Wall Street: ¿se han vuelto a enamorar los inversores de la bolsa americana?

  • 14-02-2019

  • 7 minutos

Wall Street ha arrancado 2019 muy diferente a como terminó 2018. El Dow Jones se anotó su mejor mes de enero en 30 años y esta semana la bolsa de Nueva York ha vuelto a marcar nuevos máximos anuales tras conocerse que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha abierto la puerta a aplazar la fecha límite del 1 de marzo para llegar a un acuerdo comercial con China.

Fuente: MarketWatch a cierre de sesión del 13/02/2019

Tras este rally en Wall Street: ¿se han vuelto a enamorar los inversores de la bolsa americana? En RankiaPro hemos querido preguntar a los gestores si hay motivos para seguir confiando en esta escalada o si, por el contrario, conviene ser precavidos.

Ed Walczak, Vontobel AM

Creo que nadie puede medir los tiempos en el mercado, y nosotros tampoco. Sin embargo, los beneficios del cuarto trimestre han sido muy buenos y la inflación sigue siendo bastante baja. La Reserva Federal de EE.UU. ahora es sin duda una menor amenaza para el mercado que antes. El Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, se ha adaptado al declive del mercado y parece ser más flexible, por lo que no tenemos exactamente una Reserva Federal hostil. El mercado se ha recuperado de sus mínimos, y no vemos ninguna razón para que caiga de forma precipitada.

Los inversores deben recordar que cuando el mercado estadounidense corrigió en diciembre, el ratio precio-beneficio bajó de forma significativa, lo que hizo que la renta variable se abaratara. Como ya se ha mencionado, la Reserva Federal ha pasado de ser un poco agresiva en diciembre a ser ahora un poco amigable con el mercado y acomodaticia. Sin duda, la tasa de crecimiento y los beneficios se van a desacelerar en el futuro, pero esto no significa que vayan a ser negativos. Todo el mundo ha estado preocupado por una recesión, pero no la veremos próximamente.

La renta variable estadounidense sigue siendo una inversión atractiva; pero los inversores necesitan conocer bien las empresas que seleccionan para sus carteras y estar atentos a la situación macroeconómica.

Como seleccionadores de acciones, buscamos compañías que hayan mostrado un crecimiento sólido y consistente de las ganancias, impulsadas por la naturaleza de los productos/servicios que distribuyen y por su marca, que finalmente resulta en una mayor rentabilidad. Encontramos tales compañías en sectores como el de productos de primera necesidad y el de consumo discrecional, algunas de las compañías a las que favorecemos son Coca-Cola, Kraft Heinz, Nike, Starbucks y Coca Cola, por nombrar algunas.

Alexis Freyeisen, Equity Specialist en UBS AM

Las preocupaciones sobre las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, así como la política de subidas de tipos de interés de la Reserva Federal (Fed) han sido los principales factores que generado la volatilidad de los mercados el año pasado. Sin embargo, más recientemente, la Fed ha mostrado cierta flexibilidad con respecto a la necesidad de futuras subidas y a la reducción de su balance tras una etapa de Expansión Cuantitativa, y el mercado ahora percibe que no habrá más subidas en 2019. Del mismo modo, un acuerdo comercial podría reducir la incertidumbre corporativa y recuperar el crecimiento. Esto podría favorecer que la actual etapa del ciclo económico se extendiera en el tiempo.

En ese contexto, con un crecimiento moderado pero sólido, y con una curva de rendimiento que parece que se mantendrá plana, consideramos que las recientes caídas en los valores estadounidenses, en particular en las compañías que han registrado crecimientos, pueden considerarse excesivamente severas dados los fundamentales actuales. Las valoraciones están en niveles medios históricos y no esperamos que caiga el crecimiento de las ganancias a pesar de la reciente desaceleración. Este trasfondo también favorece el verdadero crecimiento de las compañías que pueden continuar exhibiendo un desempeño por encima de la media en esta etapa del ciclo, así como de las marcas más orientadas al valor, donde el aumento de los ingresos puede ser débil.

