¿Qué ocurrió en la reciente reunión de la Fed?

  • 31-01-2019

  • 6 minutos

Tras la reunión celebrada ayer, la Reserva Federal de Estados Unidos ha anunciado que mantendrá intactos los tipos de interés en el 2,25% y 2,5%, el mismo nivel de marzo de 2008, y ha afirmado que será “paciente” antes de volver a subirlos, por la progresiva inseguridad sobre la perspectiva económica de Estados Unidos. Las gestoras no han tardado en mostrar su opinión y previsiones al respecto:

¿Se volverá contra la Fed su cambio de discurso?

Comentario por: Anna Stupnytska, Economista global de Fidelity International

La Reserva Federal mantiene sus tipos de interés sin cambios, como se esperaba, pero el tono general de la declaración sorprendió por su cariz expansivo. En su evaluación de las condiciones económicas no introdujo cambios reseñables, ya que tildó el crecimiento de sólido y el mercado laboral de fuerte.

Su evaluación de los riesgos ha cambiado considerablemente

Sin embargo, su evaluación de los riesgos ha cambiado considerablemente. Powell puso el foco en varias corrientes contrapuestas que apuntan a unas perspectivas menos propicias, como la desaceleración progresiva del crecimiento mundial, un conjunto de riesgos políticos como el Brexit, la incertidumbre comercial y el cierre de la administración estadounidense, así como unas condiciones financieras menos favorables. También destacó las tenues presiones inflacionistas, lo que sugiere que el riesgo de aumento de la inflación ha disminuido.

Pero lo más notable es que los comentarios sobre la evolución prevista de los tipos de interés y la normalización del balance han oscilado completamente y ahora muestran una postura expansiva; así, los “aumentos” de la horquilla objetivo para los tipos de los fondos federales han dado paso a los “ajustes”, lo que vuelve a poner sobre la mesa los recortes de los tipos de interés. Y ahora también se contempla variar el ritmo de normalización del balance y el tamaño último de este, algo que la Fed ha optado por plantear mucho antes de lo previsto.

En general, el tono muy expansivo de la Fed es netamente positivo para el riesgo y a los mercados les gusta la ‘put de Powell’. Sin embargo, a la vista de la más que aceptable coyuntura económica en EEUU., este cambio tan marcado en el discurso podría volverse contra la Fed dentro de unos meses, cuando se disipen las distorsiones de los datos, se aclare el panorama y la economía demande tipos más altos.

Ahora que se celebran ruedas de prensa después de cada reunión del FOMC, Powell tendrá varias oportunidades para alinearse de nuevo con las subidas de tipos.

Promete paciencia en los futuros movimientos de tipos

Comentario por: Jeremy Gatto, gestor del fondo Navigator de la gestora Unigestion

La Reserva Federal emitió una declaración moderada que eliminó la referencia a nuevos aumentos graduales de las tarifas y también indicó que podría ajustar la normalización de su balance general.

La Fed prometió paciencia en los futuros movimientos de tasas, parece que se encuentra más preocupada por los desarrollos globales y se tomará su tiempo para evaluar el impacto potencial de estos. Continuarán usando los tipos de fondos federales como su herramienta principal con un “sistema de piso”, sin embargo, si está justificado, la Reserva Federal está preparada para volver a su conjunto completo de herramientas, incluido el balance general. Durante la conferencia de prensa, Powell también mencionó de manera importante que la escorrentía del balance general podría terminar antes y su nivel final podría ser mayor de lo que se anticipó inicialmente.

La reunión del FOMC confirma que la Fed está adoptando un enfoque mucho más cauteloso, un mensaje al que otros bancos centrales desarrollados probablemente seguirán convergiendo.

Aunque la reunión del FOMC podría ser favorable para el riesgo a corto plazo, creemos que el entorno de “Ricitos de Oro” que presenciamos en la última década ha terminado, ya que la base fundamental ahora es muy diferente y mucho más frágil. Nuestra visión a medio plazo sigue siendo cautelosa y menos optimista con los riesgos clave todavía en juego.

Si bien la tendencia macro de desaceleración es preocupante y existen focos de riesgo significativo, especialmente en el frente político/geopolítico, la probabilidad de una recesión global sigue siendo bastante baja en el muy corto plazo.

El cambio de política monetaria de la Reserva Federal hacia una postura menos restrictiva hará que el dólar sea menos atractivo

El cambio de política monetaria de la Reserva Federal hacia una postura menos restrictiva hará que el dólar sea menos atractivo mientras el mercado continúa ajustándose a este cambio de política monetaria. Con la incertidumbre aún alta, la volatilidad probablemente se mantendrá elevada durante todo el año. Hasta que los fundamentos se reafirmen y las volatilidades y las correlaciones se estabilicen, nos centraremos en suavizar los rendimientos a través de coberturas inteligentes.

La Fed ofrece una orientación moderada

Comentario por: David Kohl, Chief Currency Strategist, Julius Baer

La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) siguió su nuevo guión en el que dependerá de los datos. Se reconoció la debilidad de los datos económicos nacionales y mundiales, y la probabilidad de aumentos de las tasas de interés se orientó a la baja. Aunque aún comenzó diciendo que la economía de los EEUU es fuerte.

