Un repaso a las perspectivas de mercado y macroeconómicas

  • 25-04-2019

  • 3 minutos

Perspectivas de mercado

El repunte del mercado de valores continúa, aunque a un ritmo más lento que el año anterior, como era de esperar. Los mercados han llegado a unas perspectivas de crecimiento más optimistas, respaldadas por bancos centrales moderados y mejoras en el comercio entre Estados Unidos y China. No obstante, es probable que se realicen correcciones a corto plazo, al igual que una mayor volatilidad, incluso a medida que los mercados aumenten en los próximos meses, debido a que aún existen muchos riesgos (crecimiento europeo, Brexit, techo de deuda de EEUU). También consideramos, desde Natixis IM, que el apoyo fundamental del crecimiento de los ingresos decentes será necesario para respaldar un rally en curso.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro se estabilizaron de nuevo en torno al 2,55% tras la inversión de la curva de rendimiento temporal. A pesar de que una inversión es un signo preocupante, no todas las inversiones de la curva de rendimiento han llevado a recesiones, y generalmente el tiempo de demora es de 12 a 18 meses. Además, la inversión duró muy poco tiempo, por lo que sí, es algo que hay que observar, pero por el momento no estamos preocupados por la señal. Continuamos esperando un amplio rango de comercialización, aunque podría producirse cierta presión al alza sobre los rendimientos si el crecimiento mejora y la inflación aumenta constantemente en medio de los precios más altos de la energía.

Los diferenciales de crédito continúan reduciéndose, ya que la demanda de rendimiento persiste en medio de los rendimientos globales más bajos después del último retroceso. Por ello, continuamos buscando estrategias flexibles y de retorno absoluto que puedan adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado.

Complejo entorno de inversión: Esperamos que los activos de riesgo continúen aumentando y mantengan nuestra exposición. Puede que no sea el momento de añadir demasiado riesgo, pero tampoco creemos que sea el momento de quitarlo todo.

Perspectivas macroeconómicas

Aunque los datos siguen siendo variados, estamos empezando a ver algunos brotes verdes en la economía global y seguimos creyendo que no estamos cerca de una recesión. Esperamos que se materialice una estabilización en el crecimiento en los próximos trimestres, liderada por una estabilización en los Estados Unidos y China, donde los datos ya apuntan a mejoras. La manufactura sigue siendo débil a nivel mundial, pero los servicios, los mercados laborales y los consumidores se están resistiendo, y las medidas de estímulo específicas en China, así como las condiciones financieras más fáciles en los EEUU, gracias a una Fed moderada, se traducen en una perspectiva mejorada. Europa aún se ve débil, pero nuevamente los servicios siguen siendo sólidos, y la manufactura puede estar dando un giro en medio de un mejor sentimiento global.

La finalización del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China sigue en curso. Esperamos que se alcance un acuerdo en los próximos meses y no nos sorprende la demora, ya que los acuerdos comerciales llevan tiempo y el repunte del mercado ha eliminado la urgencia. Se espera que EEUU y Europa comiencen a negociar un acuerdo comercial en breve, lo que podría ayudar al menos a retrasar los aranceles por el momento, lo que sería un alivio bienvenido y muy necesario para Europa.

Saga Brexit: en apenas un mes serán las próximas elecciones europeas, en las que el Reino Unido deberá participar si no llegan a un acuerdo antes del 22 de mayo. Todavía hay una pequeña posibilidad de que May consiga su acuerdo con el apoyo de los laboralistas para evitar las elecciones europeas. De lo contrario, el resultado más probable es probablemente un exagerado retraso o prácticamente ningún Brexit.

Después de una reunión de la Fed muy moderada, los mercados creen que el próximo movimiento será un recorte de tasas, y que vendrá este año, pero no creemos que eso suceda. Con una estabilización en el crecimiento, es probable que la inflación suba en medio de los precios más altos de la energía y un mercado laboral fuerte, esperando un recorte que parezca prematuro. No obstante, aunque es posible que haya una cierta presión de tasas en los mercados en un segundo semestre más fuerte del año, esperamos que los principales bancos centrales se queden en suspenso durante 2019. Cabe recalcar que el BCE no hizo ningún anuncio en su última reunión.