Actualmente, las empresas estadounidenses de gran capitalización cuya estrategia de crecimiento tiene mejor resultado son las de los sectores de consumo discrecional, servicios de comunicación y sanitario. En el lado opuesto se encuentran el sector industrial y de productos de consumo básico. Dentro del sector de consumo discrecional, nuestra estrategia es tomar mayores posiciones en los sectores textil, moda y bienes de lujo, venta al por menor y comercio digital. Las mayores exposiciones entre los servicios de comunicación están en los sectores de entretenimiento y de las telecomunicaciones. Dentro del sector sanitario, nuestra estrategia favorece a los proveedores de bienes y equipamiento sanitario, junto con las farmacéuticas. La limitada exposición a los bienes de consumo más básicos se sitúa en los productos personales y se han evitado la alimentación y el comercio minorista de productos básicos. En lo que se refiere al sector industrial, la estrategia tiene una exposición positiva en el ámbito de los trenes y las carreteras, además de equipamientos eléctricos, pero se han evitado los conglomerados industriales y los sectores aeroespacial y defensa.

Aneeka Gupta, analista de WisdomTree

La renta variable estadounidense ha registrado un fuerte repunte del +7,87% en enero de 2019 como consecuencia de la relajación de las tensiones comerciales, una Reserva Federal más moderada, unos beneficios positivos en el cuarto trimestre y unos datos macroeconómicos mixtos.

El crecimiento de los beneficios en EE.UU. en el cuarto trimestre se situó en una media del 17,9%, se mantiene en niveles sólidos, aunque se espera que se reduzca a alrededor del 5% para finales de 2019. Entre las 333 empresas del índice S&P 500 que han presentado resultados hasta la fecha, el 72% superó las previsiones de beneficios y el 59% las de ventas. La postura más tibia del Presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, también ha ayudado a impulsar el rally desde el pasado mes de diciembre.

Los datos macroeconómicos han sido moderadamente positivos en enero: las cifras de empleo sorprendieron al alza con la creación de 304.000 nuevos empleos en enero, las cifras del índice ISM no facturero han disminuido, pero siguen siendo sólidas en 56,7, mientras que el índice ISM manufacturero repuntó a hasta un 56,6 y el crecimiento de los salarios se mantuvo moderado, en un nivel positivo en el 3,2 por ciento.

A pesar de uno de los mejores resultados mensuales de la renta variable estadounidense desde 1987, los ETFs de renta variable ligados a EE.UU. se toparon con fuertes salidas por valor de casi 2.200 millones de dólares el mes pasado. Después de un rendimiento tan sobresaliente en todas las acciones estadounidenses, la probabilidad de que se produzca un descenso sigue siendo alta debido a las incertidumbres que se avecinan.

El acuerdo provisional para reabrir el gobierno de EE.UU. sigue sin resolverse y el cierre parcial podría reanudarse de nuevo después del 15 de febrero. Las conversaciones comerciales dirigidas por el secretario de Estado de EE.UU. Steven Mnuchin y el representante comercial Lighthizer se reanudarán en Pekín esta semana a medida que se acerca la fecha límite del 1 de marzo. Los mercados siguen nerviosos ya que el Presidente Trump no tiene planes de reunirse con el Presidente Xi antes de la fecha clave del 1 de marzo, lo que abre la posibilidad de una ampliación de la fecha límite actual o el temido aumento de los aranceles del 10% al 25% sobre el valor de los bienes por valor de 200.000 millones de dólares que aún faltan por pagar.

Mona Mahajan, US Investment Strategist de Allianz GI

En lo que llevamos de año, el S&P ha subido un 9,4% y se ha recuperado un 16,7% desde sus mínimos del 24 de diciembre (cuando cayó casi un 20% hasta el mínimo).

