Selector del mes – Luis de la Torre de Mirabaud & Cie

  • 02-07-2019

  • 7 minutos

Os presentamos a Luis de la Torre, selector de fondos en Mirabaud & Cie en España. De la Torre se unió al equipo de Mirabaud en España en 2012 y, dentro del área de gestión de patrimonios, se ha especializado en la gestión de carteras de fondos de inversión y SICAV. Es, además, parte del equipo de selección de fondos del Grupo Mirabaud a escala internacional.

Es licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid, cuenta con un Máster en Finanzas Internacionales por el Instituto Español de Analistas Financieros Internacionales y posee la certificación CIIA (Certified International Investment Analyst) por la EFFAS (European Federation of Financial Analysts Societies).

Entrevista a Luis de la Torre, Mirabaud & Cie Europa en España

¿Cuándo y cómo llegaste al sector financiero? ¿Por qué decidiste ser selector de fondos?

Durante los últimos años de la carrera fue cuando empecé a interesarme por asignaturas más técnicas y Economía. Este fue un factor determinante para que, nada más acabar, decidiera seguir formándome través de un Máster y la certificación CIIA en un momento en que el sector bancario estaba afrontando la mayor crisis de su historia. El panorama no pintaba bien; no obstante, tuve la oportunidad de incorporarme a Mirabaud, donde he desarrollado toda mi carrera profesional y no he dejado de aprender día a día.

Respecto a la selección de fondos, desde que entré en el equipo de gestión de carteras, siempre que podía me unía a las reuniones con gestores que venían a visitarnos. Era una oportunidad única para conocer a profesionales brillantes con gran experiencia en el sector. Cada gestor tenía un estilo muy personal e interpretación diferente del mercado. Este dinamismo y aprendizaje continuo fue lo que más me atrajo a la hora de especializarme en selección de fondos de inversión.

Si no te hubieras dedicado al sector financiero, ¿cuál crees que sería tu profesión?

La verdad es que nunca me lo he llegado a plantear. Honestamente, trabajar en el sector financiero siempre me había atraído porque es un sector muy dinámico y amplio, que te permite evolucionar y aprender todos los días. No obstante, cuando empecé a buscar trabajo era un momento horroroso y no había apenas ofertas laborales para los jóvenes, ni en banca ni en casi cualquier otro área. Mi idea era entrar en el sector financiero, pero tampoco podía ser muy selectivo en aquella época… A parte de esto, si no trabajara en el sector financiero, me hubiera gustado hacer algo creativo, como escribir o crear un pequeño negocio.

¿Es importante tener opinión de mercado a la hora de elegir el producto? ¿Por qué?

Pienso que es clave estar al día sobre lo que ocurre en el mercado y en especial, saber cómo piensa el consenso con el objetivo de diferenciar aquellos gestores que van un paso por delante del resto. Si un gestor no sorprende con ideas fuera del consenso será muy difícil que supere a sus competidores y genere alpha de forma consistente.

En segundo lugar, tener opinión de mercado siempre será importante a la hora de desarrollar nuevos proyectos de selección de fondos. Según las condiciones del mercado, la demanda por cada tipo de estrategia será diferente. Por ejemplo, ahora en renta fija estamos centrados en ampliar nuestra oferta de fondos con estrategias conservadoras de alta calidad crediticia porque desde un punto de vista de mercado, la deuda sin grado de inversión o high yield está muy cara y no ofrece una relación de rentabilidad/riesgo atractiva.

¿Cuáles son los criterios que sigue el equipo de Mirabaud para seleccionar un nuevo fondo de inversión en las carteras modelo?

El primer paso antes que un fondo entre en las carteras modelo es que esté seleccionado por el equipo de selección de fondos. En esta lista,buscamos a los mejores gestores para cada tipo de activo y estrategia, centrándonos en criterios como consistencia, calidad y experiencia del equipo gestor, recursos de análisis, etc.

Desde el punto de vista cualitativo, para nosotros es un requisito imprescindible conocer en persona al gestor líder del fondo, que nos permitirá valorar realmente los sesgos y el estilo de cada estrategia de inversión. A la hora de incorporar un fondo en las carteras modelo, una vez ya tenemos seleccionados a los gestores que más nos gustan para cada tipo de estrategia, nos centramos en aquellos gestores cuyo estilo, filosofía de inversión y posicionamiento de cartera están más alineados con nuestra visión macro y de mercado.

¿Cómo identificas a un buen gestor?

Aquí no hay nada escrito. Se trata de buscar a gestores que hayan demostrado ser capaces de obtener buenos resultados de forma consistente y cuyo discurso sea coherente con la filosofía de inversión. Conocer realmente a un gestor es un proceso largo, basado en generar una relación de confianza y demostrar que hay un alineamiento entre filosofía de inversión, discurso e implementación final -real- en las carteras.

Se trata de analizar y monitorizar cómo reacciona cada gestor frente a diferentes escenarios en el mercado con el objetivo de entender el “ADN” de cada equipo de gestión. Asimismo, ser disciplinado en el seguimiento de las estrategias permite identificar qué gestores son capaces de mantener sus convicciones de inversión en momentos difíciles y cuales cambian con frecuencia su visión de mercado. Estos últimos, que suelen ser la mayoría, son gestores de “momentum” o seguidores del consenso, mientras que los gestores con una visión estructural de mercado estable y coherente son aquellos que normalmente generan rentabilidades superiores en el medio y largo plazo.

Dentro del proceso de selección, ¿qué tarea es la que consume la mayor parte de tu tiempo?

