MSCI World más de 10% desde principios de octubre sin duda incorpora una reducción en la percepción de estos riesgos, así como estabilización de datos macroeconómicos en mercados emergentes y Europa. Aunque en EEUU los datos apuntan a decepción en el ISM manufacturero y de servicios, su consumo interno y empleo que siguen sólidos. De hecho no vemos grandes riesgos en estos frentes los próximos tres meses.

inversores

Además esperamos que la salida de Reino Unido de la Unión Europea sea suave y beneficiosa para ambas potencias y no esperamos que Trump haga mucho “ruido” en año electoral. De todas formas hay riesgos potenciales para 2020, no inmediatos, que monitorizar. Es el caso de la elaboración de un borrador de acuerdo para combatir o limitar los monopolios tecnológicos chinos (como Huawei).

Preferencia por deuda en moneda local

El caso es que vemos estabilización del ciclo económico, con el riesgo de recesión en su nivel más bajo de los últimos doce meses y buenos datos en los principales indicadores en países desarrollados y emergentes.

De todas formas los activos de riesgo ya han descontado esta mejora. Además no esperamos muchas más medidas a lo largo de 2020 de los Bancos Centrales, aunque tampoco perjudiciales. Es posible que la Reserva Federal recorte una vez más los tipos de interés. Incluso cabe señalar la intervención del gobernador Brainard, que alude, a una posible estrategia de la Reserva Federal de control de la curva de rentabilidades a vencimiento de los bonos similar a la del Banco de Japón. Además el primer discurso de Lagarde ha resultado interesante por haber hecho hincapié en la necesidad de políticas fiscales más audaces en Europa, cuando en Alemania el cambio al frente del SPD, socio minoritario de gobierno, puede conducir a mayor propensión al estímulo fiscal. Así que la actitud de los bancos centrales sigue siendo proporcionar apoyo, con generosas inyecciones de liquidez cuando sea necesario.

En renta fija estamos comprando sensibilidad a variaciones de tipos de interés en deuda de EEUU, con preferencia por vencimientos a cinco años frente a diez años. Pero estamos cortos en bonos europeos, especialmente de Alemania y hemos reducido exposición a bonos italianos, donde puede haber riesgo de ampliación de diferenciales de rentabilidad a vencimiento. Tenemos poco crédito, algo de grado de inversión de EEUU, si bien en mercados emergentes tenemos preferencia por deuda en moneda local cara a 2020.

¿Cuáles son las preferencias de lo inversores?

Los inversores han preferido sobreponderar efectivo y bonos durante 2019, descuidando la asignación a acciones. Por nuestra parte la exposición a renta variable en la estrategia Multi Asset Global Opportunities es actualmente del 29%, en ligera infraponderación respecto a nuestra exposición neutral del 30%. Tenemos preferencia por sectores y mercados más relacionados con el ciclo económico. Recomendamos a los inversores los mercados emergentes, especialmente de Asia, así como Europa, pueden ofrecer buenas oportunidades en comparación con EEUU en 2020. Además infra ponderamos sectores más sensibles a subidas de tipos de interés que pueden estar expuestos a riesgo político en EEUU como salud, consumo y ligeramente tecnologías de la información, que además ha tenido muy buen comportamiento en 2019. Sobre ponderamos valor y sectores financiero e industrial.

Prácticamente no tenemos coberturas, tras haber reducido oro, yen y dólar a un peso total del 5%, frente a un rango normal entre 10% y 11%. Pero estamos pensando en comprar opciones “put” a corto plazo sobre índices S&P 500 y Eurostoxx. A pesar de que no esperamos una liquidación preferimos ser cautos ante una la posible anticipación de riesgo político en EEUU.