Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

¿Qué podemos esperar de la reunión de este jueves del BCE?

  • 14-07-2020

  • 7 minutos

El foco de atención de esta semana se sitúa principalmente en la reunión de tipos de interés del BCE y en las negociaciones del fondo de recuperación de la Unión Europea. Este jueves 16 de julio conoceremos la decisión del Consejo de Gobierno del BCE respecto a los tipos de interés oficiales aunque no se esperan cambios, por lo que los tipos se mantendrán en el 0,0% y el de facilidad de depósito en el -0,5%. A continuación, os dejamos con las valoraciones de Aberdeen, Allianz GI, AXA IM, A&G Banca Privada y PIMCO.

Paul Diggle, economista senior de Aberdeen Standard Investments

Es poco probable que el BCE anuncie nuevos estímulos esta semana, ya que acaba de aumentar sus compras de activos en junio y la recuperación económica europea parece muy fuerte por ahora. Es posible que se hagan ajustes técnicos al tietering, lo que aliviará parte de la tensión de los tipos negativos en los bancos. Sin embargo, la verdadera atención se centrará en Christine Lagarde, que utilizará la rueda de prensa para animar a los líderes políticos europeos a acordar el Fondo de Recuperación de la UE en la cumbre de emergencia que se celebrará a finales de la semana. Pero con el dinero del Fondo de Recuperación que se desembolsará gradualmente durante un período de varios años, pensamos que el BCE puede tener que volver actuar más adelante este año, y es muy posible una nueva expansión del QE en septiembre o diciembre

Franck Dixmier, Director de Inversiones Global de Renta Fija de Allianz Global Investors

El BCE puede estar satisfecho con los resultados de su política a gran escala, implementada desde marzo, y con la fuerte mejora en las condiciones financieras dentro de la zona euro.

  • La recuperación, impulsada por el consumo, ha sido más fuerte de lo esperado: el Índice del Gerente de Compras (PMI) para la industria manufacturera en la zona euro se situó en el 47,4% en junio, frente al 39,4% en mayo, mientras que el Índice de Servicios alcanzó el 48,3%, comparado con el 30.5% en mayo.
  • La tasa de crecimiento interanual del agregado monetario amplio M3 fue del 8,9% interanual, en comparación con el 8,2% de abril. Esto confirma la efectividad de la política de concesión de créditos y la fluidez en la transmisión de la política monetaria.
  • Finalmente, la contracción de los diferenciales de crédito confirma un mercado de crédito activo.

Por lo tanto, el contexto general está más calmado que en la reunión anterior del BCE en junio. Sin embargo, el BCE debe reiterar su vigilancia y su voluntad de intervenir aún más, si es necesario.

El entorno sigue caracterizándose por la incertidumbre en torno al desarrollo de la pandemia, en la zona del euro y en todo el mundo, lo que genera dudas sobre las perspectivas de crecimiento y la economía global en general. Además, los índices de inflación y las perspectivas de inflación siguen siendo extremadamente bajos. La tasa de inflación anual en la zona euro (IPC) se ubica en 0,3%, el IPC subyacente en 0,8% y las expectativas de inflación permanecen en niveles históricamente bajos con un indicador de intercambio a 5 años en 1,10% en junio.

Por lo tanto, anticipamos una extensión del Programa de Compra de Emergencia frente a la Pandemia (PEPP) en otoño para satisfacer las considerables necesidades financieras de los gobiernos en 2021, que debería alcanzar los 1,1 billones de euros dentro de la zona euro en 2021. El PEPP, ya extendido en la reunión anterior el 4 de junio, debería extenderse hasta 2022.

Los mercados de bonos deberían permanecer en calma. Los tipos a corto plazo están bien anclados en puntos muy bajos, y la curva de rendimiento permanecerá bajo la influencia del BCE durante mucho tiempo.

Gilles Moëc, economista jefe de AXA IM

Tanto las autoridades fiscales como las monetarias siguen lidiando con la recesión. Aún así, el BCE probablemente hizo lo suficiente el mes pasado para tomarse un respiro en su reunión del Consejo de Gobierno este jueves. Sin embargo, puede que sea necesario afinar la comunicación. En las últimas dos semanas algunos miembros del Consejo han mencionado la posibilidad de que el banco central no tenga que gastar todo lo que ha previsto desde el comienzo de la crisis. Dado que las últimas cifras del banco central muestran que, en efecto, ha reducido su volumen de compras en las últimas semanas, no nos sorprendería escuchar muchas preguntas sobre la solidez de su compromiso. Creemos que debería ser relativamente sencillo para Christine Lagarde explicar que la reducción de las compras es una mera adaptación a mejores condiciones de mercado, pero que no hay una nueva preferencia de restricción por parte del banco central. Sin embargo, observamos que como el Consejo Europeo está ocupado negociando el Fondo de Recuperación y Resistencia – la fórmula de «apoyo fiscal federal» que aligeraría la carga del BCE – la presidenta del BCE puede no querer que los Gobiernos se sientan «demasiado cómodos» con el nivel de protección que reciben del banco central. Esto podría resultar una difícil elección de palabras en el mensaje a transmitir. Nunca hay un día fácil en el banco central.

Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G Banca Privada

No esperamos grandes cambios en política monetaria en la reunión de este jueves. Después de haber sorprendido al mercado con un incremento del PEPP por encima de las previsiones en junio, las últimas semanas se han sucedido comentarios de miembros del BCE abriendo la posibilidad de que no se disponga de la totalidad del programa de emergencia. Habrá que estar pendientes, por tanto, a los comentarios que haga Lagarde en rueda de prensa, ya que todavía no se ha posicionado al respecto, aunque esperamos que vuelva a dar un sesgo dovish a su discurso, como viene haciendo en las últimas reuniones.