Sin duda, el seguimiento de nuevos candidatos para entrar en nuestra lista de fondos recomendados. El primer paso dentro del proceso de selección es formar grupos competitivos de fondos comparables para cada estrategia de inversión. Cada fondo que comenzamos a analizar ha de pasar una fase inicial de seguimiento y maduración hasta llegar a conocer realmente a los equipos de gestión de los fondos en que tenemos interés. Es una labor intensa en tiempo y que normalmente no recibe ninguna recompensa final porque este grupo de fondos suelen permanecen en la oscuridad.

No obstante, cuando necesitamos hacer un cambio en la lista de fondos recomendados o incluir nuevas estrategias, el trabajo ya está prácticamente hecho y nuestra confianza para proponer un nuevo gestor es mucho más fuerte. Asimismo, hacer un seguimiento de los mejores fondos de la categoría, y no solo de los fondos de nuestra lista de recomendaciones, nos permite estar al día sobre los mejores fondos de la industria y conocer de dónde han venido las rentabilidades obtenidas hasta ahora.

El resultado de dedicar tanto tiempo a conocer las estrategias antes de pasar a ser recomendadas, se traduce en una rotación muy baja en nuestra lista de fondos, ya que siempre buscamos relaciones a largo plazo con las gestoras externas con las que trabajamos. Asimismo, conocer realmente a los gestores, nos permite identificar fácilmente qué fondo de inversión se adapta mejor a las necesidades de cada uno de nuestros clientes.

¿Ha cambiado MiFID II la forma de trabajar de un selector?

Durante una etapa inicial, la correcta selección de clases de acción de cada fondo de inversión para los diferentes tipos de servicios fue una labor que consumió mucho tiempo. No obstante, una vez queda organizado, MIFID II no está jugando un papel relevante en la selección independiente del mejor producto. Sin embargo, pienso que la próxima actualización de la directiva MIFID sí tendrá una mayor repercusión gracias a que probablemente se fomente la inversión en estrategias ASG (Ambientales, Sociales y de gobernabilidad) desde un punto de vista regulatorio.

¿Estáis teniendo en cuenta los factores ASG (ambientales, sociales y de gobernabilidad) en el proceso de análisis de vuestras inversiones?

Si. Pienso que será un factor cada vez más determinante. Tradicionalmente, nosotros siempre nos hemos fijado en aquellas estrategias enfocadas en la “G” de gobernabilidad, ya que pensamos que es la parte más importante de la ecuación porque afecta directamente a la sostenibilidad del negocio e indirectamente también al resto de factores medioambientales y sociales. Más en concreto, en Mirabaud no solo buscamos aquellos fondos que tengan el sello “ASG”, sino que tratamos de seleccionar aquellas estrategias que realmente integren factores socialmente responsables durante todo el proceso de inversión.

Otro factor relevante para nosotros es que las gestoras dispongan de equipos amplios y dedicados únicamente a analizar factores ASG, mientras que la tendencia en el sector está siendo externalizar la evaluación de factores ASG. Debido a que el número de proveedores de métricas ASG es todavía muy limitado, desarrollar internamente el análisis de métricas ASG e integrarlo en el proceso de inversión es una ventaja competitiva, que permitirá evitar apuestas de consenso.

Además del claro componente ético de invertir activamente en estrategias ASG, consideramos que este tipo de fondos generarán rentabilidades superiores gracias a que añaden un nuevo enfoque más amplio en la toma de decisiones de inversión basado en factores no financieros, así como un nivel extra de control de riesgos con el objetivo de evitar “accidentes”, como los escándalos en Volkswagen y Danske Bank.

¿Qué fondos crees que lo van a hacer mejor en el escenario que se ha configurado?

Nuestro escenario de mercado para los próximos meses es acorde con un crecimiento económico moderado pero sólido a nivel global. A pesar de que sigue habiendo numerosos frentes abiertos, como la guerra comercial y problemas políticos en Europa, consideramos que no hay riesgo de recesión en el corto plazo, en parte gracias al apoyo de los Bancos Centrales y políticas fiscales más laxas en China y Europa.

En este sentido, en renta fija, pienso que será clave invertir en aquellas estrategias más “puras” y que no hayan aumentado el riesgo de crédito por la búsqueda de mayor yield (lección del 2018). Es un entorno muy complicado porque los bonos siguen viviendo en un escenario ideal con apoyos “ilimitados” de los Bancos Centrales, baja inflación y crecimiento bajo pero positivo. No obstante, las valoraciones son excesivamente caras y, en algún momento, cualquier variable de la ecuación dejará de contribuir, provocando un fuerte ajuste en el mercado de renta fija. Por tanto, estrategias conservadoras con alta calidad crediticia y gestión activa en la selección de crédito y gobierno serán capaces de proteger patrimonio en un escenario de mayor volatilidad, mientras que si todo sigue como hasta ahora, la menor rentabilidad obtenida frente a otras estrategias de mayor riesgo apenas sería significativa debido a las bajas yields pagadas por los activos de riesgo en renta fija.

En renta variable, pienso que estrategias flexibles y convicción en negocios basados en nichos de mercado con crecimiento estructural más alto lo seguirán haciendo bien. Será clave seleccionar aquellos equipos gestores capaces de identificar aquellos negocios de alto crecimiento, que a pesar de cotizar a múltiplos de valoración exigentes, son ganadores estructurales y seguirán beneficiándose de tendencias como el envejecimiento poblacional, consumo digital, cambio climático y nuevas tecnologías disruptivas.