Sectores con mayor potencial para los próximos meses

  • 14-08-2018

  • 3 minutos

A todos nos gustaría poder ver el futuro, pero por el momento, es una capacidad que ni nos ha sido concedida, ni hemos sido capaces de desarrollar. Es cierto, no lo podemos predecir, pero lo que sí que podemos es analizar minuciosamente nuestro entorno y intentar detectar algunas posibles tendencias o modas. En esta ocasión, os traemos de la mano de Andrew Milligan’s, director de estrategia global de Aberdeen Standard Investments, y de Olivier de Berranger, CIO de La Financière de l’Echiquier, sus perspectivas para los sectores que ellos consideran que tienen un mayor potencial.

Aberdeen Standard Investments

Los fundamentales del sector inmobiliario global permanecen intactos a medida que los mercados avanzan en el ciclo. Sin embargo, los inversores siguen preocupados sobre el sector retail y la transición al retail online y por tanto cautos con sus inversiones en esta parte del mercado. Como resultado, los precios se han debilitado en este sector.

El apetito por el inmobiliario global continúa siendo fuerte y los flujos internacionales (por ejemplo, la inversión china en todo el mundo y las asignaciones al inmobiliario japonés se han incrementado) siguen siendo elevados aunque las inversiones chinas se han moderado últimamente a medida que los controles de capital empiezan a tener más impacto. Continuamos esperando rendimientos relativamente moderados del inmobiliario en la mayoría de regiones para los próximos años. Sin embargo, los rendimientos esperados parecen razonables en un entorno de bajos rendimientos. El ciclo de Reino Unido es más largo debido a las incertidumbres alrededor del Brexit, pero, hasta el momento, la indecisión no ha afectado negativamente a la demanda de los inversores.

Específicamente en Europa, en el primer trimestre de 2018, el inmobiliario comercial europeo continuó registrando una sólida rentabilidad – el crecimiento de los alquileres en los principales mercados de oficinas europeos se mantiene estable. Esto está respaldado por los bajos niveles de desocupación. Sin embargo, las previsiones han cambiado ligeramente a este respecto. El aumento en el desarrollo de la actividad continúa en la mayoría de los mercados, aunque hasta ahora la actividad no alcanza los niveles de positividad observados en ciclos anteriores y la mayoría del espacio está reservado con antelación. Por lo tanto, confiamos en que el crecimiento en el alquiler ayudará a que los ingresos operativos continúen aumentando para los propietarios a medio plazo.

Dentro del inmobiliario comercial, hemos dado pasos para neutralizar nuestras posiciones en las principales regiones. Aunque el inmobiliario global sigue siendo una clase de activo atractiva en un mundo de moderado crecimiento, las valoraciones indican que la mayoría de los rendimientos futuros deberían proceder de los alquileres. Mantenemos una pequeña posición sobreponderada en REITS europeos excluido Reino Unido, dado que la región se beneficiaría a medida que el crecimiento económico mejore. En líneas generales, preferimos las oficinas y la logística al sector minorista, que sigue bajo presión estructural por el aumento del comercio electrónico.

La Financière de l’Echiquier

En nuestra opinión, dos sectores cuentan con un fuerte potencial para el segundo semestre del año:

Los bancos

Tras afrontar una alineación de factores desfavorables en el primer semestre (curva de tipos sin cambios y en territorio negativo en el tramo corto, situación política italiana), el sector bancario fue duramente penalizado por los mercados. Sin embargo, podría ser uno de los grandes triunfadores de la segunda mitad del año, si se alejan determinados factores de riesgo.

Si la curva de tipos de interés se hiciera más pronunciada, el sector podría recuperar el favor de los inversores, ya que sus márgenes están directamente ligados a la diferencia entre los tipos cortos y largos debido a que los bancos se financian a corto plazo y conceden préstamos con vencimientos a largo plazo. El riesgo político también pesó sobre los bancos con exposición a Italia, pero si el gobierno italiano modera sus posiciones ofensivas contra la Unión Europea y el euro, esto podría impulsar al sector. Además, aunque la regulación no ha dejado de endurecerse tras la crisis de 2008 para reducir el riesgo sistémico, vemos un marco regulatorio que ofrece visibilidad para los próximos trimestres.

Automoción

Aunque está en el ojo del huracán de Trump, el sector de la automoción también podría disfrutar de un apaciguamiento duradero de las tensiones comerciales entre Europa y Estados Unidos. Después del encuentro entre Donald Trump y Jean-Claude Juncker, la senda parece tomar forma después de que los protagonistas llegaran a un acuerdo para un mayor liberalismo que facilitará el intercambio entre los dos continentes. Además, no se puede descartar un ligero aumento del optimismo macroeconómico respecto a los principales indicadores avanzados del ciclo europeo, que podrían ser un catalizador para este sector sensible al ciclo.