Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Vincent Mercadier explica la estrategia del fondo Tikehau Income Cross Assets

  • 13-02-2020

  • 7 minutos

A principios de año, el fondo Tikehau Income Cross Assets (Tikehau InCA) superó el umbral de 1.000 millones de euros en activos gestionados. Vincent Mercadier, responsable de estrategias diversificadas y renta variable, repasa la trayectoria de Tikehau InCA y explica las perspectivas de esta estrategia.

vincent mercadier

Biografía Vincent Mercadier

Vincent Mercadier está licenciado en la Escuela Politécnica y la Universidad de California en Berkeley, se incorporó al Grupo Tikehau InCA en 2014 y es responsable de estrategias diversificadas y renta variable. Anteriormente, trabajó en Royal Capital Management, un hedge fund Long Short de Nueva York, en el departamento de análisis de renta variable, construcción de cartera y gestión de riesgos. Vincent inició su carrera profesional en 2007 en Nueva York en La Fayette Management, un fondo de hedge funds, en el departamento de análisis cuantitativo y de gestión de riesgos.

Entrevista con Vincent Mercadier, gestor de Tikehau Capital

Enhorabuena por alcanzar los 1.000 millones de euros en activos gestionados. Según usted, ¿cuáles son los motivos por los que el fondo creció tanto el año pasado?

La SICAV comenzó con 35 millones de euros en activos gestionados en 2011, cuanto Tikehau Investment Management se hizo cargo de su gestión. En efecto, los activos gestionados aumentaron considerablemente, superando los 392 millones de euros a principios de 2019 y cerrando el año justo por debajo del nivel de 1.000 millones de euros.

A lo largo de los cinco últimos años, el fondo generó rentabilidades ajustadas al riesgo atractivas, con un CAGR del 3,3% y un ratio de Sortino de 1,7. Se sitúa entre los mejores fondos de la categoría Allocation EUR Flexible – International de Morningstar por lo que respecta al ratio de Sortino.

Básicamente, el fondo logró generar rentabilidades que consideramos atractivas, teniendo en cuenta su resiliencia en fases de bajada de los mercados, como las registradas a principios de 2016 o a finales de 2018. Esto podría explicar en parte el crecimiento de los activos. Además, nos hemos mantenido constantes en nuestra estrategia y en nuestra forma de comunicar a nuestros inversores, este ha sido un factor que ha podido llamar la atención a lo largo de los años.

Las suscripciones provienen de un amplio abanico de inversores, principalmente compañías de seguros, bancos y gestoras de activos.

¿Podría describir el enfoque de inversión del fondo y explicarnos qué es lo que lo diferencia?

El análisis fundamental constituye el núcleo central de nuestra actividad: nuestro conocimiento en profundidad de las empresas, sus sectores de actividad, sus modelos económicos y sus directivos son la piedra angular de nuestro proceso de inversión.

El proceso de inversión del fondo se fundamenta en tres pilares:

  1. invertimos en una selección de empresas que, en nuestra opinión, son de calidad, gestionadas por equipos competentes e infravaloradas.
  2. Nuestro enfoque de asignación de activos es global y flexible, y nos permite invertir en clases de activos cuyos riesgos creemos que ofrecen una remuneración razonable.
  3. Nos concentramos en oportunidades a largo plazo, más que en las fluctuaciones a corto plazo.

Muchos de nuestros competidores hacen una diversificación por clase de activos, mientras que nosotros apostamos por una diversificación a través de una selección de valores y carteras concentradas en renta variable o renta fija, principalmente en Europa y Estados Unidos. Por lo tanto, adoptamos posiciones concentradas en acciones, a menudo hasta un 4% o un 5% del fondo, debido a nuestra estrategia basada en convicciones.

Nuestro enfoque de selección de acciones y bonos se parece a la de un gestor de fondos de capital riesgo, en el sentido de que invertimos como si estuviésemos dispuestos a comprar la totalidad de la empresa y mantenerla durante diez años.

