Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Saludos desde 2030: la inversión growth en la próxima década

  • 17-07-2020

  • 8 minutos

Las compañías, según observó Anne-Marie Peterson, gestora de Capital Group, al inicio de su carrera profesional como experta en inversiones, experimentan cambios en su ciclo de vida del mismo modo que las personas. Al igual que estas últimas pueden vivir su infancia, asistir a la universidad, criar a sus hijos y tener una carrera profesional, las compañías pueden pasar por periodos de rápido crecimiento, maduración, cambios en el panorama competitivo y, a veces, estancamiento.

«Consideremos la tienda minorista de mejoras para el hogar de Estados Unidos, Home Depot, de la que se podría decir que creció demasiado rápido», recuerda Peterson, que empezó como analista de renta variable y cubría las compañías minoristas estadounidenses. «Abrieron muchas tiendas rápidamente, sin contar con la infraestructura necesaria, como los sistemas de gestión de la cadena de suministro». Con el mercado saturado y el crecimiento estancado, Home Depot continuó abriendo tiendas. La compañía parecía estar al borde del colapso.

Una persona ajena a la compañía, Frank Blake, fue contratado como director general. «No tenía experiencia en ventas minoristas, pero era un gran observador y tenía el don de hacer lo complicado sencillo», dice Peterson. «Identificó el problema, paralizó la apertura de nuevas tiendas y se dedicó a mejorar la cadena de suministro interna. En otras palabras, detuvo el crecimiento para reanudarlo en última instancia».

Como en el caso de la mayoría de sus compañeros de Capital Group, las primeras experiencias de Peterson como analista le sirvieron para perfilar su enfoque como gestora. «La venta minorista es un sector muy idiosincrásico», explica. «Lo que aprendí al cubrir las ventas minoristas es que la gente importa mucho, y el crecimiento puede darse de diversas formas».

Peterson se ha reunido recientemente con nosotros para compartir su visión sobre la inversión en crecimiento durante la próxima década y ofrecer algunas previsiones sobre cómo podría ser el mundo en 2030.

¿Qué características busca para una inversión en growth?

Mi esquema de inversión subyacente se rige por tres principios clave:

Principio 1:

El crecimiento de los ingresos impulsa los beneficios, lo que a su vez repercute en los precios de las acciones. Mi punto de partida consiste en buscar un crecimiento de los ingresos superior a la media para obtener un potencial de crecimiento de los beneficios a largo plazo. Consideremos, por ejemplo, la nube. El año pasado, Microsoft Azure y Amazon Web Services (AWS) generaron de forma conjunta cerca de 60.000 millones de dólares de ingresos, lo que representa un pequeño porcentaje de los 700.000 millones de dólares del mercado destinado a gastos de TI de las empresas.

Principio 2:

Las personas importan. Cuando compro una acción, me inclino a considerar que es una suscripción basada en un equipo de gestión o en una cultura, por lo que me parece importante sentirme cómoda con los directivos de la compañía. De hecho, invierto el mismo tiempo tanto tratando de entender a la gente que hay detrás, como al negocio y su estado financiero. Como ejemplo, cuando estuve evaluando la compañía de comercio electrónico Shopify, me reuní varias veces con Tobi Lutke, el director general, para conocerle. Es un fundador especial que se rige por una misión y trabaja duro para garantizar que Shopify sea una empresa centenaria.

Principio 3:

El cambio es un catalizador clave para el crecimiento. A veces el cambio de un director general puede ser un gran catalizador, como fue el caso de Frank Blake en Home Depot o Satya Nadella en Microsoft.

Durante los periodos de cambios significativos, las estructuras de la industria pueden cambiar, para bien o para mal. Algunas compañías se consolidan, otras se debilitan o fracasan. Existen incertidumbres, pero también oportunidades para identificar lo que el mercado podría estar pasando por alto en relación con las perspectivas de una compañía. Y hay pocos períodos de cambio más significativos que el que estamos viviendo ahora.

¿Los actuales cambios de comportamiento relacionados con el coronavirus están creando un entorno fértil para la inversión en crecimiento?

Las oportunidades de encontrar grandes inversiones a largo plazo existen en cualquier entorno. El periodo actual no constituye una excepción. Todas las crisis del mercado son diferentes. Un aspecto interesante del periodo actual es que las compañías de consumo y tecnologías disruptivas que estuvieron a la cabeza durante la expansión se han mantenido al frente. Normalmente, los líderes del mercado que entran en una crisis no han sido líderes durante o al salir de la crisis, aunque pienso que estamos observando un cambio fundamental.

