¿Qué valorar en los fondos multiestrategia? ¿Son adecuados en el entorno actual?

  • 09-11-2018

  • 3 minutos

Los fondos multiestrategia son vehículos de inversión colectiva que pueden invertir en diversos activos (renta variable, tipos de interés, crédito, liquidez…) y que pueden a su vez implementar diversas estrategias, con un nivel de riesgo definido, con el objetivo de obtener retornos positivos en cualquier entorno de mercado, con un nivel de riesgo controlado.

La principal diferencia de los fondos multiestrategia con respecto a los fondos “químicamente puros” de renta variable o renta fija, es la capacidad de diversificación tanto de activos como estrategias de gestión, lo que les otorga de una mayor flexibilidad y, por lo tanto, la capacidad de adaptarse a las distintas condiciones de mercado que se presenten.

Como he dicho, para lograr este objetivo descorrelacionador con los activos tradicionales, los fondos multiestrategia pueden invertir en infinidad de activos, haciéndose vital la calidad de la gestión para cumplir con el objetivo de rentabilidad y riesgo. Delegamos en el equipo de gestión del fondo la capacidad de decidir si debe invertir en uno u otro activo o si debe asumir un mayor o un menor riesgo en cada momento de mercado. Como nos gusta decir desde Altair “el qué se tiene que mover es el gestor y no el cliente”. Creemos que es la clave de este tipo de fondos.

Elementos a tener en cuenta a la hora de elegir un Fondo Multiestrategia

El equipo de gestión: se hace imprescindible valorar la solidez, consistencia y la eficiencia del equipo a través del track record del fondo en cuestión (15 años en el caso de Altair), los niveles de volatilidad, el comportamiento en momentos de estrés, así como capacidad de gestión activa y flexible.

Esta gestión activa y flexible proporciona una ventaja competitiva construyendo posiciones con sentido común, comprando cuando el mercado cotiza con grandes descuentos.  Además, un mercado con elevada volatilidad genera oportunidades en todos los tipos de activos (renta variable, renta fija…), por lo que el perfil multiestrategia puede ser el más adecuado para aprovecharlas.

Otro punto clave, que debe analizar el cliente o el asesor es el perfil de riesgo del fondo. Dentro de la categoría, podemos encontrar desde fondos con un nivel de riesgo bajo (volatilidades comprendidas entre el 2%-4%) hasta niveles de riesgo similares a los de la renta variable (con volatilidades superiores al 10%). Por ello, antes de decantarse por un fondo, no debemos analizar solo su rentabilidad pasada, sino también el riesgo que ha asumido para obtener esa rentabilidad. Después, podemos analizar el ratio de sharpe del fondo (rentabilidad/volatilidad) que nos indicará la calidad de la gestión de ese vehículo, pero como paso previo debemos ver si ese fondo encaja con nuestro perfil de riesgo.

En tercer lugar, el cliente o asesor debe analizar si entiende o no las estrategias que se aplican en el fondo. Creemos que es imprescindible conocer y entender el producto en el que estamos invirtiendo, eso evitará sustos en momentos de volatilidad de mercado y vernos forzados a vender en caídas si estas son superiores de lo que podemos aguantar por no haber entendido bien el producto.

Por último, aunque las comisiones de los fondos pueden resultar un motivo importante para decantarse por un fondo u otro, la propia cotización del NAV ya recoge la rentabilidad ajustada sin la comisión, por lo que, a efectos comparativos, consideramos que son otros los aspectos a los que debemos prestar atención.

Dicho esto, un año como el 2018, con este entorno de mercado tan complejo en el que las principales bolsas han registrado caídas de entre el 6%-12%, con unos diferenciales de crédito que se han ensanchado en todas las categorías y con un tensionamiento de los tipos de interés tanto por la política monetaria de los Bancos Centrales como por el ruido geopolítico que azota: en la periferia euro (brexit e Italia), en EE. UU. y China (con la guerra comercial) creemos que es necesario medir dónde remunera el riesgo y dónde no, tener flexibilidad para aprovechar los movimientos de mercado e invertir en los activos que ofrezcan un mayor ratio riesgo/rentabilidad y la suficiente capacidad de aplicar las estrategias que consideras más adecuadas a cada mercado. Por todo esto, consideramos los fondos multiestrategia como una muy buena alternativa para estos entornos de mercado.