Selector del mes – Amílcar Barrios de Wealth Solutions

  • 05-11-2019

  • 4 minutos

Os presentamos a Amílcar Barrios, Head Of Investment en Wealth Solutions. Amílcar se unió a la entidad en abril de este año como Responsable de Inversiones, estando al frente de la selección de producto y de la estrategia de inversión de Wealth Solutions. Anteriormente, estuvo en Tressis donde ocupó diversos cargos relacionados con la selección de fondos, gestión de carteras y análisis económico, formando parte del equipo de Inversiones. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por CUNEF por la rama financiera, completó sus estudios con un Máster en Banca y Finanzar por AFI en 2010, además de obtener las certificaciones EFPA y CFA.

Entrevista a Amílcar Barrios, Wealth Solutions

¿Por qué eres selector de fondos? ¿Cómo llegaste al sector financiero?

De siempre he sido muy de ordenar, de quitar aquí y poner allí, también de indagar un poco más en algo que me resulta interesante y también muy de seguir la actualidad. Así que, más que de lo que uno elige, soy de la opinión de que tu forma de ser y actuar es la que te lleva hacia lo que te corresponde, que en mi caso ha sido de ordenar, investigar y gestionar los tiempos en el mundo del análisis y gestión de activos.

¿Un momento que cambió tu vida?

No sé si por suerte o por desgracia no he pasado por un punto de inflexión lo suficientemente poderoso como para hablar de un momento así, al menos por el momento. Diría que he vivido muchos pequeños momentos que me han llevado hasta aquí, y solo el tiempo me dirá si para bien o para mal.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? ¿A qué problemas te enfrentas a diario en la oficina?

No tengo la menor duda de que lo mejor de trabajar en el sector de las inversiones es, sin quererlo, pero tenido que hacer gala del tópico del aprendizaje continuo, que sin saber cómo ni porque, cada día se puede convertir en una aventura completamente diferente al anterior. Lo definiría como algo así como resolver hoy un problema pequeño para enfrentarte mañana a uno mayor.

¿Cuáles son tus aficiones?

Soy un firme defensor de despejar la cabeza, es decir, de hacer fuera de tu puesto de trabajo un “medicamento” que no lleve absolutamente nada de lo que tenga que ver con el sector financiero. Si es deporte, deporte, si es disfrutar de la buena compañía de tu entorno, disfrutarla, si es ir a respirar un aire diferente, no dudarlo y lanzarte. Solo con esas pequeñas dosis de verdadero tiempo libre eres capaz de rendir después todo lo que se espera de ti.

¿Qué visión tenéis actualmente en Wealth Solutions de los mercados?

Hay un elemento que nos caracteriza enormemente en el sector, que no es otro que no ser casa de market timing ni de intentar acertar con los pronósticos económicos y de mercado en el corto plazo. Y no solo eso, sino que al basar nuestro estilo de gestión (y política) en carteras orientadas a la consecución de objetivos, nos vemos “empujados” al largo plazo y, en buena medida, a cómo y cuánto de nuestro patrimonio vamos a ser capaces de dejar a las futuras generaciones.

Claro que esto no quiere decir que nos abstraigamos del entorno, el cual vemos que, para los próximos años, como el grueso del consenso parece estar pintando, tiene mucho de lo que han venido siendo los últimos. Esto es, crecimiento endeble, inflación y tipos bajos, y los bancos centrales presentes siempre que se les necesite.

Dentro del proceso de selección de fondos, ¿qué tarea es la que consume la mayor parte de tu tiempo?

La parte de los números naturalmente es importante para poder hacerte una idea, pero no es donde está la decisión, y por lo tanto el tiempo va de verdad a entrar a conocer el producto en detalle, en definitiva, en ponerte manos a la obra con la due dilligence. Saber a quién le confías el patrimonio de tus clientes y cómo puede reaccionar, bajo qué parámetros lo hace y si cuenta con más o menos flexibilidad, cómo se organiza él y su equipo (no creemos en los todo-gestores), etc.

¿Cuál es el principal criterio de un selector para sacar a un fondo de la lista de compra?

El primer criterio y con más peso, la inconsistencia. Pero no hablamos de la inconsistencia en los números, que naturalmente preocupa, sino en la inconsistencia entre el mensaje y la actuación, que tarde o temprano, se convierte en inconsistencia en los números. Un gestor que dice seguir un patrón, bajo unas delimitaciones y que asegura que esa es su única vía de gestión, bajo nuestro punto de vista tiene la obligación inquebrantable de cumplirlo sin ninguna clase de contradicción. A modo de resumen: hacer lo que dice y decir lo que hace.

¿Qué te puede hacer dudar de un gestor?

Lo ya comentado acerca de la inconsistencia entre lo dicho y lo hecho. Sabido que los números pasados no nos aseguran el comportamiento a futuro, la única vía que nos queda para tratar de averiguar qué retornos esperar, es que el gestor cumpla con su mandato, evitando las tentaciones de arañar puntos básicos fuera de su universo de inversión.

¿En qué pueden mejorar las gestoras en su relación con un selector?

Como selector, la interrelación con los equipos comerciales de las gestoras, por continuo, es indispensable para poder realizar nuestro trabajo, dado que es la primera línea de contacto con un fondo en cartera o potencialmente en ella. Por ello, todo lo que sea un servicio de calidad y con tiempos de respuesta adecuados es enormemente agradecido desde nuestro lado de la mesa. Esos factores y un plus de calidad o valor añadido, que te sorprenda, son sus mejores armas.

¿Qué fondos de inversión destacarías para el entorno actual de mercado?

Como no somos de market timing de corto plazo, tampoco tenemos especial predilección por variar nuestra selección en función del entorno. Pero nuevamente, dicho esto, nos despierta muchas dudas el verdadero estado de la liquidez en el mercado en estos momentos, lo que hace que los criterios relacionados con esta variable tengan actualmente un peso aún más elevado si cabe.

¿Dónde te ves dentro de diez años?

Definitivamente en el sector de las inversiones, contribuyendo a ya no solo a que los inversores alcancen sus objetivos, sino a que esos mismos inversores vean esta industria como el apoyo que necesitan para alcanzar dichos objetivos.