A 30 de junio, el índice Standard & Poor’s 500 Composite había retrocedido un 3,1% en el año en curso, pero ese dato representa el conjunto de varias compañías individuales. Al observar detenidamente lo que ocurre, se puede constatar una gran divergencia de rendimientos. Por un lado, están aquellas que se han beneficiado de la demanda relacionada con el coronavirus, como las plataformas de comercio electrónico Amazon (+49%) y Shopify (+138%), y los servicios de streaming como Netflix (+41%). Por otra parte, varias compañías han tenido dificultades, como United Airlines (-61%), Royal Caribbean (-62%) y Boeing (-43%). Por lo tanto, se trata de un relato acerca de quién tiene y quién no tiene. Y, en mi opinión, la pregunta clave para los inversores a largo plazo es, ¿cuáles de estos movimientos son duraderos?

¿Qué tendencias tienen en la actualidad potencial para mantenerse?

El titular es que la COVID-19 ha acelerado el cambio secular hacia la digitalización. Como ha dicho Tobi Lutke de Shopify: «Estamos viviendo el año 2030 en 2020». Si el velero de la digitalización estaba navegando previamente con vientos de cola constantes, la pandemia ha convertido dichos vientos de cola en fuertes ráfagas. Y el velero se ha transformado en una lancha rápida y ha recorrido más terreno.

A mi juicio, se trata de la aceleración de un cambio estructural que perdurará en el tiempo. El modelo publicitario y de programación de la televisión tradicional está sometido a más retos que nunca. Las quiebras entre los minoristas se han incrementado, superando con creces los efectos de la crisis financiera mundial, y creo que se avecinan más. De hecho, aunque estos cambios se han venido produciendo desde hace mucho tiempo, lo interesante es que todavía están en su primera fase. En Estados Unidos, el comercio electrónico está creciendo a gran velocidad, pero sigue representando una mínima parte del total de las ventas minoristas estadounidenses, y sigue a la zaga de la penetración en China y otros mercados.

Las transacciones bancarias son otro ejemplo. Durante la pandemia, la mayoría nos hemos visto obligados a pagar electrónicamente. A veces puede resultar difícil modificar un hábito, pero una vez que lo haces, puede resultar bastante adictivo.

Incluso con respecto al sector público, el cambio hacia la digitalización está cobrando impulso. En Estados Unidos, muchas oficinas gubernamentales a nivel local se han quedado rezagadas con respecto a la curva de digitalización. Pero compañías como Tyler Technologies, una programadora de software fundado en la década de 1960, han estado ayudando a los organismos gubernamentales a trasladar sus sistemas a la nube, digitalizando procesos como la emisión de multas de aparcamiento e incluso gestionando juicios de forma virtual.

¿Qué otros sectores están experimentando estos cambios?

En el ámbito de la atención sanitaria, la adopción de la telemedicina o las consultas médicas en línea se dispararon en marzo, una tendencia que creo que se mantendrá. Los pacientes han tenido acceso a estos servicios desde hace bastante tiempo, pero la tasa de adopción ha sido baja. Como consecuencia de la COVID-19, los reguladores y los proveedores de servicios sanitarios han flexibilizado sus normas para permitir una mayor digitalización. Al mismo tiempo, los pacientes y los doctores, en parte por necesidad, se sienten más satisfechos con las consultas a distancia.

Jason Gorevic, director general del proveedor de telemedicina Teladoc, ha declarado recientemente «que lo que creíamos que tardaría años en suceder, ha sucedido en cuestión de meses. No se trata de un punto de inflexión. Es un cambio en la curva de la demanda.»Este cambio también tiene importancia para los pacientes. La digitalización que se está llevando a cabo está dando lugar a mejoras en los resultados y a una reducción de los costes.

Ha dicho que el crecimiento se produce de muchas formas. ¿Podría describir los diferentes tipos de crecimiento que busca?

Intento buscar compañías cuyos productos o servicios puedan mejorar el mundo, y gran parte del cambio transformador que estamos presenciando actualmente ofrece ese potencial. Mi definición de growth es más amplia que la definición tradicional. Busco crecimiento en tres amplias etapas, dependiendo del punto en que se encuentre una compañía en su ciclo de vida.

