Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Todos los ojos puestos en Estados Unidos

  • 07-09-2020

  • 3 minutos

Los mercados siguieron centrados en Estados Unidos, donde los índices reaccionaron a los nuevos objetivos de inflación y empleo de la Reserva Federal, así como a la evolución del sector tecnológico. Al fijar como objetivo una inflación media del 2% a lo largo del tiempo y decir que no necesariamente endurecería la política monetaria si las cifras de desempleo disminuyeran, la Reserva Federal ha cimentado su sesgo acomodaticio mientras se esforzaba por convencer a los inversores de que no debían ser vistos como que estaban detrás de la curva si la economía se recuperaba.

El Nasdaq se benefició de un renovado apetito de riesgo para alcanzar nuevos máximos. La medida fue respaldada por los fundamentales del sector, como el aumento de los beneficios y la generación de flujo de caja, así como los márgenes operativos del 30% en promedio, notablemente superior al 9% del S&P. Pero el Nasdaq cayó bruscamente el jueves debido a la fuerte toma de beneficios y a la liquidación de posiciones de derivados. La venta se extendió a los mercados globales en medio de una rotación del growth y calidad (los ganadores de los últimos 12 meses) hacia el value.

Para complicar las cosas, los datos del índice ISM no manufacturero se quedaron algo cortos debido a las medidas sanitarias y al estancamiento del Congreso para su aprobación. A un mes de la votación del presupuesto, el fracaso de republicanos y demócratas para llegar a un acuerdo parece cada vez más arriesgado.

Europa

Por otra parte, las ventas al por menor en la zona Euro aumentaron un 0,6% anualizado en julio, menos que el 1,5% de junio. Esta es la confirmación de que el rebote posterior al cierre ha comenzado a perder fuerza. Las compras de los hogares para ponerse al día parecen estar disminuyendo, mientras que los gobiernos están reduciendo gradualmente las medidas de urgencia como el trabajo a tiempo parcial y la ayuda financiera. Al mismo tiempo, los servicios de agosto y el índice PMI compuesto mostraron disparidades crecientes entre el norte y el sur de Europa, debido esencialmente a los diferentes enfoques en la gestión de la epidemia y a una gran diferencia en el margen presupuestario. Los datos se desplazaron a un territorio de contracción en Italia y España, que se han visto afectados por las restricciones al turismo. En cambio, Alemania siguió obteniendo buenos resultados y sus índices de PMI se revisaron incluso a un nivel más alto.

China

En China, la recuperación continúa. Los datos oficiales del índice manufacturero PMI han confirmado un repunte de la actividad en agosto, encabezado por los servicios que subieron a 55,2 desde 54,2 en julio. La situación sanitaria parece estar bajo control. Como resultado, la confianza de los hogares se ha ido recuperando gradualmente. La gente está volviendo a los cines y el tráfico ha vuelto casi a los niveles anteriores a la crisis, incluso durante el fin de semana. Sin embargo, la actividad industrial ha sido plana en los últimos 4 meses (51 en agosto vs. 51.1 en julio) debido a la persistente debilidad de la demanda global.

En cuanto a la epidemia, el número de casos en aumento en la India y en España se ha vuelto preocupante. La actual ola de contagios en España ha superado incluso los niveles máximos de marzo pasado. Sin embargo, la situación en los Estados Unidos está mejorando después del pico de principios de agosto.

La buena noticia es que el optimismo sobre la vacuna sigue intacto. Se espera que en las próximas semanas se anuncien avances de compañías como Pfizer, AstraZeneca y Moderna que ya se encuentran en las etapas más avanzadas.

Con este telón de fondo, seguimos siendo cautelosos en la asignación de capital. Sin embargo, hemos aprovechado las oportunidades de aumentar las posiciones en bonos, especialmente en la deuda de los países emergentes en dólares, que se beneficia de valoraciones atractivas, la debilidad del dólar y las nuevas entradas.