Vuelve la guerra comercial

  • 09-05-2019

  • 4 minutos

Desde el equipo de multi- activos de M&G Investments analizan una vez más los puntos claves de la guerra comercial y las actualizaciones recientes en el panorama. ¿Son las últimas fluctuaciones ruido de mercado?

Mientras los mercados se cerraban anteayer en Japón, Corea, Tailandia y el Reino Unido, los mercados bursátiles de otras regiones se ‘hundieron’ ante la reaparición de los temores de la guerra comercial. Los mercados nacionales chinos fueron los más afectados, con cierto impacto en los países vecinos.

El inicio, fueron una vez más tweets fuera de los Estados Unidos:

/var/folders/7f/2308d49d57g485n9vkm2l_d40000gn/T/com.microsoft.Outlook/WebArchiveCopyPasteTempFiles/2-Trade-wars-May-19.png

Hoy, el representante de comercio de Estados Unidos confirmó que los aranceles aumentarían el viernes. Sin embargo, a pesar del ajetreo del mercado a raíz de los tweets, los movimientos del mercado en realidad han sido relativamente tenues. Los mercados chinos que cayeron mucho ahora han reaccionado inversamente. Incluso con las caídas del lunes, los índices de Shenzhen y Shanghai aumentaron un 23% y un 16%, respectivamente.

Del mismo modo, a pesar de haber hablado de la caída de la moneda china, el movimiento no parece significativo desde una perspectiva a más largo plazo.

A este respecto, recuerda a los comentarios del mercado de la libra esterlina en el Reino Unido, que fluctuaba con cada noticia en la historia del Brexit, pero que en la práctica ha sido bastante estable frente al euro, al menos durante estos dos años.

Ha habido una capacidad de recuperación general en Australia, Nueva Zelanda, Indonesia y Malasia, es decir, todas las áreas que se podría esperar que fueran sensibles a la economía china. Los movimientos en Japón y Corea desde su reapertura, así como los mercados europeos, parecen normales.

¿Por qué la respuesta (hasta ahora) ha sido tan limitada y eso debería preocuparnos?

Sin embargo, así como no siempre debemos creer que los mercados nos dicen algo importante cuando fluctúan, tampoco debemos creer que todo está bien cuando no lo hacen.

Los aranceles y otras medidas proteccionistas tienen efectos en el mundo real. Si observamos lo que ha sucedido con los beneficios obtenidos en todo el mundo en los últimos doce meses, parece que los mercados relacionados con China han sido los más afectados. Incluso Australia, que podría considerarse una excepción porque ha generado un crecimiento de las ganancias a lo largo del período, ha rezagado a otros exportadores de productos básicos.

/var/folders/7f/2308d49d57g485n9vkm2l_d40000gn/T/com.microsoft.Outlook/WebArchiveCopyPasteTempFiles/5-Trade-wars-May-19.png

Esto también se ha reflejado en los rendimientos del mercado de valores desde el inicio de 2018. Aparte de la debilidad correlacionada en febrero y el último trimestre, el período se caracteriza por un bajo rendimiento de Asia y el Pacífico después de la intensificación de la guerra comercial.

Hay una gran cantidad de otros factores que pueden estar detrás de esto, y deberíamos desconfiar de un énfasis excesivo en una única cuestión. Pero dado que parece haber al menos algún impacto, y el hecho de que las guerras comerciales hayan dominado la narrativa durante gran parte del pasado año, ¿por qué se ha reaccionado de mejor forma que el verano anterior?

El arte del trato

Muchos han tratado los tweets de Trump con escepticismo, viéndolos simplemente como un intento de aumentar la presión sobre los chinos para que alcancen un acuerdo, antes de la visita del Viceprimer Ministro Liu esta semana. También se ha sugerido que podría ser legalmente difícil para Trump añadir aranceles a los $ 325 mil millones adicionales en importaciones.

Esto parece reflejar la creencia de consenso, y puede ser un argumento razonable,.

Lidiar con impactos medioambientales

A principios de 2018, los mercados de acciones globales comenzaron con un gran rendimiento, y las amenazas comerciales aparecieron repentinamente a lo largo del año. Los mercados a menudo responden de manera más agresiva cuando surge información verdaderamente nueva; los inversores no han tenido la oportunidad de lidiar con los impactos y son más propensos al shock.

Ahora, pasado un año, ya hemos podido considerar los posibles impactos de las medidas de la guerra comercial, y aunque la nueva información podría presentar un cambio en el alcance de estos riesgos, no son todo lo desconocidos que alguna vez fueron.

¨The Price is Right¨

Muy relacionada con el punto anterior, está la idea de que algún elemento del riesgo de la guerra comercial ya tiene ¨el precio» de muchos activos globales, y potencialmente más importante, que las valoraciones en los mercados de valores en áreas como Europa y partes de Asia ya tuvieron valores muy negativos.

Esto puede parecer contradictorio dado el desempeño de los mercados bursátiles en lo que va del año, pero se mentiene que gran parte de esta recuperación es una combinación de un desenlace directo del pánico episódico que dominó en diciembre y la reducción de las presiones al alza de las tasas de EEUU. Incluso con los avances recientes, las sensaciones son muy diferentes a las de 2018. Desde luego, no parece que los participantes del mercado sean optimistas para las perspectivas de crecimiento global.

Conclusión

A menudo puede haber una desconexión por el lenguaje utilizado en las crónicas del mercado y la realidad de los movimientos del mercado.

En medio del ruido y la hipérbole que estas dinámicas pueden crear, es importante mantener un ojo en los hechos. En este sentido, las preguntas que deberíamos hacernos son «¿por qué la respuesta ha sido tan limitada?» y ‘¿por qué es diferente de la última vez?’ Hay varias respuestas a estas preguntas que van desde lo fundamental (‘Trump nos está engañando’) hasta las evaluaciones del estado de los mercados (‘las expectativas son negativas’).