Recibe la newsletter de los profesionales de fondos   Suscribirse

Visión de mercado; ¿recesión?

  • 04-11-2019

  • 2 minutos

Hemos visto avances en las amenazas en las últimas semanas. Se está negociando un acuerdo comercial parcial entre los EE. UU. y China y la Unión Europea ha ofrecido una extensión adicional hasta el 31 de enero al Reino Unido para evitar un Brexit ‘sin acuerdo’, pero todavía estamos lejos de una solución.

mercado

Recesión a la velocidad de la luz

A pesar de que algunos riesgos están retrocediendo, como una mayor escalada de la guerra comercial o un Brexit sin acuerdo, la incertidumbre no ha desaparecido. La debilidad ya no está contenida en el sector manufacturero, sino que ahora se ha extendido al sector servicios en Estados Unidos y Europa. El problema reside en que, en cuestión de meses, la recesión habrá alcanzado la velocidad de la luz y se reforzará.

En Estados Unidos podemos consolarnos con algunas acciones de política monetaria medio decentes para amortiguar el golpe. Esperamos que el Comité Federal de Mercado Abierto reduzca las tasas en su próxima reunión el 30 de octubre, con probablemente otro recorte en diciembre. Por el contrario, cuando miramos al Banco Central Europeo (BCE), nos resulta difícil ver qué más podría hacer en los próximos meses, a menos que la situación se vuelva realmente catastrófica.

Nueva inyección de liquidez

Mario Draghi ha presidido su última reunión del Consejo de Gobierno como presidente del BCE en octubre. Su legado como «salvador de la zona del euro» de 2012 perdurará. Es una pena que la medida de septiembre haya dado paso a tanta controversia. Con los disidentes en el Consejo que no muestran signos de retroceso, y la falta de confianza en la capacidad de la política monetaria para proporcionar un apoyo significativo, creemos que en septiembre alcanzamos un activismo monetario máximo en la zona del euro. Christine Lagarde comenzará su mandato con una revisión estratégica que probablemente desencadenará algunas discusiones difíciles en el Consejo y en la práctica justificará la inacción mientras se debate.

La Fed anunció una nueva inyección de liquidez de 60 mil millones de dólares mensuales. Esta es la primera vez este año que la Fed ha actuado con decisión. Intentan no llamarlo QE, pero el mercado lo verá como un impulso de liquidez. Con las tasas de interés iniciales más bajas y los rendimientos a plazo más altos (impulsados también por el optimismo de los acuerdos comerciales), es un buen signo que la curva de tipos vuelva al territorio positivo. Creemos que las expectativas de inflación están demasiado bajas y hemos añadido a nuestras carteras activos vinculados a la inflación.

Impacto en la inversión

Este mes reducimos nuestra exposición a deuda emergente y a deuda de alto rendimiento a favor de acciones defensivas. Creemos que el mercado carece de señales fuertes para poder ajustar nuestros puntos de vista direccionales. Aunque comenzamos a ver una tregua en la guerra comercial y las posibilidades de una fuerte reducción de la incertidumbre que rodea al Brexit, el entorno económico sigue siendo demasiado débil.

Mientras tanto, la incertidumbre de la política comercial ha estado afectando a la economía mundial y podría seguir teniendo un impacto en la inversión. Sin embargo, los datos reales de Estados Unidos sobre facturación y ventas fueron creciendo recientemente y parece haberse desacoplado de encuestas empresariales más deprimidas. En este contexto, hemos reforzado la inclinación cíclica en nuestra exposición a renta variable, ya que las valoraciones relativas de los cíclicos siguen deprimidas.

Con los últimos avances en Brexit, creemos que las posibilidades de una salida ‘sin acuerdo’ ahora son considerablemente más bajas, lo que debería ayudar a las empresas y al sentimiento del mercado.