Reformas en el sistema de pensiones para garantizar las prestaciones a futuro

  • 22-03-2019

  • 2 minutos

La Jornada “El Futuro de las Pensiones España-México” celebrada en la Casa de México en Madrid el 21 de marzo, ha reunido a un grupo de expertos que han debatido sobre el futuro de las pensiones, a partir del análisis de dos modelos de sistemas de pensiones: el español, que es un sistema público, contributivo y de reparto, y el mexicano, un sistema puro de capitalización.

La jornada, organizada por Fidentiis Gestión SGIIC y la gestora de pensiones mexicana Vitalis, estuvo presidida por la Excma. Sra Dña. Roberta Lajous Vargas, embajadora de México en España. Contó con la participación de Pilar González Frutos, Presidenta de UNESPA; Angel Martínez-Aldama, Presidente de Inverco; Óscar Arce, Director General de Economía y Estadística del Banco de España; Gibrán Ramírez, Secretario General de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social; Miguel Ángel García Díaz, de FEDEA; Diego Valero, CEO de Novaster; Tenoch Ochoa, socio de Millas para el Retiro; Virginia Oregui, Directora General de GEROA EPSV; y Alejandro Bonilla, Presidente de Greycells. El moderador fue Abraham Hernández, Presidente de PBSS/IAA.

Problemática a futuro

Los ponentes coincidieron en la visión de que el sistema de pensiones necesita reformarse para poder seguir garantizando las prestaciones con el mismo nivel de ingresos y gastos para las futuras generaciones (lo que se denomina equidad intrageneracional). Según las estimaciones de los expertos, el peso del gasto público en pensiones en España pasará del 12% actual al 16% o incluso el 18% en el medio plazo, lo que supondrá un mayor coste para poder sufragar el nivel actual de prestaciones.

Ello se debe a la combinación de una serie de factores: el envejecimiento demográfico y la consecuente mayor longevidad; los bajos tipos de interés que propician el mayor endeudamiento público; el menor crecimiento económico; y la menor tasa de natalidad, que reduce la masa de trabajadores que deberán soportar con sus cotizaciones las prestaciones para la jubilación.

Así, las previsiones indican que en el plazo de cinco años, el número de trabajadores que alcanzarán la edad de jubilación y se incorporarán al sistema de prestaciones, pasará de los 300.000 actuales a los 600.000. Según los ponentes, el sistema de pensiones debe garantizar que el nivel de vida en la jubilación sea similar al del cotizante en su vida laboral.

Soluciones

Entre las diversas soluciones que contemplaron los participantes para alcanzar la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones en España, se mencionaron tres: el fomento del ahorro (economía conductual), la innovación financiera para generar productos y servicios financieros que complementen las necesidades que no cubrirán las pensiones a futuro, y la mayor transparencia e información exigidas sobre esta cuestión, vinculadas a un mayor nivel de educación financiera entre la población.

El consenso político es otra cuestión clave para materializar esta reforma del sistema de pensiones, porque las diferencias ideológicas entre los partidos, más evidentes en periodos electorales como el actual, retrasan la toma de decisiones. Una situación que, de no solventarse a tiempo, tendrá que abordarse de una manera obligatoria, una vez que los niveles de deuda pública se disparen y organismos como la Unión Europea impongan medidas para corregir el problema.

Ricardo Seixas, CEO de Fidentiis Gestión, destacó en el cierre de la jornada que “nos preocupa la protección del capital en los momentos más difíciles, para lograr rendimientos sostenidos en el largo plazo. Y nos preocupa asimismo la información, y la gestión sostenible del ahorro. Desde Fidentiis Gestión, estamos comprometidos con todas las estrategias de preservación de capital e inversión sostenible que logren la consecución de los objetivos particulares para los ahorradores”.