Los conflictos comerciales han dado lugar a un entorno en el que la Fed puede ser cómodamente moderada, ya que la inflación y las expectativas de inflación permanecen en silencio. Un repunte en la actividad económica, incluida la dinámica de la inflación en la segunda mitad del año, es la condición necesaria para los aumentos de tasas adicionales en este año. Cambiamos nuestras expectativas de alza de los tipos a septiembre y diciembre de 2019, ya que la recolección podría necesitar más tiempo.

Comentario por: Markus Allenspach, Head Fixed Income Research, Julius Baer.

La Reserva Federal (Fed) ha reducido la lista de deseos del mercado de bonos línea por línea, prometiendo ser paciente cuando se trata de aumentar las tasas y flexible cuando se trata de la reducción del balance.

El mercado de bonos apreció la generosidad del banco central y se recuperó tanto en las tasas como en los mercados crediticios. En otras palabras, los rendimientos bajaron para los bonos del gobierno de los EE.UU. y más aún para los bonos corporativos.

El rendimiento promedio del índice de alto rendimiento corporativo de Bloomberg Barclays en Estados Unidos cayó a 7.03% desde 7.10% el martes y 7.15% hace una semana. Como se indicó ayer, habíamos esperado cierta volatilidad en la reunión de la Fed que podría usarse para agregar posiciones en segmentos más arriesgados. Seguimos viendo que los bonos de alto rendimiento de EE.UU se mueven en un amplio rango, y es probable que la rentabilidad aumente con el tiempo a medida que disminuyen los temores de recesión.

Seguimos siendo positivos con respecto a los segmentos más arriesgados del mercado de bonos, y favorecemos los bonos de bajo grado de inversión con una duración media. En el mercado de alto rendimiento, vemos la tendencia del rendimiento hacia el extremo inferior del rango del 8% al 6,5%, es decir, vemos más espacio para el rendimiento superior de este segmento.

Mantenemos nuestra postura positiva sobre la deuda de divisas de los mercados emergentes a pesar de las sólidas ganancias en lo que va del año.

Comentario por: Carsten Menke, Commodities Research Analyst, Julius Baer

El mercado del paladio continúa siendo noticia, ya que su récord no solo atrae a los inversores, sino también a los ladrones, quienes están desmantelando los convertidores catalíticos de los automóviles y vendiéndolos a los comerciantes de chatarra.

Todavía luchamos por dar sentido a este récord y creemos que está impulsado por el seguimiento de tendencias y el comercio técnico en lugar de mejorar los fundamentos. Las ventas mundiales de automóviles, la fuente dominante de la demanda de catalizadores, han superado su pico cíclico y deberían mantenerse suaves en el futuro previsible. El mercado automovilístico de China sufrió su primera caída en tres décadas el año pasado, frente a las repercusiones del anterior programa de estímulo, los vientos en contra de la financiación de los automóviles entre pares y la desaceleración de la economía.

Para apoyar a la industria automovilística, se anunció otro programa de estímulo. Si bien se dirigen a áreas rurales donde las tasas de propiedad de automóviles siguen siendo bajas en comparación con las áreas urbanas, el programa carece de objetivos concretos y un compromiso claro del gobierno central. En cambio, pone a los gobiernos locales a cargo en un momento en que tienen restricciones financieras, lo que apunta a un impacto muy limitado a corto plazo en las ventas de automóviles. A largo plazo, las ventas de automóviles convencionales en China están en camino de nivelarse en los próximos cinco años, considerando el fuerte crecimiento de los vehículos eléctricos. Debido al sentimiento positivo que prevalece en el mercado del paladio, los riesgos de los precios a corto plazo todavía parecen estar sesgados al alza, pero creemos que los niveles de precios actuales no son sostenibles en el mediano a más largo plazo.

A medida que las ventas de automóviles cayeron por primera vez en tres décadas el año pasado, China anunció otro programa de estímulo para el mercado de automóviles. Creemos que carece de objetivos concretos y un compromiso claro del gobierno, que apunta a un impacto muy limitado a corto plazo en las ventas de automóviles.

La Fed lanza señales de calma para los inversores en oro

Comenantario por: Ned Naylor-Leyland, gestor del fondo Merian Gold & Silver

Después de la reunión de la Reserva Federal de EE UU, se siente como si los siete años de hambruna bíblica para los inversionistas de oro y plata finalmente estuvieran llegando a su fin. El largo ciclo de promesas de normalización, aumentos en las tipos y la futura reducción de los balances del banco central se ha paralizado.

Los metales monetarios se liberan de un bloqueo de orientación hawkish hacia adelante y, en mi opinión, parecen listos para embarcarse en otra corrida secular del mercado alcista. Es notable que desde que comenzó el ciclo de la hambruna y el oro alcanzó un máximo de alrededor de US $1,900 / oz en 2011, los balances de los bancos centrales han seguido creciendo. Uno se pregunta qué niveles de oro y plata medidos en dólares estadounidenses pueden alcanzar en esta ocasión.