Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Sonia Fasolo de La Financière de l’Echiquier – Gestor del mes

  • 20-01-2020

  • 5 minutos

Os presentamos a Sonia Fasolo, gestora de fondos ISR de La Financière de l’Echiquier (LFDE). Comenzó su carrera profesional en 2003 como analista financiera de empresas small & mid cap en Euroland Finance, para más tarde entrar a formar parte de Berenberg Bank. Sonia se incorporó a La Financière de l’Echiquier en 2010 como analista financiera del fondo Echiquier Agenor. En la actualidad, gestiona los fondos ISR, Echiquier Positive Impact y Echiquier Major.

Sonia Fasolo es Máster en Ciencias de la Administración, Diplomada en Estudios Especializados en Finanzas por la Universidad de Montpellier y por la Sociedad Francesa de Analistas Financieros. 

Sonia Fasolo, LFDE

Entrevista a Sonia Fasolo, de La Financière de l’Echiquier

¿Cuándo y cómo llegaste al sector financiero? ¿Tenías alguna otra vocación?

Cuando era joven, sentía fascinación por los mercados financieros y tenía muchas ganas de entender cómo era posible que el valor de una empresa cambiase a cada segundo. Por eso elegí estudiar finanzas, un sector en el que las mujeres están totalmente infrarrepresentadas. Empecé como analista financiera, en detrimento de mi principal pasión, la ciencia, y en concreto la biología.

¿Qué es lo que menos te gusta de tu trabajo?

¡La enorme cantidad de información que hemos de generar! Aparte de eso, es uno de los trabajos más apasionantes: conocer cada día nuevas empresas, negocios, sectores y, sobre todo, mediante la inversión sostenible, sentir que las finanzas pueden tener un impacto positivo y que podemos ser parte de ese cambio.

¿Cuáles son tus aficiones?

Me encanta cantar en el coro de LFDE. Dedico mi tiempo libre a actividades manuales y a cocinar con mis hijos. Leo mucho, prensa económica, noveles, libros de ciencia, etc.

¿Cómo percibe La Financière de l’Echiquier el entorno económico actual?

A pesar del contexto geopolítico de inestabilidad en 2019 (Brexit, guerra comercial), las políticas de los bancos centrales, flexibilizadas a ambos lados del Atlántico, llevaron a los mercados a registrar nuevos máximos. Aunque el horizonte se despejó a finales de 2019 (Brexit ordenado, avances en la guerra comercial), han surgido algunas sombras (Oriente Medio, debilidad de los indicadores macroeconómicos, etc.).

Todo apunta a que 2020 seguirá siendo un año marcado por un entorno de tipos de interés persistentemente bajos. En este contexto, que probablemente beneficiará a los valores growth, seguimos más atentos que nunca a las valoraciones y las perspectivas de crecimiento subyacentes. Por tanto, sigue siendo fundamental actuar de forma selectiva en un mercado de máxima polarización, lo que favorece a la selección de valores.

¿Qué fondos gestionas actualmente? En total, ¿qué volumen de activos manejas?

  • Echiquier Major SRI Growth Europe: En 2019, su decimocuarto año de existencia, Echiquier Major SRI Growth Europe, que gestiono de forma conjunta con Adrien Bommelaer y Matthieu Détroyat, obtuvo su mejor rentabilidad anual (40,0%, comparado con el 26,1% de su índice de referencia, el MSCI Europe NR). 2019 fue un año favorable al estilo de gestión growth y para los valores de calidad con buenos perfiles ASG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo), el ámbito preferido del fondo. Entre las empresas que más contribuyeron a la rentabilidad del fondo, que supera actualmente los 700 millones de euros de activos, citaremos, por ejemplo, CELLNEX, valores sanitarios como ASTRAZENECA y GRIFOLS o valores tecnológicos como ASML o SAP.
  • Echiquier Positive Impact: Este fondo, que invierte en empresas europeas cuya actividad aporta soluciones a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la ONU cerró un año 2019 excelente en cuanto a rentabilidad, el mejor de su historia, con un 32,9%, comparado con el 26,1% de su índice de referencia, el MSCI Europe NR. En tres años, la rentabilidad anualizada asciende al 10,5% (7,5% en el caso del índice). A ello hay que añadir unos resultados sociales y medioambientales evaluados todos los años en nuestro informe de impacto. Como reflejo de la creciente demanda de inversiones de impacto entre los inversores, los activos gestionados se multiplicaron más que por dos en 2019, hasta alcanzar los 155 millones de euros actualmente.