Añadiría también que, cuando no encontramos ningún valor interesante que comprar, preferimos no invertir. Por lo tanto, a veces el componente de liquidez y activos equivalentes a liquidez del fondo puede ser elevado. Actualmente supone en torno al 53%. Aprovechamos la flexibilidad del fondo en la medida de lo posible.

El fondo utiliza asimismo instrumentos derivados para gestionar su exposición a riesgos relacionados con la renta variable, el crédito y el mercado de divisas. Actualmente, los derivados se utilizan principalmente para reducir nuestra exposición a la renta variable y al dólar estadounidense.

¿Ha cambiado la estrategia?

La estrategia se ha mantenido constante en general desde 2014. Si hay un aspecto en que el cual hemos cambiado es nuestra mayor exigencia en cuanto a la calidad de las empresas en las que invertimos. En la práctica, esto nos ha llevado a reducir nuestro universo de inversión, que ha pasado de 400 empresas a unas 200, en la medida en que solo hemos mantenido las empresas que, en nuestra opinión, ofrecen las mejores perspectivas.

Aunque no hayamos realizado ningún cambio en nuestra estrategia ni en nuestro enfoque de inversión, sí que hemos reforzado nuestro equipo a lo largo del tiempo. Recientemente incrementamos el número de analistas de renta variable y un miembro del equipo se mudó a Nueva York, por lo que hemos mejorado nuestra cobertura de nuestro universo a escala mundial.

El equipo cuenta también con el apoyo del equipo de Análisis de crédito de Tikehau. Este se compone por unos 15 profesionales centrados en la inversión en crédito y la gestión del riesgo de crédito.

¿Cómo seleccionan las empresas?

Por lo que respecta a las inversiones en renta variable, nuestra filosofía de inversión se caracteriza por un enfoque value y de calidad, mediante posiciones concentradas y una visión a largo plazo. Buscamos empresas cuya actividad entendemos y que, en nuestra opinión, pueden utilizar capital generando altos niveles de rentabilidad. Otro aspecto importante es la forma en la que el equipo de dirección gestiona la empresa, armonizando los intereses con sus accionistas, demostrando la idoneidad de sus decisiones en materia de asignación del capital. Por último, y como aspecto fundamental, tratamos de invertir siempre y cuando, en nuestra opinión, los títulos presentan valoraciones interesantes.

Para aplicar esta estrategia, nos basamos en un análisis fundamental en profundidad de las empresas, sus sectores de actividad y sus modelos económicos, que asociamos a un trabajo de elaboración de modelos financieros propios, reuniones y conferencias telefónicas con la empresa, con analistas sell-side o expertos sectoriales. Este proceso de inversión disciplinado es determinante para evaluar la calidad de la dirección, la perdurabilidad e idoneidad del modelo económico, la valoración y el perfil de riesgo y remuneración de una empresa.

Teniendo en cuenta este enfoque, trabajamos en un universo reducido de unas 200 empresas y una cartera concentrada. Actualmente, el fondo solo invierte en unas veinte posiciones3. Además, no dudamos en ir a contracorriente y seleccionar valores que han perdido el interés de los inversores, siempre y cuando creamos que están bien gestionados y ofrecen potencial de crecimiento

¿Cuál es el posicionamiento actual de la cartera y cuáles son sus perspectivas?

Actualmente, el fondo Tikehau InCA mantiene su posicionamiento defensivo: 53% en liquidez y activos equivalentes a liquidez y en torno a un 20% de exposición neta a renta variable. Se mantienen algunos factores positivos desde el punto de vista estructural de los mercados: los bancos centrales, por ejemplo, centran sus políticas en posibles nuevas medidas de flexibilización monetaria y las condiciones macroeconómicas son favorables, con una inflación y un crecimiento estables.

