Munesh Melwani: «Este año damos protagonismo a los Fondos Multiactivos Globales Flexibles»

  • 15-02-2018

  • 3 minutos

El año 2018 ha comenzado con un buen comportamiento de los activos de riesgo, especialmente la renta variable en enero, si bien la corrección de febrero ha hecho dudar a muchos analistas. Lo que ha caracterizado los últimos compases de 2017, ha sido el buen momento macroeconómico global y los resultados empresariales, elementos que permanecen intactos, junto a unos bancos centrales benévolos en cuanto a la claridad de sus señales de política monetaria, que se han ido tensionando de forma muy suave y progresiva, hasta el momento en que un repunte pronunciado de la TIR del Treasury a 10 años hasta el 2,88%, ha hecho regresar al fantasma de la inflación, propiciando una percepción de los inversores de una subida de tipos a mayor ritmo que la esperada -y quizás de mayor magnitud- por parte de la Fed, que ha traído consigo una virulenta corrección en las bolsas, así como un repunte de la volatilidad desde mínimos históricos.

Como se suele decir, la memoria es muy corta y venimos de un mercado alcista durante más de 7 años y por tanto, de un entorno muy complaciente de tipos cero, sin correcciones notables, especialmente en el último año. En nuestra opinión, los datos macro y los resultados de las empresas, siguen siendo favorables, por lo que los fundamentales no han cambiado y todo apunta a que se trata de una corrección pasajera (“sana” en todo caso, dado que ha mejorado los múltiplos bursátiles, que se encontraban en niveles exigentes), para continuar con el telón de fondo positivo para la renta variable, si bien, la volatilidad de mercado ha regresado para quedarse. En este sentido, asistiremos a más episodios de sobrereacción de mercado, auspiciados más por el sentimiento inversor y factores geopolíticos, que por fundamentos económicos.

Vemos oportunidades de inversión en la Eurozona (especialmente en pequeñas y medianas compañías), en los Emergentes y en Japón, más que en otras zonas (si bien en EE.UU. siempre las hay, y especialmente tras la reforma fiscal introducida por la administración Trump), si bien, siempre aconsejamos tener una cartera diversificada, por clases de activos, estilos de inversión, incorporar megatendencias y gestión alternativa, esto es, instrumentos financieros que permitan cierta descorrelación con la evolución de los mercados financieros. No obstante lo anterior, no esperamos los retornos de los años anteriores recientes.

Consideramos que el panorama para la renta fija es negativo en la medida en que el punto de inflexión de tipos a la baja lo registramos a mediados de 2016 y recientemente se ha acentuado su alza. Todo apunta a que los tipos a largo en EE.UU. seguirán al alza: la oferta de deuda del Tesoro está aumentando debido al creciente déficit, el regreso de la inflación, la mejora del crecimiento económico, el endurecimiento de la política monetaria y el entorno global alcista de tipos. Podríamos asistir a pausas por el camino, o incluso a episodios de corrección, pero la tendencia de los tipos al alza a largo plazo, parece bastante clara. En crédito (deuda privada) hay oportunidades de inversión en algunos segmentos, como híbridos corporativos, financieros, en high grade americano y en emergentes (tanto soberanos, como corporativos), si bien se requiere una elevada especialización y gestión oportunística.

Tendremos que estar vigilantes con China (ante su nivel de endeudamiento privado) y con el dólar, dado que una debilidad excesiva, podría provocar subidas del crudo y suponer un aumento de inflación en Europa. Sobretodo recomendamos ser cautos, invertir con cabeza, siempre de forma acorde al perfil de riesgo y objetivos fijados, y asesorarse bien, en un sistema financiero en el que los bancos son cada vez menos y los productos financieros de inversión cada vez más.

Por citar algunos de los fondos incluidos en nuestras Cartera Modelo de Fondos de Inversión, damos protagonismo este año a los Multiactivos Globales Flexibles, tales como el SEXTANT GRAND LARGE o el M&G DYNAMIC ALLOCATION, cuyos equipos gestores aportan valor a través de un asset allocation dinámico, con un enfoque combinado bottom up y estrategias top down.