Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Sector tecnológico, el gran ganador de la crisis del Covid-19

  • 30-04-2020

  • 2 minutos

La economía ha sufrido un duro golpe, ya que la pandemia ha afectado a la mayoría de regiones e industrias, aunque no hay duda de que poco a poco la situación se revertirá.

No obstante, esta vez, los procesos van a ir acompañados de un componente tecnológico, como hemos visto en los últimos dos meses, las empresas y consumidores han confiado en la tecnología para su vida diaria.

sector tecnológico

Priorización de la inversión

Creemos que el sector tecnológico es una fuerza impulsora que va a condicionar mucho más cómo trabajamos, compramos y socializamos en un horizonte temporal de tres a cinco años.

Las compañías han tenido que implementar el trabajo en remoto (teletrabajo), la población ha recurrido a las redes sociales para comunicarse y se han disparado las compras online. Incluso las generaciones más avanzadas han tenido que adaptarse a este gran cambio tecnológico en pocas semanas. «La vida digital» ya no es opcional.

Las perspectivas de crecimiento para este sector ya eran prometedoras, lo que ha marcado la diferencia es el ritmo de adaptación por parte de la población.

Como ejemplo, Amazon ha invertido para implementar el envío en un día. Con las tiendas cerradas, esta iniciativa ayudó a los clientes a mantenerse abastecidos durante el confinamiento. También hemos sido testigos de que los minoristas han aumentado rápidamente sus capacidades de comercio electrónico para satisfacer la demanda cambiante del cliente.

La nube es otro factor clave que ha ayudado a las empresas a acelerar su transformación digital. Hasta ahora, los planes de continuidad de los negocios no se habían imaginado a esta escala. En el futuro, las empresas se asegurarán de tener la infraestructura digital necesaria para mantener las operaciones. En consecuencia, esperamos una nueva priorización de la inversión, con una parte mucho mayor del gasto destinada a fortalecer las capacidades digitales.

Surgen vientos en contra

Otros segmentos del sector tecnológico se han visto desafiados los dos últimos meses. Las empresas con más exposición al ciclo económico han sufrido a medida que las perspectivas de crecimiento han caído. El espacio de los semiconductores se ha visto afectado por una convergencia de factores. Creemos que las perspectivas a largo plazo de los semiconductores pueden ser brillantes, dado el papel fundamental que desempeñan en el despliegue de centros de datos en la nube, Internet de las cosas (IoT) y la inteligencia artificial (IA), pero su exposición a las cadenas de suministro globales y la destrucción de la demanda relacionada con el COVID-19 ha pesado en la industria. Ciertos segmentos de semiconductores son más sensibles al ciclo económico que otros, y algunos nombres están particularmente expuestos a la industria y la automoción, que son áreas que probablemente enfrenten vientos en contra a corto plazo.

Mantener un equilibrio

El atractivo de la capacidad de recuperación de una empresa se muestra durante períodos de agitación económica. Es probable que las empresas que puedan generar flujos de efectivo constantes a lo largo del ciclo económico, junto con aquellas que no dependen de un alto grado de apalancamiento para financiar el crecimiento, salgan de recesiones en gran parte intactas.

Si la desaceleración económica perdura a medio plazo, creemos que los inversores buscarán rentabilidades y crecimiento del flujo de efectivo donde puedan encontrarlo. Impulsados ​​por la nube, IoT e IA, creemos que el sector tecnológico debería continuar ofreciendo oportunidades a largo plazo a los inversores. Si la crisis perdura a largo plazo, confiamos en la fortaleza de los balances de compañías tecnológicas. En cualquier caso, consideramos que el sector tecnológico es el ganador de esta crisis.