¿Qué hacer en un entorno complejo como el actual?

  • 22-01-2019

  • 2 minutos

El recién terminado 2018 no ha resultado un ejercicio cómodo para los ahorradores. Es difícil encontrar en la historia otro año como este, en el que prácticamente todos las clases de activos hayan generado rentabilidad negativa.

En este escenario, los expertos de Fonditel señalan que no es difícil encontrar inversores que finalmente claudiquen y deshagan posiciones a la espera de tiempos mejores. Sin embargo, este comportamiento suele ser un error. La historia demuestra que esas ventas se hacen generalmente en los peores momentos y generando pérdidas significativas. A diferencia de lo que los manuales suelen indicar el inversor tiende a la venta cuando los mercados caen y comprar cuando los activos han subido.

Si bien, haber mantenido posiciones en cuentas a la vista o activos de renta fija a corto plazo ha resultado positivo en el último año, no se trata de una estrategia recomendable a largo plazo dado que el efecto de la inflación acaba suponiendo una pérdida de poder adquisitivo.

Estamos asistiendo a una fase de final de ciclo y algunos sectores del mercado avisan de una posible recesión, de ahí que podamos preguntarnos el porqué de seguir en activos de riesgo.

Aun asumiendo que a uno de los ciclos de crecimiento más largos de la historia pueda seguir una recesión, no es menos cierto que la misma podría tardar en llegar y que la duración y profundidad de la misma, es hoy por hoy imposible de determinar. Deshacer posiciones antes de tiempo y estar fuera del mercado puede suponer una eventual pérdida de rentabilidad.

No obstante debemos ser realistas y reconocer que el entorno es complejo, que es probable que las cosas sigan estando complicadas y que la volatilidad en los mercados permanezca e incluso  aumente. En este difícil entorno es de vital importancia que el inversor reflexione sobre su perfil de riesgo y analice si su cartera es la adecuada en función de sus necesidades y edad. A partir de ahí  la mejor solución es alargar el horizonte temporal de las inversiones.