En función de cada sector, observamos un par de tendencias: la primera , los sectores que obtuvieron mejores resultados el año pasado, incluidos los servicios públicos y la atención sanitaria, están ahora en los últimos puestos; la segunda, los sectores que están expuestos a China y que pueden beneficiarse potencialmente del comercio entre China y EE. UU. están obteniendo mejores resultados, incluidos los sectores industriales, la energía y la tecnología:

En términos más generales, creemos que los mercados están comenzando a escalar algunos de los «muros de preocupación» políticos y geopolíticos que se han acumulado al principio de este año, incluida la fecha límite de financiamiento del gobierno del 15 de febrero, la fecha límite del 1 de marzo, el 20 de marzo reunión del FOMC (que creemos que no producirá ninguna subida de tipos), y la fecha límite de Brexit del 29 de marzo.

Desde un punto de vista de equidad, continuamos favoreciendo un enfoque “de barra”, con «ganadores de la interrupción» en un lado de la barra y más sectores defensivos por el otro (por ejemplo, áreas como la atención sanitaria y productos básicos que se mantienen bien en un entorno de desaceleración).

Desde una perspectiva global, seguimos favoreciendo a EE. UU. que ha sido «el mejor en el bloque» entre sus iguales de mercados desarrollados; en el otro extremo, nos siguen gustando China y algunos mercados emergentes, especialmente antes de un posible acuerdo comercial entre Estados Unidos y China.

Las ganancias del primer trimestre son débiles pero vemos un crecimiento de 4 – 6% interanual en el S&P 500 para 2019.

Con aproximadamente 2/3 de las compañías que ya informaron de los beneficios este trimestre, estamos viendo que las estimaciones de crecimiento de las ganancias del primer trimestre se han suavizado. A finales de diciembre, las expectativas eran de un crecimiento interanual del 3,2%, que ahora se ha reducido al -1,7%, y gran parte de las rebajas proceden de los sectores de tecnología, energía y materiales.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que la suavidad en el primer trimestre es bastante estándar, y vemos que las empresas utilizan la incertidumbre global para restablecer sus barras más bajas (y parece que no hay necesidad de que se guíen de forma agresiva en este punto).

A medida que avanzamos a lo largo del año, el crecimiento de las ganancias se estabilizará. Continuamos viendo un crecimiento general de las ganancias de 2019 en el rango de 4-6%. Las estimaciones han descendido considerablemente, y ahora están en línea con un 5%, lo que parece mucho más razonable, ya que la barra se ha restablecido en general a la baja.

Amadeo Alentorn, gestor del fondo Merian US Equity Income de Merian Global Investors

El rally en renta variable americana este principio de año refleja la expectativa más moderada de incremento de tipos desde la Reserva Federal, y cierta confianza en la fortaleza de la economía en Estados Unidos. Por otro lado, ha sido un rebote de las ventas excesivas que sufrieron los mercados en diciembre. Pero sigue en el horizonte la incertidumbre causada por las tensiones comerciales con China, y una posible desaceleración económica a medio plazo.

Después de que los mercados de renta variable tuvieran el peor diciembre seguido del mejor enero de los últimos años, los inversores están a la espera de que dirección van a tomar en 2019 . Nuestro fondo de renta variable americana está posicionado en estilos y sectores más defensivos, reflejando en entorno de volatilidad más alto que hay en los mercados. Este entorno ofrece muchas oportunidades de generación de alfa para inversores activos, pero es importante tener una estrategia de inversión dinámica y flexible, con capacidad de adaptarse a los cambios de rumbo que puedan surgir al largo del 2019.

Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G Banca Privada

En nuestra opinión, la bolsa americana ha corrido excesivamente en este principio de año. Si bien el apoyo de la FED limita las posibles caídas y, sin duda, minimiza el principal riesgo, que era un error de política monetaria, ese parón en las subidas de tipos no es por otra razón que por la desaceleración económica.

El punto de vista micro no nos lleva a ser mucho más optimistas, debido a una revisión relevante de las estimaciones de beneficios por parte del consenso para el guidance de beneficios empresariales para 2019.

Creemos que el mercado se ha vuelto a instalar en la complacencia y vuelve a haber más margen de decepción que de sorpresas positivas.