¿Qué sectores están perdiendo velocidad?

  • 08-05-2019

  • 2 minutos

El pasado 2 de mayo se celebró el quinto centenario de la muerte de Leonardo da Vinci, maestro del sfumato, una técnica pictórica que consiste en rodear a los objetos de un halo difuminado. Las publicaciones económicas de la semana en Europa le han rendido homenaje, a su manera, al representar un paisaje económico con evoluciones favorables y desfavorables inextricablemente mezcladas.

Así pues, el índice publicado el miércoles sobre la actividad manufacturera de Estados Unidos refleja un sector industrial que pierde velocidad, con el 52,8 frente al 55,3 anterior (y el 56,6 a finales de enero), gravado por ciertos componentes muy débiles (precios pagados a 50,0; nuevos pedidos a 51,3 e importaciones a 49,8).

En cambio, la confianza de los consumidores ha resultado ser muy sólida (129,2 frente al 126,8 previsto), así como los datos relativos al mercado de trabajo: 263.000 creaciones de empleo no agrícolas frente a los 190.000 previstos, una tasa de desempleo que, junto con una inflación salarial que sigue siendo moderada, pasa del 3,6% (3,8% previsto), al 3,2%: una situación ideal para los inversores.

La industria alemana se hunde

En Europa se ha podido observar el mismo sfumato: el crecimiento del PIB ha resultado ser ligeramente superior a lo previsto en Francia y en la zona euro (con el +1,1% y el +1,2%, respectivamente). Y la evaluación definitiva de los PMI manufactureros europeos muestran una recuperación en Francia e Italia con respecto al mes precedente, que ciertamente estaba muy debilitado. Pero, en contrapartida, la industria alemana se hunde cada vez más en el territorio de la recesión (el 44,4 frente al 44,5 anterior).

Esta vez, es la Europa del Sur la que tira de Alemania… Y la situación podría empeorar aún más si Trump llega a cumplir sus amenazas contra el sector automovilístico europeo.

Incluso la reunión de la FED que finalizó el pasado miércoles 1 de mayo ha sido ambigua: la institución ciertamente reconoce la debilidad de la inflación en Estados Unidos, pero la atribuye a factores «transitorios». Por lo tanto, el banco central no tiene previsto nuevos estímulos, de momento, lo cual ha decepcionado al mercado. La próxima reunión, prevista para junio, debería permitir estimar si estos factores persisten o no.

Los valores de Europa han tranquilizado

Afortunadamente, la publicación de los resultados de empresas ofrece un paisaje un poco más legible. En conjunto, tales resultados superan las previsiones de los analistas, en concordancia con los hábitos; es cierto que estos últimos los habían bajado claramente en los tres últimos meses. Un ejemplo emblemático: APPLE, la empresa más cara del mundo, en alternancia con MICROSOFT, ha experimentado una apreciación considerable de su título, porque -a pesar de la ralentización en las ventas del iPhone, su producto estrella- su oferta de servicios crece con mayor intensidad que nunca.

En Europa, ciertos valores olvidados han tranquilizado bastante. Por ejemplo, los bancos franceses. La BNP ha sorprendido positivamente gracias a los ingresos de la banca de inversión; es cierto que SOCIETÉ GÉNÉRALE retrocede en relación con la banca comercial, pero refuerza sus fondos propios. Otro ejemplo, las cadenas de televisión TF1 y M6, que han mostrado una buena resistencia frente a los canales alternativos de difusión publicitaria.