Sell in may and go away? – Alkimia Capital

  • 29-05-2018

  • 5 minutos

Con la cantidad de información que tenemos hoy en día, captar la atención de alguien para que lea lo que piensas es complicado. Pero si lo consigues no puedes permitirte el lujo que no quiera leerte hasta el final porque eso indicará que nunca más va a abrir un link tuyo. Este es el reto, complicado en un mercado telegrafiado por los bancos centrales como el actual. Si llegáis al final os ofrezco encontrar un nuevo mantra en formato “value” que puede competir con el “Sell in May and go away”.

En mi primera versión del artículo utilicé más de la mitad de este en describir lo que ya ha pasado recientemente. Tarea más agradecida que pronosticar el futuro o por lo menos tarea con menor riesgo. Pero para no aburriros lo voy a poner en forma de telegrama. Como es algo de lo que todos hemos leído, os animo a que completéis con vuestras propias descripciones detalladas.

Mayores expectativas de Inflación US. Alza tipos US. Dólar Fuerte. Petróleo fuerte. Sufren emergentes. Argentina, Venezuela y Turquía KO. Guerra comercial inicio. Guerra comercial fase 2. Geopolítica mejor con Corea del Norte. De momento.  Geopolítica peor con Irán. M&A por las nubes. Macro bien pero peor que las expectativas. Europa como siempre. Sin inflación. Periferia riesgo político. Brexit a la expectativa. Reino Unido lastrado. Resultados empresariales muy buenos. Inversores exigentes. Valoraciones también. Riesgo regulatorio para tecnológicas. Volatilidad, sí, pero no.

Precisamente por esto llevo varios días en pensar cómo continuar este artículo para explicar cómo vemos los mercados. He leído algunos compañeros y la verdad es que puede costar horrores aportar algo nuevo. Con matices, es difícil encontrar visiones distintas a las de consenso. Otro tema distinto sería cómo afrontar con tu posicionamiento los retos actuales de los mercados, especialmente en cuánto a diversificación y específicamente pensando en el inversor conservador en EUR.

Si nos ponemos las gafas de cerca, a nivel macroeconómico nuestras previsiones son que los datos van a seguir mostrando fortaleza. En Estados Unidos; sin descontrolarse, sin que parezca que la Fed vaya a modificar sus planes – que sería el peor de los escenarios, la inflación debería de verse aumentada por la mayor presión salarial y los mayores costes energéticos. A nivel de resultados empresariales seguiremos con la misma tendencia… en la mayoría de los sectores seguirán siendo buenos, pero con los inversores siendo absolutamente intransigentes ante menores expectativas de crecimiento.

En Europa, la periferia con Italia al frente está más que acostumbrada a tener terremotos políticos; con lo que no será ahora cuando la sangre llegue al río. Se demuestra cada vez más la poca correlación entre la política y los resultados empresariales de las empresas de estos países. Por otro lado, más allá de la inflación que queda aún lejos para que pueda considerarse como preocupante, las consecuencias indirectas de guerras comerciales entre otros países es quizás el talón de Aquiles de la buena marcha esperada para las empresas europeas (la debilidad europea es algo que deberíamos exigir que corrijan nuestros gobernantes). Aquí sí deberíamos y esperamos ver mejores resultados empresariales que impulsen también al alza los múltiplos.

En Emergentes nos preocupa el posible contagio y la incertidumbre política que sí puede pesar si los resultados electorales no son bien leídos por la comunidad inversora. Los desastres económicos de Argentina y Venezuela pondrán en alerta a los inversores si las elecciones de Méjico o Brasil por poner sólo dos ejemplos caen del lado más populista.

Lo que ya no tengo tan claro es el posicionamiento de los inversores pues incluso con visiones muy parecidas encontramos posicionamientos radicalmente distintos. Llevamos meses largos con visión negativa en Renta Fija y la verdad es que, a excepción de los últimos meses, los flujos hacia fondos de estas categorías continúan siendo importantes.

Y aunque a la mayoría de nuestros clientes les suene mal, el Oscar al activo más importante en las carteras actuales va a…. los monetarios. Hay que intentar hacer entender que dedicar una parte al “cash” sí es gestionar las carteras. Y que no hay nada que aporte tanta descorrelación en caídas – de manera demostrada – que los monetarios.

En Renta Variable a estas altas valoraciones, pero con resultados positivos hay que añadirle el mantra de mercado de vender en mayo. Hay estudios que demuestran que es estadísticamente cierta, pero también lo es que el margen de error de esta previsión es enorme y es complicado tratar de explicar las razones subyacentes que implican tal evolución. Pero como bien indica la ilustración, más allá de la dicha, es más importante fijarse en los riesgos que subyacen actualmente y si los inversores los están teniendo o no en cuenta.

Las valoraciones son el principal catalizador del rendimiento futuro de cualquier cartera, especialmente cuando no intervienen las previsiones. Aunque sea extremadamente simplista, en el siguiente gráfico mostramos los beneficios ajustados por inflación (parecido al conocido CAPE SHILLER) donde podemos sacar varias conclusiones. La primera es que a excepción de la burbuja .com, el mercado nunca ha estado tan caro en Estados Unidos (línea roja). El segundo es que, en relativo, la actual diferencia entre Estados Unidos al respecto de Europa (línea verde) y de Emergentes (línea azul) es máxima. Y el último es que ni los incrementos importantes de beneficios del primer trimestre ni las caídas de febrero consiguieron mover en exceso este indicador.

Así pues, paciencia, selección, análisis y ahora más que nunca prudencia. Predecir qué puede detonar una crisis es casi imposible… estimar que con los múltiplos actuales las expectativas de rentabilidad no son muy halagüeñas creemos es más sencillo. Y lo que también creemos es que actualmente hay oportunidades – que ya se encargan los gestores que tenemos seleccionados de encontrar – pero que también puede que haya muchas más en el futuro.

Y lo último, que he prometido en el ya lejano primer párrafo. Para escapar de este mantra tan técnico como el “Sell in May and go Away” leía hace poco un “Buy In May And Hold Till Grey”. Ni idea de quién acuñó la frase, pero en una cena entre amigos bañada de abundante vino del Penedés siempre se le puede atribuir a Buffett o a cualquier gurú value. Y en unos años quizás logre colarse en los diccionarios de los inversores.

Y ya hablando en serio, en inversiones de riesgo, es sin duda mejor mirárselo con esta filosofía largoplacista que no con una visión tan cortoplacista y sin ningún tipo de explicación de carácter no esotérico.