¿Qué oportunidades en deuda corporativa europea presenta el mercado?

  • 29-01-2019

  • 3 minutos

La deuda corporativa europea registró ventas masivas el año pasado en un contexto de aversión al riesgo generalizada. La mayoría de activos de riesgo se han recuperado desde entonces. Destacamos una de las excepciones más sorprendentes: la deuda europea con calificación BBB. Consideramos que este segmento del mercado de deuda corporativa europea ofrece ahora un valor relativo interesante, si bien mantenemos nuestra visión neutral sobre esta clase de activo en general.

Los bonos con calificación BBB representan el escalón más bajo de la categoría «grado de inversión» (Investment Grade), por lo que, por lo general, se ven más afectados que sus homólogos de este segmento con calificaciones más elevadas durante episodios de ventas masivas, y se recuperan con mayor rapidez cuando los mercados suben. Los bonos BBB registraron importantes flujos de salida a finales de 2018, lo que impulsó los rendimientos al alza, si bien están rezagados en la recuperación que están viviendo los activos de riesgo en 2019.

La línea inferior del gráfico anterior muestra esta descorrelación: el diferencial de rendimientos entre la deuda corporativa europea con calificación BBB y A (un escalón por encima en términos de calificación) se ha mantenido estable en torno a los amplios niveles registrados a finales de año, en lugar de reducirse, como suele suceder durante periodos de predisposición al riesgo.

Al mismo tiempo, los bonos con una calidad inferior al grado de inversión con calificación BB (el nivel más alto del segmento de alto rendimiento) han registrado rentabilidades superiores a los bonos BBB, de mayor calidad, y el diferencial de rendimientos entre ambos se ha reducido. Véase la línea superior del gráfico.

Un fondo global positivo

Las preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento mundial y los temores sobre el Banco Central Europeo (BCE), alimentaron la venta masiva en diciembre de los activos de riesgo.

Atribuimos la recuperación tardía del cojunto de BBB en parte a un aumento en sus emisiones por parte de las entidades financieras de la zona euro para reforzar sus balances, en lugar de preocuparse por la baja de las calificaciones. La emisión elevada puede haber llegado para quedarse, pero vemos más espacio para que se recupere el amplio mercado corporativo europeo, incluidos los BBBs.

Los temores sobre una recesión en 2019 parecen exagerados

Vemos una desaceleración del crecimiento global, no suficiente para finalizar la expansión, pero lo suficiente para mantener a los principales bancos centrales en espera.

El crecimiento de la zona euro debería estabilizarse en niveles bajos en 2019, gracias a una política del BCE extremadamente sencilla, nuevos estímulos fiscales y el levantamiento de medidas excepcionales, como las interrupciones en la regulación de la industria automotriz.

El BCE mantuvo su política la semana pasada, como esperábamos. Estamos de acuerdo con su evaluación de que los riesgos de crecimiento se han desplazado a la baja.
Esto hace que el crecimiento del BCE y las estimaciones de inflación parezcan optimistas. Vemos a la Fed de EE.UU en espera hasta al menos septiembre. Todo esto hace que para un fondo global positivo para el crédito.

Las amenazas a medio plazo para la unidad europea, el crecimiento todavía anémico de la economía europea y su dependencia del comercio nos hacen ser cautelosos hacia los activos de riesgo europeos.

En general, preferimos la renta fija de Estados Unidos sobre los bonos europeos, dado que la Fed ya ha reforzado su política. Sin embargo, consideramos que los bonos corporativos en euros con calificación BBB son una oportunidad para los inversores en dólares estadounidenses con cobertura de moneda y los inversores en euros.

El riesgo clave

El riesgo clave: un resurgimiento de la sensación de riesgo y salidas relacionadas con preocupaciones de recesión y tensiones geopolíticas. Tendríamos que ser más optimistas sobre las perspectivas de crecimiento de la eurozona o el potencial de las resoluciones para los problemas políticos, incluido el Brexit.