Sales Manager del mes – Romualdo Trancho de Allianz GI

  • 19-09-2018

  • 4 minutos

Os presentamos a Romualdo Trancho, Desarrollo de Negocio de Allianz Global Investors.

Licenciado en Económicas por la Universidad Complutense de Madrid (Colegio Universitario San Pablo CEU), en la rama de Economía Internacional y Desarrollo, posee un MBA por el IE Business School con especialidad en Finanzas.

Romualdo Trancho se incorporó al equipo de Allianz Global Investors en junio de 2016 pero anteriormente estuvo dedicado al desarrollo de negocio de distribución de fondos de inversión en el Grupo Santander durante nueve años. Comenzó su trayectoria profesional en Optimal Alternative Investments para más tarde unirse al equipo de Santander AM. Anteriormente, trabajó en Skandia y como banquero privado en Morgan Stanley.

¿Qué motivos te llevaron a dedicarte al sector financiero? ¿Cuál habrías elegido de no ser este?

Fueron básicamente dos motivos los que me llevaron a dedicarme al sector financiero. Por un lado, como me gustaba todo lo relacionado con los mercados financieros, tenía bastante claro que quería estudiar Económicas. Y por otro lado, cuando terminé la carrera y tras una breve experiencia en Citibank vendiendo fondos de inversión y planes de pensiones, hice el MBA en el Instituto de Empresa y uno de mis profesores, Salvador García-Atance, me recomendó que fuera a unas entrevistas para trabajar en AB Asesores. El resto es historia.

Mi ilusión cuando era niño, creo que como casi todos los niños que hemos nacido en Gijón, era llegar a ser futbolista, jugar en el Sporting y ser como Quini.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? ¿Y lo que menos?

Lo que más me gusta de mi trabajo es que combina tanto el tema más técnico, académico y siempre dinámico de la macro, los mercados financieros, estrategias de inversión, etc. como el hecho de tener la posibilidad de conocer y estar en contacto con gente muy interesante. El hecho de que cada día es distinto a los anteriores lo hace fascinante.

Lo que menos me gusta, yo diría que los reembolsos y la pérdida de tiempo que a veces tenemos con reuniones o debates doctrinales estériles (como, por ejemplo, el típico de “value vs growth”).

¿Cuáles son tus hobbies?

En este sentido me parece que no soy muy original, me gusta mucho practicar deporte, ir al cine, cocinar (los fines de semana) y hacer planes con mi familia y con mis amigos.

Cuando era joven jugaba al fútbol y luego al rugby. También me gusta mucho jugar al golf, pero no tengo el tiempo libre que se necesita para practicarlo y poder jugar al menos de manera aceptable. Por tanto, ahora mismo estoy más centrado en el running. Mi próximo reto es el Maratón de Florencia en el mes de Noviembre.

Respecto al cine, ahora mandan mis hijos. La última película que hemos visto ha sido “Campeones”, que nos gustó mucho. No dejéis de ir a verla.

Actualmente vivimos en una situación de cierta incertidumbre económica propiciada por la “guerra comercial” ¿qué perspectivas tiene al respecto?

Los acontecimientos políticos deben tenerse siempre en cuenta, no solo el asunto de las guerras comerciales. Y aunque es verdad que los indicadores de sentimiento se han vuelto más pesimistas en la primera mitad del año, el impacto potencialmente negativo de las medidas proteccionistas no se ha reflejado (todavía) en la mayoría de los datos económicos.

Hasta el momento, los aranceles, en realidad, solo afectan a una fracción del comercio mundial, pero la incertidumbre causada podría reducir la propensión de las empresas a invertir. El FMI calculó recientemente que, en un escenario de guerra comercial adversa, el impulso de crecimiento mundial hasta 2020 podría ser de un 0,5% por debajo de los supuestos actuales.

Por el momento, no se ve una desaceleración aguda en la economía global. Sin embargo, a pesar del escenario subyacente positivo, la divergencia entre países y regiones está aumentando.

¿Cómo crees que afectará la subida de tipos a los mercados?

Es poco probable que la política comercial deje indiferentes a los principales bancos centrales. Sin embargo, en estos momentos, es poco concebible que el Banco Central Europeo, por ejemplo, se vea disuadido de poner fin a su programa de compra de activos (QE), o que la Reserva Federal de los EE. UU. no vuelva a aumentar los tipos de interés. El camino de la normalización de la política monetaria también puede contribuir a una mayor divergencia entre las clases de activos y/o las regiones.

En política monetaria, esperamos que la Reserva Federal aumente los tipos de interés en mayor medida a lo esperado por el mercado. Sin embargo, el aumento cíclico de los tipos de interés no está en contradicción con el tema de la Represión financiera. La liquidez global de los bancos centrales alcanzará su punto máximo en 2018.

¿Activos con mayor potencial para lo que resta de ejercicio?

Dado que se espera que el crecimiento económico mundial se mantenga cerca de su potencial y que la política monetaria siga siendo acomodaticia durante algún tiempo, se justifica mantener los activos de riesgo en cada perfil de rentabilidad/riesgo.

A más largo plazo, esperamos que el rendimiento de la renta variable mundial sea ligeramente inferior a la media a largo plazo con diferencias significativas entre los mercados.

Los bonos soberanos están sobrevalorados: el final del mercado secular alcista de bonos probablemente ya haya comenzado. Las alzas en los tipos de la Fed y las valoraciones bajo presión apuntan a rendimientos gradualmente más altos.

En cuanto a los bonos y divisas de los mercados emergentes, hay perspectivas positivas para los inversores value a largo plazo basados ​​en valoraciones atractivas. Sin embargo, los riesgos a la baja son obvios debido al aumento de los tipos de interés en los Estados Unidos. Las divisas de los mercados emergentes tienen mayor riesgo cuando las economías subyacentes se caracterizan por un exceso en los precios de la vivienda, un apalancamiento excesivo (especialmente cuando se trata de monedas fuertes) y déficits de cuenta corriente.

Es probable que el dólar americano cotice en un nivel más bajo a medio plazo debido a las altas valoraciones y al aumento del déficit estadounidense. Aun así, una revisión de la política de la Reserva Federal podría llevar a una fortaleza temporal en el dólar.

En un entorno como éste, ¡la inversión activa es imprescindible!