Por otro lado, probablemente se le volverá a preguntar sobre la posibilidad de incluir en los activos elegibles a las emisiones que hayan perdido el grado de inversión durante la pandemia, ya que el mercado en determinados momentos si ha descontado que pudieran incluirse dentro PEPP.

Por tanto, no debería haber grandes movimientos en los mercados tras la reunión del jueves, teniendo en cuenta también que estamos en la antesala del Consejo Europeo del viernes y sábado en el que se debería avanzar en el Fondo de Recuperación.

Konstantin Veit, gestor senior de carteras de PIMCO

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne el jueves y esperamos que se abstenga de hacer cualquier cambio en la configuración de la política monetaria. El BCE está en piloto automático. El BCE hará un seguimiento de cómo se desarrollan las condiciones macroeconómicas en los próximos meses y responderá a cualquier endurecimiento significativo de las condiciones financieras con su PEPP de gran tamaño. No se publicarán nuevas proyecciones del personal.

Implicaciones de la inversión: las políticas del BCE apoyan los activos de riesgo europeos, pero los diferenciales han avanzado mucho y el entorno sigue caracterizándose por una gran incertidumbre sobre las perspectivas macroeconómicas y la falta de claridad sobre si los políticos responderán a la crisis con suficiente calidad y escala.

Reflexiones adicionales:

YCC: No creemos que el BCE vaya a abandonar explícitamente el principio de la clave del capital, sino que seguirá insistiendo en la considerable flexibilidad que encierra el PEPP y en la preparación para superar los límites que se ha impuesto a sí mismo en la medida de lo necesario. Creemos que el PEPP constituye efectivamente el LYCC (control de la curva de rendimiento suave), ya que el PEPP es tanto un instrumento para cumplir la postura general de la política monetaria como un instrumento para desatascar el mecanismo de transmisión. La postura general se aplica a través de las condiciones financieras agregadas y aboga por las compras realizadas de acuerdo con la clave de capital. Las cuestiones de transmisión suelen ser específicas de cada país e implican compras que se desvían de la clave de capital. Como reflejo de esta doble función del PEPP, es poco probable que el BCE abandone oficialmente el principio de la clave de capital, pero seguirá utilizándolo con flexibilidad, según prevalezcan las consideraciones de posición o de transmisión. En cuanto a la postura, el BCE sigue reiterando que las condiciones financieras de la zona del euro en su conjunto siguen siendo más estrictas en comparación con el período anterior a la pandemia, mientras que las perspectivas de crecimiento e inflación exigían unas condiciones financieras más fáciles. Las condiciones financieras figuraron 23 veces en las actas de la reunión del BCE de junio, centrándose en la importancia de los rendimientos de los bonos soberanos.

Sobre del PEPP: En las actas de la reunión del BCE de junio se mencionó que el sobre del PEPP (Programa de Compras de Emergencia para casos de Pandemia) «debe entenderse como un límite máximo, lo que implica que en caso de que se produzcan importantes sorpresas al alza en las perspectivas, no será necesario utilizar el sobre completo». Varios miembros de la Junta Ejecutiva han repetido ese mensaje desde entonces, lo que ha dado lugar a algunas especulaciones del mercado sobre la posibilidad de que el BCE reduzca las compras del PEPP antes de lo previsto. Dadas las perspectivas de inflación a mediano plazo, creemos que esas consideraciones están fuera de lugar y que las posibilidades de no agotar el sobre actual son muy escasas. Como recordatorio, el BCE prevé actualmente que la inflación básica del HICP en 2022 será inferior al 1%. 

Multiplicador tiering: Es probable que el BCE explore si la actual asignación para que los bancos europeos pongan 6 veces las reservas mínimas de nuevo en el BCE al 0% es todavía adecuada. El BCE introdujo el escalonamiento para mitigar la presión sobre los bancos que emana de las tasas negativas. Sin embargo, la graduación debe equilibrarse con el deseo de mantener los rendimientos del mercado monetario cerca de la tasa de depósito, lo que a su vez requiere una cantidad de reservas lo suficientemente grande para ser estacionada en la tasa de depósito para actuar como un ancla para el resto del complejo del mercado monetario. Las reservas se han incrementado sustancialmente desde entonces y se espera que crezcan aún más a través de los programas de compra de activos en curso. Por lo tanto, creemos que el BCE buscará aumentar la cantidad que los bancos pueden dejar en el BCE al 0% sin poner en peligro un aumento en las tasas del mercado monetario, y aunque es concebible que esto ocurra ya el jueves, en general creemos que la decisión de aumentar el multiplicador es más probable que se produzca algo más tarde en el año. La duplicación del multiplicador a 12 veces en la reunión de septiembre o diciembre parece una base razonable, que debería ayudar más a los bancos y actuar como un ancla adicional para los diferenciales en el mercado.

Revisión de la estrategia: Christine Lagarde podría recibir preguntas durante la conferencia de prensa sobre el estado de la revisión de la estrategia. La pandemia pospuso la revisión alrededor de medio año, y el BCE ahora pretende presentar el resultado de las deliberaciones de la estrategia a mediados de 2021. Así que aunque puedan surgir preguntas y la revisión se vea más aliviada durante el resto del año, es probablemente demasiado pronto para que Lagarde comunique información adicional significativa en esta etapa. Seguimos esperando una evolución en lugar de una revolución y, al igual que en el último examen de 2003, no esperamos que el ejercicio tenga repercusiones radicales en las inversiones.