No obstante, mantenemos nuestro posicionamiento defensivo, ya que nos encontramos en la parte final del ciclo de estímulo de los bancos centrales, que dura ya diez años y que ha inflado los precios de los activos y reducido las rentabilidades de todas las clases de activos, especialmente por lo que respecta a la renta variable y el crédito.

En nuestra opinión, las valoraciones muy elevadas de las acciones y los bonos no reflejan los riesgos relacionados con un nivel de endeudamiento elevado de las empresas, con una posible ralentización económica y el alto nivel de deuda pública. Aunque cuesta encontrar oportunidades en un mercado con valoraciones tan elevadas, esto no nos impide descubrir algunas inversiones que consideramos interesantes a largo plazo.

Por ejemplo, tenemos una fuerte convicción con respecto a algunas empresas tecnológicas estadounidenses (como Facebook, 4,7% de la cartera; Google, 4,2%; Microsoft, 3,3%), que gozan de unas cuotas de mercado elevadas y fuertes barreras de entrada, una cultura de innovación sostenible y ejes de crecimiento sólidos. Estas empresas excelentes estaban disponibles a valoraciones que consideramos atractivas cuando realizamos la asignación de nuestras posiciones. Aunque ahora sean algo más caras, pensamos que siguen mostrando valoraciones razonables, teniendo en cuenta su calidad y sus perspectivas de crecimiento.

Otro ejemplo serían algunas empresas del sector de bienes de consumo básico que creemos que presentan buenas perspectivas de crecimiento a largo plazo, gracias a su exposición a los mercados emergentes y la tendencia a los productos de alta gama en los países desarrollados. Actualmente, tenemos inversiones en Unilever, Colgate y Reckitt Benckiser. Se trata de buenas empresas, con un modelo económico basado en pequeñas compras repetidas de productos de marca, independientes del ciclo económico. Gracias a sus sólidas marcas y a su evolución, estas empresas también tienen capacidad de fijación de precios, sobre todo en periodos de inflación. Creemos que, actualmente, estas empresas presentan valoraciones muy razonables, si tenemos en cuenta los riesgos relacionados con su actividad, su potencial de crecimiento y las valoraciones de otros títulos o clases de activos.

¿Cómo gestiona usted los riesgos en el contexto actual?

Dado el alto nivel de valoración de las acciones, hacemos uso de contratos a plazo (futuros) sobre acciones y opciones cotizadas para llevar nuestra exposición bruta de en torno a un 46% a una exposición neta de casi el 20%. Nuestra exposición neta a renta variable, que a principios del año 2019 ascendía al 39%, ha disminuido. La redujimos a lo largo de 2019, a medida que los mercados iban repuntando desde sus niveles mínimos de fin de 2018, y actualmente se sitúan en máximos históricos por lo que respecta a las valoraciones.

El fondo mantiene un nivel de liquidez y activos equivalentes a liquidez del 53%, que deberíamos utilizar gradualmente si surgen oportunidades o si las valoraciones disminuyesen.

Última pregunta, pero no por ello menos importante: ¿podría hablarnos de su enfoque ESG?

Desde hace mucho tiempo hemos integrado plenamente los criterios ESG en nuestro proceso de inversión y esto forma parte de nuestro ADN. Gracias a ello, en junio de 2019 recibimos la certificación LuxFLAG ESG en Junio 2019.

Hemos aplicado nuestra política de exclusión ESG (en el plano geográfico, sectorial y de gobierno corporativo) en la fase de selección de valores del proceso de inversión, analizando en gran profundidad la calidad de la dirección y el gobierno corporativo, así como la huella medioambiental. Desde el punto de vista social, nuestro equipo apuesta por las empresas que cumplen las normas sociales relativas a sus empleados, analizando el entorno social o la existencia de controversias relacionadas con todas las partes interesadas de la empresa.

El equipo de inversión evalúa los pilares E, S y G de las empresas en cartera basándose en la información pública. Utilizamos una matriz de control ESG basada en 15 criterios cualitativos importantes.