¿A qué riesgos se enfrenta la deuda de mercados emergentes?

  • 08-03-2018

  • 3 minutos

Los primeros dos meses del año han sido agitados para la deuda de mercados emergentes. Enero registró mayores flujos hacia la deuda de mercados emergentes que cualquier mes de 2017, pero según entrábamos en febrero se produjo una caída en la que los diferenciales se ampliaron desde en torno a 260 puntos básicos (EMBI GD) hasta alrededor de 290 y después se contrajeron de nuevo hasta cerca de 280 en el momento de escribir este artículo – mostrando que la deuda de mercados emergentes sigue siendo una clase de activo resistente.

Venezuela, México y Brasil plantean celebrar elecciones este año

En nuestra opinión, gran parte de la actividad se centra en Latinoamérica. Hay mucha incertidumbre política sobre la mesa para la región dado que Venezuela, México y Brasil planean celebrar elecciones este año. En el caso de Venezuela, es improbable que las elecciones programadas para finales de abril sean transparentes o justas según los estándares internacionales, lo que debería sorprender poco a la mayoría de los observadores. México tendrá elecciones en julio. Andrés Manuel López Obrador lidera las encuestas, pero no tiene una ventaja clara e incuestionable sobre otros candidatos. Y si finalmente gana, ¿cumplirá su retórica pre-electoral o seguirá el camino de su homólogo del norte? Otro asunto relevante son las negociaciones del NAFTA, que probablemente perseguirán a la tesis de inversión de México este año. A pesar de todo esto, en el frente positivo, México realizó una exitosa subasta de bloques de petróleo y gas, a pesar de las preocupaciones de que una presidencia de Andrés Manuel López Obrador revierta las reformas energéticas.

En Brasil, mientras Luiz Inácio Lula de Silva perdió su recurso judicial, sus resultados en las encuestas siguen siendo estables, lo que abre la puerta a unas elecciones con cierta intriga en las que Lula aparece un poco como un comodín. Teniendo en cuenta que las encuestas políticas no tienen la mejor reputación posible, los inversores probablemente seguirán nerviosos hasta octubre, momento en el que se celebrarán las elecciones. Mientras tanto, S&P rebajó Brasil al nivel BB-, decisión que constituyó el primer cambio de alguna de las tres grandes agencias en dos años.

Rusia recibió una perspectiva positiva por parte de Moody’s

Otro acontecimiento interesante respecto a los ratings fue que Rusia recibió una perspectiva positiva por parte de Moody’s en su valoración Ba1. Este fue el primer cambio de este tipo para el país desde 2014. Un posible aumento de rating significaría el regreso a la categoría de grado de inversión. Estados Unidos publicó una lista de “oligarcas” en enero sin novedades importantes, aliviando las preocupaciones sobre nuevas sanciones – al menos temporalmente.

Aunque los riesgos políticos siguen en primer plano, las condiciones para la renta fija de mercados emergentes siguen siendo atractivas, sobre todo porque los nuevos flujos y las perspectivas de crecimiento son más positivas ahora que en los años anteriores. Los actuales diferenciales de aproximadamente 280 puntos básicos todavía ofrecen un carry interesante en el largo plazo, sobre todo comparados con la mayoría de los diferenciales de otros productos en este entorno de rendimientos bajos. Desde un punto de vista táctico, creemos que el rally reciente de los diferenciales ha sido algo exagerado.

Dicho esto, de ninguna manera pretendemos subestimar los riesgos. Lo que pensamos que es importante que los inversores recuerden que cada riesgo crea una oportunidad. Cuando los riesgos se materializan, los precios se ajustan para reflejar la nueva realidad y, en los mercados emergentes, donde las ineficiencias son abundantes, a menudo vemos reacciones de precios exageradas. Cuando los acontecimientos mueven los precios, los índices son los primeros en verse afectados, ya que los vehículos pasivos se enfrentan a reembolsos. No pocas veces, estas oscilaciones son a corto plazo y exageradas; y por ello pensamos que buscar bonos de calidad fuera del índice y mantener la cabeza fría permitiría a los inversores encontrar bonos con valoraciones interesantes.