Etapa de crecimiento 1:

El primer grupo corresponde a lo que yo denominaría productores en etapa inicial. Se trata de compañías innovadoras cuyas ofertas pueden perturbar los modelos de negocio existentes. A menudo, sus mercados potenciales ofrecen grandes posibilidades y sus productos se encuentran en las primeras etapas de la curva de adopción. Un ejemplo reciente es Shopify, que proporciona a los pequeños comerciantes recursos en materia de pagos, compromiso con los clientes, envío y comercialización. En tanto que Amazon se centra en el consumidor final, Shopify se centra en los propietarios de pequeñas empresas. Sus servicios permiten a las pequeñas empresas gestionar sus tiendas y sitios web por un coste de unos cientos de dólares al mes y acceder a los consumidores de todo el mundo. Lutke, el fundador, es un hombre que se dedica al producto, y desarrolló su software inicialmente para vender tablas de snowboard. Su misión es empoderar a los pequeños comerciantes a nivel mundial.

Un segundo ejemplo dentro de esta categoría, lo constituye la ya mencionada Teladoc, que ha visto aumentar la demanda de sus ofertas a medida que los pacientes y los médicos se han ido sintiendo más a gusto con las consultas a distancia.

Etapa de crecimiento 2:

El segundo tipo de compañía que busco incluye aquellas franquicias sostenibles con un gran potencial de crecimiento a largo plazo. Amazon podría considerarse un ejemplo. Las plataformas de comercio electrónico se ven reforzadas por el número de participantes. Y las ventas generan más ventas. Por consiguiente, disponen de más recursos para invertir en su tecnología. Como he mencionado antes, el comercio electrónico sigue representando hoy en día una pequeña parte del total de las ventas minoristas en Estados Unidos.

Etapa de crecimiento 3:

Una tercera categoría de crecimiento la constituyen las compañías consolidadas capaces de sacar más provecho de los activos disponibles, ya sea a través de un cambio de rumbo o de un enfoque existente. Hace una década, Home Depot habría encajado en esta categoría. En la actualidad, podríamos citar como ejemplos el fabricante de dispositivos médicos Boston Scientific y el operador ferroviario CSX Transportation.

¿En qué aspectos cree que el mundo será diferente en 2030?

En mi opinión, una de las cosas más interesantes que podríamos presenciar en 2030 es una versión de David y Goliat: el auge de la pequeña empresa y el poder de las personas sobre las grandes empresas. Estamos observando una nueva ola de proveedores de software en línea y empresas de comercio electrónico que están desarrollando herramientas de infraestructuras secundarias que tienen potencial para impulsar a las pequeñas y medianas empresas. Históricamente, se necesitaría un importante presupuesto de inversión y un gran departamento de TI para gestionar un negocio minorista.

Las herramientas que se están desarrollando hoy en día reducen las barreras a la hora de llegar a los clientes y gestionar los inventarios. Por ejemplo, una persona podría poner en marcha un negocio de venta de camisetas a nivel mundial en apenas 15 minutos. Si bien los beneficios de la primera ola de servicios en línea desarrollados por Google y Facebook correspondieron a un número reducido de grandes compañías, creo que la próxima ola de avances puede conducir a la dispersión del poder económico y de las oportunidades hacia compañías más pequeñas.

Del mismo modo, en el sector sanitario, creo que asistiremos a la democratización de la atención sanitaria. Hoy en día, la mayoría no tenemos acceso inmediato a las variaciones de nuestro colesterol o ritmo cardíaco. A partir de ahora, creo que asistiremos a un mayor control remoto que se podrá conectar a sistemas inteligentes de administración de medicamentos y otras terapias.

Estamos viendo atisbos de esto. Compañías como Insulet y Dexcom están desarrollando dispositivos que permiten el control remoto y la distribución de medicamentos para personas diabéticas. Dentro de una década, se podría ampliar el alcance de esta iniciativa e incluir el envío de mensajes de alerta a su médico. Gracias a que compañías como Intuitive Surgical están desarrollando sistemas robóticos en el ámbito de la cirugía, los avances podrían converger hasta el punto de que los dispositivos médicos remotos y la robótica permitirán que un especialista en Japón realice una intervención a un paciente de Nebraska. Todo el mundo tendrá acceso a los mejores especialistas, con independencia de su lugar de residencia. Los elementos están preparados para que esto suceda, y todos ellos pueden mejorar los resultados y reducir los costes.

La conclusión es que estamos viviendo una época de cambios increíbles. El cambio brinda oportunidades a los inversores activos como nosotros.

Y en Capital Group nos permitimos el lujo de pensar a muy largo plazo. Mi bonificación se abona básicamente en un periodo de ocho años, de modo que realmente cobro por pensar en cómo será 2030 o, como mínimo, 2028. En la actualidad, surgen nuevas compañías de las que quizá no sepamos nada, pero dentro de una década estarán reconocidas por ofrecer valor a sus clientes. De todas las crisis surge algo bueno.