Retire de la mesa sus apuestas sobre las divisas

  • 08-03-2019

  • 3 minutos

El dólar es una de las divisas sobre las que más se debate hoy en día. Tiene un impacto macroeconómico que afecta a la rentabilidad de varias clases de activos que van desde los mercados emergentes hasta las grandes multinacionales large caps estadounidenses.

El discurso estándar es el siguiente: el billete verde no puede extender los beneficios de 2018 porque la Reserva Federal (Fed) ya considera suficiente el proceso de subidas de tipos de interés realizado. Hemos atestiguado un máximo en el diferencial de intereses, con los inversores estadounidenses cobrando un 3% anual por concepto de carry trade solamente para neutralizar el riesgo cambiario de sus inversiones en renta variable mediante una cobertura de divisas (FX). La otra cara de esto, es que los inversores en mercados de bajos rendimientos como Alemania o Japón, necesitan pagar este carry en caso de que quisieran cubrirse del riesgo de la variación de valor del dólar frente a sus divisas locales.

Ser neutral en términos de FX, implica no apostar en lo más mínimo sobre una divisa

La perspectiva de los inversores estadounidenses está consistentemente sesgada hacia un dólar débil, ya que tradicionalmente apuestan contra su bajada mientras mantienen una exposición a la renta variable global. Esto lleva a algunos a creer que la caída del dólar va a ser eterna. Asimismo diverge del comportamiento de muchos inversores internacionales que han estado muy alertas a las exposiciones cambiarias por un período mucho más prolongado.

Soy más precavido al predecir una caída perpetua del dólar. Creo que la mayoría de los inversores estadounidenses deberían tener una convicción mucho menor en el sesgo direccional cambiario que aplican sobre sus carteras sin cobertura.

El ser completamente neutral en términos de FX, implica no apostar en lo más mínimo sobre una divisa, lo cual significa: proteger completamente a la cartera de las fluctuaciones cambiarias.

La divisa americana no está barata

Asimismo, es necesario considerar el momento de cambio a una estrategia de mayor cobertura cambiaria. Los inversores pueden sentir que se equivocan al momento de elegir una posición cambiaria neutral y tal vez ahora, es el momento en el que el dólar comienza a caer nuevamente.

Nuestros modelos direccionales dinámicos apuntan a un entorno de un dólar más fuerte, basados en las estrategias de carry de altos rendimientos y el propio momentum de la divisa estadounidense. Cabe que admitamos que, en términos de valoración y paridad de poder de compra, el dólar no está barato. No obstante, existen otros factores macroeconómicos que apuntan hacia una apreciación subsecuente del billete verde. Tal vez ahora es un buen momento para echar un vistazo fresco a la cuestión.

Un paper que respalda el valor del dólar, ha sido realizado por la Sra. Danielle Di Martino Booth –economista y ex miembro de la Fed de Dallas- que produce un gran trabajo de research diario llamado The Daily Feather (La pluma diaria).

Los datos macroeconómicos podrían generar una presión alcista sobre el dólar

Generosamente la Sra. Di Martino Booth nos ha permitido compartir un extracto de su informe de research. En él plantea que los datos macroeconómicos podrían generar una presión alcista sobre el dólar. Di Martino Booth además pone un signo de interrogación sobre aquellas estrategias de cartera internacionales que no contemplan la cobertura y parten del supuesto de un dólar débil, planteando por consiguiente una posición neutral sobre las mismas.

The Daily Feather asimismo hace referencia al impacto que un dólar fuerte puede tener sobre las multinacionales estadounidenses, todo lo cual podría motivar a más de un inversor a reducir la exposición a los EE.UU desde una perspectiva de cobertura cambiaria.