¿Qué ofrecen tus fondos que no lo hagan otros similares? ¿En qué se diferencian de otros?

Lo que nos diferencia ante todo es nuestro compromiso, desde hace mucho tiempo, en materia de inversión responsable. A partir de 2007, LFDE estableció su propia metodología de análisis de criterios ASG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo), haciendo hincapié en el gobierno corporativo.

Echiquier Positive Impact Europe fue uno de los primeros fondos2 de impacto de renta variable cotizados lanzado en Francia y Europa. Como fondo solidario, LFDE reserva una parte de sus gastos de gestión a la Fundación Financière de l’Echiquier, que actúa en favor de la educación y la lucha contra la exclusión grave.

¿Cómo se crea una cartera ESG? ¿Cómo evalúa a las empresas, los directivos y la toma de decisiones?

El proceso de gestión de nuestros seis fondos que han obtenido la certificación francesa de ISR (aproximadamente el 30% de nuestros activos) comporta al menos dos filtros ASG, que se aplican antes de la decisión de invertir. En primer lugar, tenemos criterios de exclusión sectoriales, como el tabaco o el armamento, así como un umbral mínimo de calificación ASG para seleccionar una empresa. Nuestra metodología de análisis ASG asigna a cada empresa una calificación sobre 10 y el gobierno corporativo supone aproximadamente el 60% de dicha calificación. Estos filtros permiten reducir el universo de inversión de un 20% a un 50%. A continuación, analizamos los datos financieros de las empresas, sus perspectivas y valoración.

La gestión de un fondo de ISR conlleva asimismo mantener un diálogo periódico con las empresas incluidas en la cartera. Establecemos con ellas ejes de progreso específicos, cuya evolución seguimos a lo largo del tiempo. Un inversor responsable también debe ejercer sus derechos de votación en las juntas generales, lo que hacemos sistemáticamente para todos los fondos.

Medioambiente, social y gobernanza: ¿qué criterio aporta más rentabilidad?

El año pasado, publicamos un estudio sobre la rentabilidad y la ISR, que pone de manifiesto la relación que existe entre las empresas ambiciosas en sus planes ASG y su comportamiento bursátil. El estudio llega a la conclusión de que la consideración de los criterios ASG favorecería considerablemente la rentabilidad a largo plazo y que, por separado, todos los criterios ASG aportan rentabilidad con el tiempo. La mejor opción es tener en cuenta los tres criterios a la vez. Además, las empresas con malas calificaciones en gobierno corporativo son las que generan menos rentabilidad a lo largo del tiempo.

¿En qué tipo de compañía evitaría invertir?

Nuestra política de exclusiones sectoriales es estricta. Se excluyen de todos nuestros fondos las armas controvertidas, la producción de carbón térmico y el tabaco. Nuestros fondos de ISR, como Echiquier Positive Impact Europe y Echiquier Major SRI Growth Europe, cuentan con una política de exclusión más restrictiva y excluyen también, por ejemplo, a los productos de energías fósiles. También evitamos las empresas con malas calificaciones ASG, ya que presentan riesgos extrafinancieros considerables.

¿Qué pueden y deben hacer las gestoras para educar/formar/sensibilizar sobre la inversión sostenible?

La inversión responsable es, ante todo, cuestión de sentido común. Las cuestiones ASG son fuente de riesgos o de oportunidades para las empresas; por consiguiente, todo buen gestor debe tenerlas en cuenta. Esto permite tener una visión de las empresas desde todas las perspectivas. Por ello, LFDE decidió, a finales de 2017, extender la integración ASG a toda su gama. En nuestra opinión, el trabajo pedagógico es indispensable, no solo para concienciar a los inversores sobre las cuestiones ASG fundamentales, sino también para combatir las ideas preconcebidas sobre la ISR. Para que el equipo de gestión domine la cuestión, el equipo de ISR de LFDE ha formado a sus 35 analistas y gestores en la calificación ASG de las empresas. Estamos convencidos de que el auge de la ISR debe convencer a los asesores financieros para lograr el respaldo de los inversores particulares. Por ello, lanzamos en Francia la Escuela de la ISR, para proporcionar a los asesores de gestión patrimonial y agentes de banca privada los conocimientos y las herramientas necesarios para poder ofrecer productos responsables a los clientes. A finales de 2019, más de 600 personas ya habían completado esta formación gratuita.